X
Entre la necesidad de preservar un diálogo fluido y alzar la voz ante la carencia de recursos. Quejas por la ausencia de tono crítico de la conducción partidaria. Comité y legisladores, al barro.
Por 21/02/2020 14:23

En el llano de la oposición, sin un vice que oficie de nexo ante gobernador y gabinete y con más incertidumbre que certezas sobre el perfil de los ministros de la actual gestión bonaerense, la estrategia a abordar para encarar la relación con el gobierno de Axel Kicillof fue uno de los puntos del temario tratado esta semana en la reunión del Foro de Intendentes de la UCR bonaerense.

En la encrucijada entre preservar un diálogo fluido pero alzar la voz ante la carencia de recursos, diversas voces consultadas por Letra P coincidieron en que los jefes comunales buscarán mantenerse al margen de los cruces álgidos que puedan surgir entre oficialismo y oposición, sobre todo, en aquellos temas que no toquen de cerca aspectos relativos a la gestión municipal. Para eso, identificaron al Comité Provincia y a los legisladores del espacio como los dos brazos políticos que deberían sumergirse en el barro de la discusión.

“El trabajo sucio debería hacerlo el partido a nivel provincial”, deslizó uno de los jefes comunales consultados por Letra P, que admitió la existencia de cuestionamientos hacia la conducción de la UCR bonaerense (actualmente presidida por Daniel Salvador) debido a la ausencia de críticas hacia distintos aspectos deficitarios que identifican en la gestión de Kicillof.

 


“En el Comité es distinto. Ahora, nosotros tenemos que gestionar todos los días y tenemos que vernos cara a cara con estos funcionarios de acá a cuatro años”, deslizó un intendente de la Sexta sección.

Hay quienes sostienen que el exvicegobernador sólo hizo manifestaciones públicas que fueron al cruce del actual oficialismo bonaerense para replicar únicamente el discurso de “tierra arrasada” y el escenario de incapacidad de pago de la deuda que interpelaba a la gestión vidalista, de la que fue parte, pero no para criticar el funcionamiento del actual gobierno. Otra fuente consultada también enfatizó que la discusión al oficialismo “tiene que venir por parte del partido”, pero, también, “por quienes tienen peso en la Legislatura para presionar en las negociaciones”.

En esa línea, una de las primeras encomiendas que les darán los intendentes a sus legisladores es la pelea por los recursos para los municipios. Como adelantó a Letra P el titular del Foro, Miguel Fernández, la intención de los jefes comunales boina blanca es que se agregue en el presupuesto provincial una especie de “Fondo de Asistencia Municipal” que inyecte en las comunas recursos de “libre disponibilidad”.

 

 

Los alcaldes detectan que a los ministros de Kicillof “les molesta negociar” los fondos a girar a los municipios. Por eso, pedirán que los legisladores de Juntos por el Cambio vayan al frente en esta batalla.

“Es una relación que hay que construir, pero hay que decir la verdad: nosotros estamos poniendo la plata”, expresó otra fuente consultada sobre algunas obras conveniadas con la gestión vidalista que cubrieron con las arcas municipales y sobre los recursos que las comunas destinan al funcionamiento del sistema de seguridad.

Los propios intendentes aún no acuerdan hasta dónde acelerar y cuándo levantar el pie en los reclamos a la Provincia. Admiten que la primera reunión con el gobernador fue positiva, pero cuestionan las intervenciones mediáticas del mandatario subrayando la herencia. Lo mismo detectan de los ministros, que, coinciden, arrancan cada encuentro con los intendentes opositores marcando la insuficiencia de recursos.