X

La crisis económica pega de lleno y derrumba las dos cajas de los sindicatos

Entre aportes y obras sociales, algunos tienen caídas de ingresos del 40% al 50%. Sus empresas de salud quieren incorporarse al plan oficial para cubrir parte de los sueldos, idea que acercó la CGT.

Por 06/05/2020 16:33

La crisis económica desatada por el brote de coronavirus empieza a horadar el corazón mismo del modelo sindical argentino. Ya no se trata de un revisión de las leyes laborales ni de ofensivas judiciales contra los dirigentes sindicales, sino del debilitamiento financiero de sus estructuras. El cierre de las cuentas de abril, el primer mes que transcurre de principio a fin en cuarentena, encendió las alarmas en mundo gremial por una sustancial reducción de los ingresos, tanto de los aportes patronales a los sindicatos como a las obras sociales que administran los principales gremios del país.

Las proyecciones sobre lo que viene no son mejores, al contrario. Se esperan meses de caídas agudas en la recaudación de las organizaciones gremiales que partirían de un piso del 50%. Desde la cúpula de la central obrera señalan que el acuerdo firmado con la Unión Industrial Argentina (UIA) implicó la garantía de la continuidad del salario en los sectores parados, con un piso del 75%, incluido el aporte del Estado. Pero la letra chica del programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), que implementa el salvataje, precisa que los aportes públicos serán no remunerativos, por lo tanto, no incluyen el proporcional de aportes a esas estructuras, a lo que se suma que la cuota sindical que aportan los empleados, también se reducirá proporcionalmente.

Un caso testigo que expuso la gravedad de la situación fue la del Sindicato de Empleados de Comercio (SEC), que conduce Armando Cavalieri, que sinceró la imposibilidad de pagar los sueldos de los trabajadores del propio gremio. Bajo el fuego combinado de la cuarentena y la caída del consumo, informó la semana pasada sobre las dificultades para afrontar el pago de salarios.

 

 

La circular interna, fechada el 30 de abril, mencionaba como causa de los problemas "la caída drástica en el pago de los aportes sindicales mensuales de las empresas". Según pudo saber Letra P, la caída de la recaudación del gremio mercantil ronda el 50% sólo durante el último mes, lo que, según sus directivos, "hace imposible afrontar la totalidad del pago de salarios".

En esa misma comunicación, el SEC anunciaba la intención de adherirse al salvataje estatal implementado para aminorar la catástrofe en el mundo laboral. La estrategia no es aislada.

Durante las últimas reuniones del Ejecutivo con la cúpula de la CGT, la situación de las obras sociales fue un tema recurrente, en todas sus dimensiones. Inicialmente, las pusieron a disposición del operativo sanitario montado para afrontar la pandemia. En ese marco, se acordó la devolución de unos 9.000 millones de pesos que el Estado adeudaba por la financiación de las prestadoras sindicales de los tratamientos de alta complejidad.

Sin embargo, esos pagos, que se completaron en las últimas horas no sin tensiones sobre la forma de reparto, no parecieran ser suficientes para estabilizar su situación económica. Por eso, la CGT incluyó en sus gestiones ante el Ejecutivo un reclamo para que también esas empresas de salud sean incluidas en el ATP y reciban el auxilio salarial ideado inicialmente para el sector privado.

La posibilidad de que esas prestadoras accedan al programa redundaría en un acceso al subsidio del 50% de los salarios, que aliviaría mucho las cuentas acostumbradas a recibir el auxilio de las organizaciones sindicales, que ahora también están golpeadas por la crisis. 

EL INFORME CRÍTICO. Durante las últimas horas, se conoció en la cúpula de la CGT un borrador de la AFIP que anticipa la magnitud de un problema que recién empieza a sentir el impacto de la crisis. La planilla, a la que accedió Letra P, analiza la situación de las obrassSocial entre el 25 de marzo y el 24 de abril y muestra la realidad particular de cada una de ellas.

 

 

Si bien en términos globales la caída es más moderada de la esperada (-3,4%), pone sobre la mesa el derrumbe de las empresas de salud vinculadas a los sectores paralizados y augura un escenario de máxima gravedad, considerando que muchas empresas de salud todavía registran ingresos producto de prestaciones que ya se hicieron y que recién se están liquidando por el diferimiento habitual de pagos.

Por caso, la Obra Social del Personal Hotelero, Turístico y Gastronómico acumula una caía de ingresos del 46%, seguida de cerca por la del Personal de Espectáculos Públicos, que cayó el 41%. Entre las actividades productivas, la Obra Social de los Cortadores de la Indumentaria cayó el 43%, mientras que el sistema de salud del sindicato de mineros se desplomó el 34%.

La Obra Social de los Empleados de Comercio arrastra, según ese borrador, un desplome del 13%, aunque desde el gremio señalan que la caída sería aún mayor y rondaría el 30% de pérdida de ingresos. Un número similar tiene Construir, la obra social del gremio de la construcción, que muestra una caída del 14 puntos de recaudación.

Se espera que en las próximas horas la AFIP, como organismo encargado de autorizar la inclusión de las prestadoras, responda al pedido de salvataje salaria.