X

Ganó votos poblando de peronistas la lista de candidatos a concejales, pero tras la derrota se fueron todos. Hoy solo tiene 3 bancas; el oficialismo, 13.

Por 02/06/2020 15:32

El intendente de Pilar, el peronista Federico Achaval, alcanzó la mayoría propia en el Concejo Deliberante luego de que el líder de la lista de concejales que propusiera el derrotado Nicolás Ducoté formalizara su pase al Frente de Todos. Su salida del bloque de Juntos por el Cambio inició una sangría que, hoy se traduce en siete vertientes. La apuesta del exjefe comunal macrista al pluralismo en el armado de la lista legislativa, que le permitió ganar territorio y votos, terminó generándole un vacío total de poder: la falta de pertenencia partidaria de los convocados potenció la estampida una vez consumada la derrota. Un dato ilustra lo sucedido: Ducoté perdió la elección por solo 1,6% y se quedó con 12 de las 24 bancas en el deliberativo, pero hoy, tras las fugas, JxC solo tiene 3 ediles.

“Ahora empieza un tiempo distinto, pero siempre mirando hacia adelante. Ahora nos cruzaremos en los barrios, charlaremos en la esquina de sus casas. Nos encontraremos en todos los espacios en los que podamos aportar un granito de arena para vivir mejor”, tuiteó Ducoté el último día de su gestión, a horas de que Achaval jurara como su sucesor tras derrotarlo en las urnas.
 

URNAS. El Frente de Todos encabezado por Federico Achaval sacó 93.319 votos (46,82%), contra 90.083 (45,19%) de Juntos por el Cambio. Una diferencia pequeña: 3.236 sufragios.

 

Un día después de sus expresiones, el armado que había diseñado en busca de un segundo mandato comenzó a agrietarse. Miguel Gamboa, que había encabezado su boleta de concejales, anunció que formaría el bloque unipersonal Manuel Belgrano, la antesala del salto que dio seis meses después y desembarcar en el Frente de Todos.

“A partir del 10 de diciembre acompañamos abiertamente a nuestro presidente Alberto Fernández, a Cristina (Fernández de Kirchner) y al gobernador Axel Kicillof”, dijo a Letra P Gamboa luego de sacarse una foto con sus nuevos compañeros de bancada. “Consideramos que, en este momento, en el que hay que empujar, donde hay que estar más unidos que nunca, hay que apoyar todas las medidas que se tomen desde la Nación y la Provincia”, agregó el concejal en medio de una ola de críticas de sus excompañeros cambiemistas.

Lourdes Filgueira, presidenta de la bancada oficialista en el Concejo Deliberante, destacó a este portal la importancia del pase de Gamboa. “Es un momento para tirar todos para el mismo lado. La propuesta de Alberto Fernández, de Axel Kicillof y de Federico Achaval, en los tres niveles de gobierno, de priorizar la salud y la vida de las personas convoca a muchos espacios políticos. Es una buena noticia la incorporación de Miguel Gamboa al bloque”.

 

 

Sin embargo, sería erróneo leer la salida de Gamboa como una decisión exclusivamente personal. Su portazo al armado de Cambiemos es la punta de un iceberg que, abajo, comenzó a quebrarse cuando el macrismo echo mano al pluralismo partidario para sostenerse en el poder.

2019. “La lista apuesta a captar a la gente que requería más apertura de Cambiemos. Se hizo mirando qué se necesita para ser más de los que somos”, señaló Ducoté a El Diario al anunciar la nómina de dirigentes que integraban la propuesta de concejales. En un giro drástico y atento a las encuestas, peronizó su propuesta para evitar la derrota. Buscó asociarse abiertamente con sectores de extracción peronista para ganar volumen terriotorial y, consecuentemente, votos. La estrategia no fue mala, pero no le alcanzó para ganar. Y, en la derrota, esa diversidad atentó contra la cohesión interna y el armado se quebró antes de consolidarse.    

Aquel listado variopinto generó enojos al interior de la sociedad cambiemista. Arriba, como se dijo, quedó el por entonces coordinador Ejecutivo en Desarrollo Social, Gamboa, un docente que inició su carrera política en el partido Nuevo Encuentro y luego se alineó al Frente Amplio Progresista, hasta que se mudó a Cambiemos en la víspera de la victoria 2015. El segundo lugar fue para la concejala del Frente Renovador Inés Ricci, quien había saltado de bloque luego de confirmarse la alianza entre su jefe político, Sergio Massa, y Unidad Ciudadana y tras ser seducida con un lugar en la nómina para renovar su banca. Aquel no fue el primer salto de la edil. Acompañó la gestión de Humberto Zúccaro como titular del área de Higiene Urbana y si bien fue electa concejala del Frente para Victoria, apenas asumió se pasó al Frente Renovador.

