X

Quiénes son los intendentes-bomberos que le prestaron a Kicillof para evitar el default

Bastiones peronistas del conurbano compraron las Letras del Tesoro que financiaron el pago del BP21. La Provincia buscó entre las cuentas más ordenadas. Uno por uno, los rescatistas.
Por 07/02/2020 15:32

Tras frustrarse la intención del gobierno bonaerense de posponer para mayo el pago de 250 millones de dólares del bono BP21, la administración de Axel Kicillof evitó el default y pagó al filo de su vencimiento esa amortización al financiarse con casi 9.500 millones de pesos obtenidos de la emisión de Letras del Tesoro. Como adelantó Letra P, tras el anuncio de pago por parte del Ejecutivo, una porción significativa de quienes ofertaron por esas Letras corresponde a municipios.

¿Quiénes fueron los intendentes-bomberos que salieron al rescate de Kicillof? Todos afines. Gobiernan bastiones peronistas del conurbano.

La suscripción de estos títulos públicos por parte de esas comunas se dio por expreso pedido del Ministerio de Economía provincial, que se comunicó con los secretarios de Hacienda de las gobernaciones locales que, evaluación del estado de finanzas mediante, consideraban en mejores condiciones financieras para pedirles que, si tenían dinero colocado en plazos fijos, compraran esas Letras que fueron licitadas en el mercado local al cierre de la semana pasada.

Según pudo saber Letra P, los distritos del Gran Buenos Aires (GBA) que compraron Letras fueron Malvinas Argentinas, administrada por Leonardo Nardini; Avellaneda, a cargo de Jorge Ferraresi; La Matanza, comandada por Fernando Espinoza; Pilar, cuyo intendente es Federico Achaval; Escobar, administrado por Ariel Sujarchuk; Esteban Echeverría (Fernando Gray), Lomas de Zamoa (Martín Insaurralde) y Almirante Brown (Mariano Cascallares).

 

SOPA DE LETRAS PERONISTA. Se trata de la deuda corta emitida por la gestión Kicillof el viernes pasado por más de $ 9.300 millones: se adjudicaron Letras a 28 días por casi $ 2.500 millones a una tasa de interés del 35,5%, a 60 días por otros $ 2.500 millones a una tasa del 36,5% y a seis meses por más de $ 4.300 millones con seguro de tipo de cambio. Buena parte de ellas, compradas por municipios peronistas.

 

Aunque en todos esos distritos confirmaron a este medio la suscripción de esas Letras, se reservaron el monto adjudicado por cada uno, aunque en el caso de Brown se deslizó que la compra fue por un valor cercano a los 130 millones de pesos.

No fue azarosa la elección de estos municipios. Por supuesto, teniendo en cuenta el sabor a salvataje de último momento que tuvo este movimiento, la Provincia no sondeó a intendentes de Cambiemos. Pero también hubo un filtro entre los propios. Todos los municipios a los que se les pidió que comprasen Letras poseen cuentas ordenadas y, salvo en el caso de Pilar, recién llegado al sillón de la intendencia tras derrotar el macrista Nicolás Ducoté, se trata de jefes comunales asentados en la gestión local.

 

 

Intendentes consultados contaron a este medio que no existieron presiones de la Provincia para que suscribieran esos instrumentos, sino que fueron “pedidos en buenos términos”. “Si no le va bien a la Provincia, no les va a ir bien a los municipios”, sintetizaron fuentes del municipio pilarense.

El gesto fue agradecido por el propio Kicillof, quien, según pudo saber Letra P, se comunicó con los mandatarios locales para agradecerles la ayuda, clave para desactivar la primera bomba de su gestión.