X

Los cuatro ejes del plan de los exportadores para la reactivación patagónica

Tienden puentes con el ministro Kulfas. Buscan mejorar los márgenes de rentabilidad. La lista completa de “sugerencias” para retomar protagonismo en el mundo.

Por 13/08/2020 13:21

Las empresas exportadoras del Alto Valle de Río Negro y Neuquén avanzan en una serie de sugerencias estratégicas al gobierno nacional que les mejore su rentabilidad. Entre los planteos, se destaca el reembolso por puertos patagónicos y el retorno de un programa millonario para la reconversión de la actividad frutícola, estancado por el cambio de mando nacional. Para una actividad que nunca se detuvo por la pandemia, en un año no tan malo desde lo productivo, los empresarios ansían dar un paso adelante. A la par de que se renegocian las deudas provinciales, con la necesidad de dólares, insisten en un diálogo con el ministro de Producción, Matías Kulfas. Competitividad, créditos e inversiones, apertura de mercados y promoción del consumo son los cuatro ejes de la propuesta.

El acuerdo con los bonistas de la deuda nacional reavivó la actividad de las provincias para negociar los compromisos domésticos. Tanto la gobernadora Arabela Carreras (Río Negro) como Omar Gutiérrez (Neuquén) dieron órdenes a sus funcionarios de empezar a negociar los pasivos con los acreedores. En ambas jurisdicciones, los números asfixian y mantienen índices elevados de moneda extranjera.

Ante ese escenario, con la necesidad de dólares para el país, las empresas avanzan en un diálogo con las autoridades del gobierno nacional. Según fuentes del sector consultadas por Letra P, la mejora de reintegros por puertos patagónicos que fuera denegado en casi todo el gobierno de Cristina Kirchner, regresado a pedido de Miguel Ángel Pichetto cuando integraba el FpV, y vuelto a rechazar por Mauricio Macri en su mandato, es parte del reclamo que se les preparan a los funcionarios.

 

La actividad exporta en el orden de los U$S 420 millones por fruta en fresco por año, a más de 60 países.

 

Si bien Kulfas dio algunos indicios de la vuelta de este beneficio, que oscila entre el 9 y el 13%, las empresas creen que se debe acelerar el paso ante la necesidad del ingreso de divisas. En ese marco, los números hablan: exportar desde el sur, actualmente, cuesta 3.000 dólares más caro por contenedor si se compara con Buenos Aires.

Por lo dicho, en un plan para la recuperación, idearon una serie de consignas fundamentales que les permitan traer más dólares al país y recuperar el vigor de la principal actividad económica en el valle de Neuquén y Río Negro, que genera algo más de 40 mil puestos de trabajo directos y alrededor de 9.500 indirectos, con 6,3 millones de jornales por año.

COMPETITIVIDAD. Esta es la premisa del reclamo. Las condiciones de exportación (aspecto impositivo), retenciones y reintegros por puertos patagónicos deben pasar a revisión para los grupos empresarios. Actualmente, la fruta que sale por San Antonio Este requiere “un notable esfuerzo”, advierte una fuente del sector.

 

 

En cuanto a créditos e inversiones, se pretende retomar el régimen del Propema, del Consejo Andino de Fomento (CAF), que genera un fuerte ingreso de dólares. En total, el 70% del crédito va al sector privado –por medio de proyectos– y un 30% a productores, a través de los gobiernos provinciales.   

Para eso, es fundamental la apertura de mercados. Este punto es crucial, entienden. Las firmas más importantes buscan que destinos como China o India, parte del sudeste asiático, flexibilicen su protocolo para enviar el producto.

Sobre la promoción y el consumo se intenta atacar la reducción de consumo per cápita de la manzana, que se perdió en los últimos 15 años. El objetivo, advierten, es pasar de los 6,1 kg per cápita de consumo actual de manzanas a los 11,2 kg que se consumían en 1997, y de los 2,35 kg per cápita de pera actuales a los 3 a 5 kg de otros países del mundo.