 

 

El tercer lugar también lo ocupó un exmassista, Adrián Maciel. En 2018, como presidente de aquella bancada, rompió el espacio y formó el unibloque Pilar Federal. Según medios locales, antes de las PASO, había aceitado relación con el candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio, el peronista Miguel Ángel Pichetto. Como Ricci, Maciel también tuvo un largo derrotero por distintas escuderías políticas. Antes de ser parte del massismo, fue candidato del PAUFE e integró el frente que aglutinó a Francisco De Narváez y los radicales.

Recién en el cuarto casillero Ducoté le dio lugar a socios de Cambiemos: lo ocupó la presidenta del comité radical, Claudia Zakhem. El quinto puesto fue para el entonces subsecretario Territorial III, Juan Manuel Moraco. Su curriculum también es variopinto. En 2015, acompañó a José Molina como jefe de campaña; en 2016, se unió a las filas de Cambiemos dirigiendo la sede local del Renaper y en 2017, encabezó una de las nóminas locales del randazzismo.

 

 

La sexta banca fue para María Rosa Campos, exconsejera escolar electa por el Frente Renovador en el 2013, la etapa massista de Humberto Zúccaro. Desde el 2015 y hasta la elección jugó para Cambiemos.

El resultado de la elección definió que Ducoté, a pesar de la derrota, tendría un bloque de 12 representantes, de un total de 24. Sin embargo, el cambio de color político en el distrito dinamitó el armado. “Estaba atado con alambre, fue desintegrándose”, graficaron a este portal fuentes de Pilar.

LAS FUGAS. Juntos por el Cambio cuenta hoy con solo tres bancas en el Concejo. De los que asumieron en 2019, ninguno firma con el sello de aquel frente electoral. El presidente es Carlos Arena, exsecretario de Gobierno de Ducoté. Lo acompañan Jesica Bortule y Analía Leguizamón, miembro del espacio que lidera Sebastián Neuspiller, el exsuperintendente de Servicios de Salud, quien había encabezado la nómina de ediles en 2015 y, a pesar de que se esperaba que en 2019 volviera a hacerlo, decidió bajarse.

 

 

Por afuera, y en interbloque, juega el expresidente del Concejo Deliberante Gustavo Trindade, de Espacio Abierto, un armado que responde al intendente de San Isidrio, Gustavo Posse.

De la propuesta frentista también se escindieron la exmassista Ricci y su hijo Flavio Álvarez, quienes formaron la bancada Comunidad Pilarense. Si bien no responden directamente a Ducoté, los exrenovadores juegan en tándem con el macrismo. También se fueron de la bancada de Juntos por el Cambio las representantes del radicalismo Mariel Ros y Zakhem.

En una posición de diálogo con el oficialismo quedó el resto de los ediles, que, habiendo ingresado al concejo con la boleta cambiemista, pegaron el portazo y formaron monobloques. Maciel mantuvo la denominación preelectoral, Pilar Federal; Moraco preside Entidad Pilarense y Campos, en Peronismo Independiente.

 

 

“La lista peronista de Ducoté se rompió al día siguiente de la elección porque no había una pertenencia al espacio. Él apostó más a la construcción electoral, por la suma de votos, que a la construcción de un espacio político que se sostuviera en el tiempo”, analizó ante Letra P un armador peronista del distrito.

2021. La explosión del espacio encuentra a Ducoté tratando de defender su liderazgo en un territorio en el que no sólo perdió la conducción sino, también, adeptos. El exintendente eligió el perfil bajo y solo habla a través de su bloque.

 

 

En el llano, y en la antesala de un nuevo año electoral, el frente Cambiemos comienza a diseñar el listado de nombres que se anotarían para disputarle el control del poder a Achaval. En la nómina vuelve a sonar Ducoté y Neuspiller, actual presidente de la obra social de policías y bomberos porteños. En la danza de nombres también se incluye la diputada nacional Adriana Cáceres, quien asumió en reemplazo del actual intendente de Mar del Plata, Guillermo Montenegro.

La estampida en Cambiemos jugó a favor de la consolidación del espacio peronista. A la muñeca de Achaval para lograr el control total del Concejo Deliberante, se suman las (erróneas) decisiones del macrismo de sentar en sus bancas a representantes más afines con el oficialismo que con la propia alianza que solo pudo gobernar un período.