X
La presidenta del partido, la diputada Lorena Matzen, dijo que trabaja en “forma independiente” y desató la furia de sus aliados. Mientras, el PRO deambula en la incertidumbre.
Por 17/02/2020 16:05

El macrismo de Río Negro vive días complejos por la reorganización del PRO, que trabaja camino a las elecciones de medio término. Pero este no es el único de los escollos a futuro: ante un clima de zozobra, una de las voces calificadas de la coalición que gobernó el país en la provincia, la diputada nacional Lorena Matzen, titular de la UCR, se despegó del resto de los partidos integrantes de Juntos por el Cambio y encendió la alarma. “Trabajamos en forma independiente”, planteó. La afirmación reabrió la polémica puertas adentro de la alianza que sumó a Miguel Ángel Pichetto, un dirigente histórico del peronismo rionegrino, para el proceso que se viene.

Nadie más que Matzen sufrió las consecuencias de un cierre entre la Casa Rosada y el por entonces gobernador Alberto Weretilneck, quien, inteligente, alcanzó un acuerdo tácito para que se trasvasen los votos del antikirchnerismo a la boleta que terminó encabezando Arabela Carreras. Lo que sucedió en Neuquén, la teoría del voto útil al gobierno provincial de turno, se imitó al otro lado del río un mes después.

 

 

En una entrevista con El Cordillerano, la candidata de Cambiemos el pasado 7 de abril le apuntó al PRO por gestar un pacto con Juntos Somos Río Negro, admitió que “nunca” supieron escucharse  y que ya piensa en una agenda propia. Con esa impronta, se refirió al pacto que hizo Weretilneck para que bajaran la nómina de senadores (acordada con Miguel Pichetto y Rogelio Frigerio). “Si tenés fuego amigo tiroteándote es muy difícil ir al combate porque ya vas herido. Fue una desventaja al momento de competir”, advirtió Matzen, en un crudo descargo a su coalición.

Letra P contó la estrategia de JSRN. En las PASO, repartió boletas con tres candidatos a presidentes. En las generales, ya marcada la diferencia a favor de la fórmula Fernández-Fernández, el hoy senador inundó de boletas del Frente de Todos, aunque algunas de Juntos por el Cambio aparecieron, al igual que las de Consenso Federal.

Este medio consultó a varios actores y dirigentes de las tres fuerzas. Algunos prefieren no levantar más polvareda y otros apuntan a quienes tenían un rol preponderante, como Sergio Wisky, pero coinciden en la reserva del caso. En su momento, al igual que otro ex legislador, el neuquino Leandro López, Wisky citó la teoría del voto útil para que el candidato del PJ, Martín Soria, no ganara.

“Es muy sencillo formar un acuerdo vacío de contenido, y nosotros tenemos que trabajar en el contenido, volver a lo que decía Alfonsín de seguir ideas y no a hombres”, ratificó Matzen.

Como informó Letra P, el resto de los socios de Juntos por el Cambio tienen situaciones antagónicas. Obligado a ordenarse, el PRO todavía negocia la nómina de la unidad (hay tiempo hasta el 23 de este mes), y la Coalición Cívica mantiene algunos referentes dispersos por el Alto Valle.