X

Le reclama una respuesta rápida a pedidos de intendentes para flexibilizar la cuarentena. Cómo oxigenar la economía sin costo sanitario. El lobby delegado.

Por 22/05/2020 17:06

Intendentes opositores del conurbano bonaerense presionan de manera moderada para tener voz y voto dentro de la triple alianza que conforma el presidente Alberto Fernández, el gobernador Axel Kicillof y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Lo hacen desde sus distritos, incluso junto a algunos jefes comunales del oficialismo, e intentan amplificarlo con las bancas en la Legislatura que les responden políticamente. Es una suerte de lobby delegado: empresarios y comerciantes golpean las puertas de las municipalidades para exigir apertura de persianas y los jefes comunales pasan el reclamo a una esfera superior.

El ala dialoguista de Juntos por el Cambio cree que el gobierno debe atender el pedido de los empresarios para flexibilizar el aislamiento, pero también temen por un alza de contagios en la zona más problemática del país, lo que pone en evidencia las diferencias internas en el frente electoral. De todos modos, la conclusión a la que llegan es que más tarde o más temprano los distritos del sur, norte y oeste del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) deberán abrir sus puertas. “Hay que resolverlo de alguna manera ahora porque sino lo que se viene después va a ser mucho peor”, dijo a Letra P una legisladora de la Tercera sección electoral.

 

 

Dirigentes de la Primera sección coincidieron con el diagnóstico. La senadora Daniela Reich presentó un proyecto de ley en el que pide al ejecutivo una “resolución perentoria sobre la excepción en el cumplimiento del aislamiento para los comercios barriales, que son la única fuente de ingreso para muchas familias”. La legisladora, esposa del intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, indicó que los municipios enviaron una propuesta de reapertura “bajo un estricto protocolo de salud e higiene pero son las y los comerciantes quienes merecen una respuesta inmediata para saber cómo continúa la historia para ellos”.

Un pedido que se completa en el oeste con las declaraciones de María Eugenia Brizzi, la diputada que reporta al exjefe comunal de Morón Ramiro Tagliaferro. “El reinicio planificado de las actividades es necesario”, apunta, no sin desconocer las dificultades de esa decisión. “Cada distrito tiene una realidad y cada intendente deberá evaluar las medidas de su propio distrito”, indicó.

 

 

La solicitud viene desde semanas atrás, pero tuvo su correlato político más importante cuando municipios del oeste que responden a distintos espacios políticos aunaron una propuesta aperturista. Juan Zabaleta (Hurlingham), Alberto Descalzo (Ituzaingó) y Fernando Moreira (San Martín), por el lado del Frente de Todos, y Jaime Méndez (San Miguel) y Valenzuela, por el lado de Juntos por el Cambio, firmaron un documento conjunto el lunes en este sentido. Aun así, la oposición –tampoco el oficialismo– quiere tensar demasiado. Los costos políticos son demasiado altos y el récord de casos de coronavirus el jueves fue alarmante: 648 nuevos infectados, 379 en territorio porteño y 213, en bonaerense.

El convenio persigue diversos objetivos: fomentar las modalidades de compras online y entregas a domicilio, controlar el cumplimiento de las estrictas normas sanitarias con protocolos específicos para cada rubro, habilitar el comercio cuyo personal pueda trasladarse por sus propios medios, posibilitar la apertura de comercios gastronómicos mediante envíos a domicilios o retiros en el local, habilitar a los municipios a autorizar permisos para obras particulares que no demanden aglomeraciones de trabajadores en espacios físicos y, por último, no habilitar las obras en viviendas que estén habitadas.

Todos ellos, variables que toman relevancia si se tiene en cuenta que sólo estos cincos distritos condensan una superficie de 260 kilómetros cuadrados y suman un millón y medio de habitantes, justo en la zona en la que asciende cada día el número de contagios. Contexto que, sin dudas, estará en las anotaciones de los mandamases de la triple alianza a la hora de decidir modificaciones en la fase 3.