VIDEOENTREVISTA | MAXIMILIANO PULLARO

“Lo único que le preocupa a Perotti es juntar plata y hacer caja”

El diputado radical cree que al rafaelino “le cuesta tomar decisiones”. Aliado de Lifschitz, quiere al PRO y al PS en un gran frente. Rescate a Sain, pero dice le falta gestión.

El jefe de bloque del radicalismo en la Cámara de Diputados de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, cruzó al gobernador Omar Perotti. Dijo que “lo único que le preocupa” al mandatario “es juntar plata” y consideró que “le cuesta mucho tomar decisiones”, cuando debería ser “un piloto de tormentas”. En videoentrevista con Letra P, además, el exministro de Seguridad bregó por la construcción de un frente no peronista en la provincia que incluya al socialismo y al PRO: “Hay que recuperar un proyecto político y que lo lidere quien esté en mejores condiciones”.

 

BIO. De 45 años, nació en Hughes, bien al sur de la provincia; coterráneo de Nacho Scocco. Radical, alfonsinista, sobrevivió cuatro años al fierro caliente del Ministerio de Seguridad. Aliado de Lifschitz, ganó poder en la UCR y es jefe de bloque en Diputados. Hace ejercicio todos los días y practica boxeo unas dos veces por semana. Tiene una bolsa de lona en la casa donde despunta el hobby


-¿Cómo ve a Perotti en la toma de decisiones en medio de la crisis?

 

-El Estado tiene que estar a la altura de las circunstancias mostrando políticas activas para que no queden a la buena de dios. Me gustaría que el gobernador tenga un plan, nos diga los parámetros con los cuales va a salir de la cuarentena. Parecería que el aislamiento obligatorio anduvo bastante bien, fue una política acertada y tenemos que pedirle al Estado provincial que la vaya flexibilizando. Pero necesitamos un plan. -Es un gobernador al que le cuesta mucho tomar decisiones. Una persona que acompaña decisiones del gobierno nacional y se las traslada a los gobiernos locales. Espero que en una crisis de estas características, el gobernador sea un piloto de tormentas, un líder que nos diga hacia adónde vamos.

 


 

 

-¿Cómo evalúa los primeros meses de gestión de Perotti?

 

-Parecería que no son solo cinco meses sino que lleva mucho más tiempo, que tiene un desgaste mucho mayor. Pero fueron definiciones que tomó el gobernador. Primero, pelearse con los de su partido; después, agredir a la oposición durante el primer mes de gobierno, agredir al presidente de la Cámara de Diputados (Miguel Lifschitz), una de las personas que más imagen tiene en la provincia… comenzar un conflicto con los empleados públicos, apostar todo un gobierno a la Ley de Necesidad Pública. Hubo una decisión política de no hacer transición, de no continuar las cosas que se hacían bien, tampoco marcar las que se hacían mal. Simplemente, se decidió cerrar el Estado en enero para pensar algún programa y no se llevó adelante nada.

 

-Perotti anunció el envío de tres leyes ya que, dijo, no se conducía políticamente a la policía. ¿Falló el Frente Progresista?

 

-La conducción política no se logra con una ley, se logra con trabajo y liderazgo. Nosotros tuvimos una conducción política plena y no cedimos ningún nivel de conducción a las fuerzas de seguridad. En este momento, se cedieron cuotas de poder nuevamente a las fuerza, se cedieron cuestiones operativas, preventivas y logísticas. Podemos haber cometido errores, pero no le concedimos ningún espacio a las fuerzas de seguridad. Simplemente le dimos órdenes, lo que entendimos que teníamos que hacer.

 

 


 

-¿Qué implican, entonces, estos proyectos?

 

-Son todo lo contrario a lo que dijo Perotti en la campaña. Dijo “un jefe de política y 19 de unidades regionales”, lo que parece que va a venir a la Legislatura son tres jefes, uno, dijo Perotti, con tres policías, y la disolución de las unidades regionales. Debemos evaluarlo, Marcelo Sain realmente es una de las personas que más sabe de seguridad pública en el país, sino el que más sabe. Pero no es lo mismo generar contenidos teóricos en un aula a tener que gestionar.

 

-¿Ahí falla Sain?

 

-No, el que falla es Perotti. Porque le puso un jefe de policía a Sain, le puso un secretario logístico al Ministerio. Eso, aunque nunca va a ser reconocido, limita terriblemente a un ministro.

 

-Michlig, Corral y otros hablan de armar un frente no peronista en 2021. ¿Está de acuerdo?

 

-Estoy convencido de que la provincia, en dos años y medio, tres, cuando tengamos que pensar un armado electoral, va a estar peor de lo que está ahora. El gobierno provincial ha paralizado todas las áreas, de lo único que se preocupa es de juntar plata, hacer caja, de no invertir en programas, infraestructura, derechos para los santafesinos. Si no hay un cambio de rumbo tenemos que hacer una fuerte evaluación de si queremos que siga gobernando el justicialismo o si queremos cambiar. Tenemos que armar un frente democrático, republicano y de gestión para la provincia.
 

 

 

-¿Hay que priorizar lo pragmático sobre lo ideológico para acercar a supuestos extremos como Juntos por el Cambio y el socialismo?

 

-Las diferencias que podemos tener no son tales, yo haría un esfuerzo. No solo en acercar sectores más de centro como fue Juntos por el Cambio, sino también sectores progresistas y populares que creen en una Santa Fe diferente. Hay que recuperar los pedazos que se nos fueron hacia el centro y la centroizquierda. Y, en función de eso, hay que recuperar un proyecto político para que lo lidere quien esté en mejores condiciones.

 

-Usted tiene una alianza sólida con Lifschitz, que no descartó ser candidato a senador nacional. ¿Es el indicado?

 

-La UCR no resigna la posibilidad de pelear para que el senador nacional sea un hombre del partido. Lo que tampoco es contradictorio con que Lifschitz o el socialismo entiendan que la persona para liderar el frente político que queremos construir sea Lifschitz. Hay mecanismos institucionales para saldar quién es el candidato de este espacio. Lo primero que tenemos que ver es quiénes somos parte de un modelo de gestión y proyecto político que pretende volver a gobernar la provincia en 2023. En función de eso iremos a internas o nos pondremos de acuerdo. Decir Lifschitz sería un error, decir la UCR sería un error, decir el intendente de Rosario (Pablo Javkin), también. Primero tenemos que armar un barco. El barco es el proyecto político, después que se sumen todos los que se quieran subir. Saldrá solo el candidato en elecciones internas.

 

 

 

-Lo nombró a Javkin, ¿se suma firme a ese barco o nada solo?

 

-El peso y volumen político del intendente de la ciudad más importante del interior del país es importantísimo en cualquier proyecto político. Eso hace que tenga individualidad. Ahora, yo a Pablo Javkin lo conozco desde que vine a estudiar a Rosario en 1994 y siempre estuvo en el mismo lugar. Siempre peleamos por las mismas ideas y siempre estuvimos enfrente de los mismos. Nada me hace pensar que esté en otro lado.

 

Gisela Scaglia, como vicegobernadora aspira a liderar el PRO en Santa Fe.
Federico Angelini junto a Mauricio Macri.

También te puede interesar