X

La única intendenta radical bonaerense y candidata a vice del Comité PBA pide “vocación de poder”. Sí al Ministerio de la Mujer, no al proyecto de IVE.

Por 24/06/2020 19:50

Hace años, Erica Revilla hizo a un lado su actividad como abogada para meterse de lleno en el manejo de la administración pública en su municipio, General Arenales. “Le dedico mi vida a la gestión”, enfatiza en la charla que mantuvo con Letra P. Transitando su segundo mandato al frente de la comuna, extiende la mirada al plano partidario: será candidata a vice del Comité Provincia en la fórmula bendecida por la actual conducción y que encabeza el jefe del bloque de Juntos por el Cambio en la Cámara baja bonaerense, Maximiliano Abad.

“Fui convencional en Gualeguaychú, concejal en mi distrito dos periodos, intendenta, pero nunca estuve en el Comité Provincia. Puedo aportar mi mirada de territorio, lo vivido en estos años”, sostiene mientras hace foco en la necesidad de un fortalecimiento interno para generar candidatos propios en las ruedas electorales venideras, instando a tener “vocación de poder”. “El radicalismo necesita tener sus propios líderes”, recalca sin dejar de exaltar la figura de María Eugenia Vidal.

Como única intendenta radical en terreno bonaerense, se refiere al rol de la mujer en política, apoya la creación de un Ministerio y se manifiesta en desacuerdo al proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). Centrada en el abordaje de la crisis por coronavirus, destaca el trabajo coordinado con el Gobierno y afirma: “Este tiempo nos sirvió para trabajar en la prevención y en prepararnos para cuando ocurra esta pandemia en el distrito”.
 

 

-Arenales está en fase 5 ¿Cómo se está desarrollando la nueva normalidad? A pesar de la apertura comercial, ¿la actividad es la misma que previo a la cuarentena?

-Si bien se amplió más, pasamos de la etapa de aislamiento a la de distanciamiento; lo vamos sobrellevando siempre con controles en accesos. Esta fase 5 nos permite realizar todas las actividades laborales y recreativas, pero sin perder de vista que la salud es lo prioritario.

-¿Cómo analiza la interacción entre intendentes de la oposición y el Gobierno bonaerense en el abordaje de la pandemia?

-Se está trabajando bien, siempre nos estamos consultando, sabemos que no es un momento de críticas sino de unión y de tirar todos para adelante porque lo que nos interesa es la salud de los bonaerenses.

“Sabemos que es un camino de alianzas, que solo el radicalismo no puede, pero primero tenemos que fortalecernos, unirnos, tener nuestros candidatos.”

-En el plano partidario, va acompañar a Maxi Abad en la fórmula al Comité Provincia de la UCR...

-Sí, así es. Si bien es un momento que tenemos la mirada en lo prioritario que es la salud y cuidar a los vecinos, es un placer porque nunca he trabajado en el Comité Provincia. Tengo ganas de participar, aportar una mirada del territorio, del interior, siempre escuchando al militante, que es lo más importante.

-¿Qué rol debe tener el radicalismo bonaerense en el futuro próximo?

-El radicalismo tiene que trabajar unido, fortalecerse, porque hemos logrado con Juntos por el Cambio mucho territorio. Somos 32 intendentes, muchos legisladores, y eso nos da un potencial para tener esa vocación de poder que hace falta en cada uno de nosotros, tenemos muy buen recurso humano para eso. Sabemos que es un camino de alianzas, que solo el radicalismo no puede, pero primero tenemos que fortalecernos, unirnos, tener nuestros candidatos, y después ser parte de una alianza para ser una opción el año que viene y en 2023.


 

-Cornejo pidió un liderazgo radical que no debe depender de la figura de Vidal. ¿Está de acuerdo?

-Coincido. Pero no porque estemos en contra de María Eugenia Vidal. Al contrario, soy una de las más agradecidas por todo lo que ha enviado a General Arenales. Pero el radicalismo necesita tener sus propios líderes.

-¿Incluso para tener su propio candidato a la Gobernación?

-Seguro que sí, estamos trabajando para eso.

-Puso énfasis en la unidad. Pero a priori se avizoran dos sectores con marcadas diferencias, incluso en distintos bloques dentro de la Legislatura. ¿Es inevitable la disputa interna?

-Cuando uno tiene cuestionamientos en un partido, tiene que resolverlo desde adentro con participación. No me parece que el camino sea crear otro bloque. Las cosas se resuelven adentro. Y todavía no sabemos qué va a pasar con la interna, si se va a postergar por la pandemia. Es un momento donde el tema prioritario es la salud.
 


-¿El radicalismo tendría que tener un perfil distinto al que mantuvo hasta 2019?

-Son otros escenarios. Y cuando los escenarios van cambiando uno tiene que tomar otra actitud.

-Que sea la única intendenta radical bonaerense, ¿responde a la persistencia de una estructura predominantemente masculina en el partido?

-Sí, puede ser. La política es dura. En las reuniones de comité somos mujeres de familia, tenemos hijos y si no hay un acompañamiento en las casas para ir de un lado para otro, es complicado. Espero que sean más las que se sumen.
 


-Vienen realizando varios foros con dirigentes mujeres de la UCR, ¿cuáles son los principales temas de agenda?

-Abordamos varios. Hablamos de gestión, género, de nuestra mirada. La mujer en la política pone mucho corazón. Contamos cómo fuimos surgiendo.

-¿Existe un denominador común en la dificultad para crecer en el ámbito político por el hecho de ser mujer?

-Depende lo que le haya pasado a cada una. Seguramente, en algún momento el denominador común pudo haber sido el género pero yo no lo padecí.



-¿Qué le pareció la creación del Ministerio de la Mujer?

-Es muy importante como apoyo en casos como los que tuvimos en esta pandemia en General Arenales, que tuvimos un femicidio. Ayuda mucho porque permanentemente pido ayuda y es fundamental, sobre todo en lo que tiene que ver con políticas de género, en apoyar y acompañar. Es muy importante, desde todo lo que tenga que ver con la mujer.

-¿Apoya el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE)?

-No. Creo que no está bien planteado el tema.

-¿Por qué?

-Me parece que no es ni blanco ni negro. No estoy de acuerdo en pañuelos verdes o celestes, hay que dar un debate profundo y no es ésta la ley. Hay que trabajar mucho en la prevención, en el embarazo no deseado, para no llegar a esa instancia. Estamos hablando de salud, de una vida, de todo lo que le pasa a la mujer en el antes y el después. Respeto. En mi gabinete conviven ambos pensamientos, es lo que me gusta. Escucho y acepto todo tipo de debate.