X

Jefes comunales de distintos colores políticos se sumaron a la campaña promovida por el Gobierno nacional que insta a la población a quedarse en sus hogares. “No estamos de vacaciones”, destacan.

Redacción 17/03/2020 13:17

Luego del arribo masivo de público al distrito sureño de Monte Hermoso, intendentes que conducen municipios costeros en la provincia de Buenos Aires les piden a los turistas que no visiten las playas durante el periodo de cuarentena establecido por el Gobierno nacional ante el avance del coronavirus. El llamado a la responsabilidad se da a días del fin de semana largo.

El primero en expresarlo fue el jefe comunal de Pinarmar, el macrista Martín Yeza. A través de las redes sociales, y en respuesta al planteo posteado por el presidente Alberto Fernández, el pinamarense señaló: “A todos los que vienen a Pinamar les avisamos que va a estar todo cerrado. Todos los días seguimos aumentando los controles. No son vacaciones, está todo el país en cuarentena”.

 

 

El jefe comunal explicó que decidió “prohibir toda actividad vinculada a los servicios turísticos y gastronómicos, desde alojamientos hasta entretenimiento”. “No queremos que vengan, hay una situación internacional y hay que respetar los protocolos de aislamiento y la cuarentena”, subrayó.

El mensaje llegó horas después de que trascendiera que el ingreso de Monte Hermoso tuvo dos kilómetros de cola de turistas. Arribo que se dio horas después de que gobierno nacional suspendiera las clases en los establecimientos educativos y autorizara el trabajo a distancia. “Hay mucha gente que no entiende de la importancia de quedarse en su casa, se piensa que está de vacaciones”, lanzó el intendente de Monte Hermoso, Alejandro Dichiara. Ante el masivo ingreso, el municipio dispuso controles para verificar que los turistas no tuviesen síntomas corresondientes al virus que tiene al mundo en vilo.

 

 

A la medida se sumó el jefe comunal de Villa Gesell, el peronista Gustavo Barrera, quien a través de Twitter, y mencionando la publicación de Yeza, se pronunció en el mismo sentido: “A partir de hoy, cerramos accesos, locales y comercios en Villa Gesell. No queremos recibir turistas y vamos a extremar las medidas de prevención y los controles para evitarlo”, indicó.

“Es primordial comprender que no estamos en vacaciones, sino en #cuarentena. Con el Decreto 1011, limitamos la circulación y concentración de personas, que es la única manera de evitar la propagación del #Coronavirus”, agregó.

 

 

El macrista Guillermo Montenegro pidió a los eventuales visitantes a las costas marplatenses que no viajen. “Tenemos todo pero te lo guardamos para cuando puedas volver”, dice la placa que hizo circular el exdiputado del PRO. En línea con sus pares costeños, sostuvo: “Les pido a los turistas que no vengan. Queremos reducir al máximo la circulación de personas en nuestra ciudad para evitar la propagación del coronavirus. Estamos trabajando para cuidar a los marplatenses. Seamos responsables. #YoMeQuedoEnCasa”, agregó, haciéndose eco del hashtag que es tendencia en Twitter.

 

 

En el Partido de la Costa, el peronista Cristian Cardozo también les indicó a los habitués a aquellas playas que “no” están de “vacaciones”. “En La Costa, al igual que en otros centros turísticos, hemos tomado la decisión de cerrar los parques temáticos, bingos, casinos, cines, teatros, salas de videojuegos y entretenimientos. Restaurantes, bares y hoteles deberán bajar su ocupación al 50%”, dijo el intendente y agregó: “Les pedimos a nuestros vecinos llevar adelante las medidas de prevención. Esta etapa nos exige solidaridad, determinación y máxima responsabilidad social e individual. Reiteramos, en La Costa no estamos de vacaciones”.

 

 

Al pedido también se sumó el intendente de Mar Chiquita, Jorge Paredi. “No estamos de vacaciones”, dice la imagen que subió a su perfil de Twitter el jefe comunal y agregó: “Nos unimos a la campaña #YoMeQuedoEnCasa”.                                            

Todos los intendentes hicieron estos anuncios después de decretar el cierre de lugares públicos que conglomere muchas personas.