X

Fase 1 selectiva: mano derecha de Berni reta a policías por parar a su pareja

Es Mario Baudry, jefe de Gabinete del ministerio de Seguridad. Su pareja, Verónica Ojeda, fue detenida en un control y se negó a mostrar la documentación.

Por 29/06/2020 19:53

El jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad, Mario Baudry, fue acusado de abuso de poder tras intervenir en un particular episodio en la ciudad de Brandsen. Fue cuando su pareja, Verónica Ojeda, -según radica la denuncia- se negó a mostrar la documentación que la acreditaba como personal esencial en el contexto del aislamiento social preventivo y obligatorio (ASPO), tras ser detenida por un control vehicular sobre la ruta provincial 210 y advirtió que llamaría al ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, para aclarar el hecho.

Según la exposición realizada por el secretario de Producción Ciudadana y Habilitaciones de Brandsen, Marcelo Castillo, Ojeda no acreditó el motivo concreto del traslado de Ezeiza a Loma Verde (donde tiene un campo) y llamó por teléfono a Baudry para que intervenga. El jefe de Gabinete del ministerio que conduce Sergio Berni se presentó en el control de manera “ofuscada” e increpó al personal, ya que -según habría dicho el funcionario-, “el personal municipal no debería estar sobre la ruta y menos indagando personal”. 

Sin embargo, en contacto con Letra P, Castillo sostuvo que el personal municipal se encontraba realizando apoyo al trabajo de la policía bonaerense “debido a una disposición oficial que le comunicaron a toda la policía de la provincia”.

 

 

En la cronología de los hechos, se reconstruye que instantes después de que Ojeda siguiera su camino, llegó Baudry al puesto de control. El funcionario reunió a todos los efectivos dentro de la “garita” y allí hizo la reprimenda a los efectivos. 

Baudry llegó al puesto de control en un auto oficial con una baliza portátil sobre el techo. Según el testimonio del secretario de Protección Ciudadana de Brandsen, Baudry no usaba barbijo, estaba ofuscado y aparentaba estar resfriado. 

El episodio tomó más volumen político cuando el intendente local, Daniel Cappelletti, (Juntos por el Cambio) le comunicó la situación al propio gobernador bonaerense, Axel Kicillof, este lunes por la mañana. No es la primera vez que los jefes comunales del interior tensionan la relación con el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni. 

Semanas atrás, varios alcaldes de la oposición le salieron al cruce a Berni por la decisión de trasladar patrulleros que prestaban servicios en las localidades rurales para que en el contexto del ASPO sean usados en el conurbano bonaerense. 

Por ejemplo, tras aquella decisión, el intendente de Saladillo, José Luis Salomón, le dijo a Berni: “Sólo te pido que, cuando todo esto de la Pandemia haya pasado, nos la devuelvan (las unidades), aunque no sea en las condiciones de cuidado que las entregamos, pero que ello al fin suceda algún día. A nosotros, como a vos también, nos preocupa muchísimo la seguridad de nuestros vecinos y si te escribo esta carta es para manifestarte que no me da lo mismo tener un patrullero menos para cuidar a mi pueblo de 35.000 habitantes, que también se merece ser dignamente considerado”.