X

Clásico o moderno: el PJ, entre los honores a Gioja y el huracán Capitanich

El partido elegirá nuevas autoridades el 3 de mayo. El sanjuanino quiere seguir, pero el chaqueño le disputa el lugar. Rodríguez Saá se anota y los intendentes quieren uno propio. Rosca en la Rosada.
Por 23/02/2020 7:57

Armar una lista que mantenga el equilibrio interno y evite las peleas, mientras el Gobierno intenta hacer frente a la crisis económica, es la máxima que guía el proceso en el que el peronismo elegirá el 3 de mayo a su nueva conducción, por la que pujan el actual presidente del PJ y guardián de la unidad, José Luis Gioja, el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, que agita los aires de renovación y que, a último momento, sumó la autopostulación de Alberto Rodríguez Saá y la presión de algunos intendentes del conurbano por un candidato propio. 

La necesidad de mantener la unidad y evitar las peleas y los cruces mediáticos fue la línea que primó en la reunión que el Consejo Nacional celebró el último miércoles en la sede de la calle Matheu, en la que se definió el cronograma electoral del partido, que hará el 5 de marzo un Congreso nacional. “A rajatabla cuidemos la unidad, porque es la única forma de continuar con el proyecto. No podemos estar discutiendo temas por los diarios entre funcionarios, políticos e inclusive involucrar al Presidente. No nos hace bien”, planteó uno de los líderes de la CGT, Héctor Daer, antes del cierre, que estuvo a cargo Gioja.

 

 

El sanjuanino no lo dijo a viva voz, pero es un hecho que le gustaría renovar su cargo como presidente, que Capitanich pretende disputar. El reconocimiento por la tarea que impulsó desde el partido para lograr la unidad y usar el PJ como columna vertebral del armado del Frente de Todos es su principal carta de presentación. Y, aunque algunos dirigentes piensan que es tiempo de la “renovación”, ningún sector reniega de su trabajo. “El 'Flaco' hizo un gran laburo. Ratificarlo como presidente sería un reconocimiento a esa tarea", dice un dirigente camporista que sigue de cerca la rosca del PJ.

El chaqueño, por su parte, cree que llegó el momento de cambiarle la cara al partido y que tiene pergaminos por demás para ser el elegido. En particular remarca cómo, tras haber quedado marginado de los cargos en 2015, construyó desde la intendencia de Resistencia su vuelta a la gobernación de Chaco y cómo recuperó el poder en el PJ local. "El tema es que 'Coqui' en un rato tira abajo el edificio", bromea un miembro del Consejo.

 

 

Sin embargo, la decisión de no entrar en confrontaciones está en la cabeza de todos los dirigentes. Aunque enfrentados en sus aspiraciones, tanto Gioja como Capitanich coinciden en la necesidad de llegar a una lista de unidad y evitar la etapa de las internas propiamente dicha. En definitiva, que el 3 de mayo se presente una sola nómina de integrantes del Consejo Nacional y se la proclame directamente. En ese esquema, algunos piensan en el armado de una fórmula que los incluya a ambos, algo que por ahora ninguno rechazó de plano a quienes se lo sugirieron. Entre ellos, por el momento, el diálogo está suspendido.   

En ese esquema, apareció como una sorpresa en la última reunión del Consejo el pedido que hizo el puntano Rodríguez Saá para que el reglamento de la junta electoral que se conforme en el Congreso del 5 de marzo "no sea demasiado estricto" y permita participación de sectores minoritarios. Dicho de otra forma, pidió pista para ser candidato a presidente. En el Consejo Nacional, sin embargo, los dichos no sonaron desafiantes para la unidad. Tanto Gioja como el resto de la conducción interpretaron que Rodríguez Saá busca un lugar destacado en el Consejo, que en la actualidad no tiene. Lo que está claro hasta el momento es que la nueva conducción incluirá a sectores que no habían formado parte del Consejo cuando se conformó, en 2016. En ese lista entran tanto Rodríguez Saá como La Cámpora y toda la línea cristinista del PJ.  

A esta sorpresa de último momento se sumó una nueva. Un grupo de intendentes de la provincia de Buenos Aires decidió organizarse para presionar por un candidato propio, "joven y de buena gestión", según le dijo a Letra P un representante del sector: el nombres es el de Leonardo Nardini, intendente de Malvinas Argentinas y actual vicepresidente cuarto del partido.

 

 

Para solucionar el entuerto será sin dudas clave la postura que adopte el presidente Alberto Fernández, que por ahora mira la rosca partidaria desde la Casa Rosada, donde recalaron en los últimos días tanto Capitanich -mientras se celebraba en Matheu la reunión del Consejo Nacional, el miércoles- como Gioja, que se entrevistó con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro, pocas horas después de verlo en el edificio partidario. Los intendentes también hicieron lo suyo. 

Aunque varios miembros del Consejo Nacional, gobernadores y ministros como Agustín Rossi lo propusieron, Fernández desechó la posibilidad de ser presidente del partido, columna vertebral del frente que lo llevó a la Casa Rosada. A diferencia de lo que hicieron Carlos Menem, mientras estuvo en la Casa Rosada, y Néstor Kirchner, cuando el kirchnerismo ejerció el poder, a Fernández “no le interesa” convertirse en líder del PJ y apuesta más a fortalecer el Frente de Todos.

 

 

Según le explicó a Letra P un integrante de la mesa chica de Fernández, el Presidente terminará de definir su postura sobre la conducción partidaria después de consultarlo con gobernadores, el movimiento obrero, los intendentes y Cristina Fernández de Kirchner. Tanto el primer mandatario como su vice fueron invitados a participar del Congreso nacional que se reunirá el 5 de marzo en el micro estadio de Ferro.