02|8|2022

Daer, un aliado inesperado para Carreras en la interna de Río Negro

04 de diciembre de 2020

04 de diciembre de 2020

La gobernadora busca ganar volumen en la interna provincial, donde puja con su antecesor Weretilneck. El jefe cegetista, un respaldo y otro nexo con la Rosada.

Un aliado poderoso encontró la gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, para consolidar su relación con el gobierno nacional y sumar músculo dentro de Juntos Somos Río Negro (JSRN). Uno de los dos secretarios generales de la Confederación General del Trabajo (CGT), Héctor Daer, la apadrina por orden del presidente Alberto Fernández, quien la definió como “excelente”. Con un discurso llamativamente elogioso en un congreso virtual de la filial rionegrina del gremio ATSA, el tótem sindical se metió en la interna del oficialismo rionegrino que tiene a la mandataria y al senador Alberto Weretilneck como las figuras más preponderantes. En medio de una crisis sin precedentes por la pandemia, obtiene respaldo que le suma por fuera de las fronteras patagónicas.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Días atrás, Carreras escuchó elogios de Daer. Los mismos que venía percibiendo cada vez que viajaba a la Ciudad de Buenos Aires y se encontraba con el jefe de la Sanidad en sus oficinas porteñas. “Tuvimos la posibilidad de conversar de muchas cosas. Cuando se encuentran funcionarios y funcionarias con mirada clara como la gobernadora, hay que resaltarlo”, soltó Daer en el congreso de ATSA, que abarcó el impacto de la pandemia en los trabajadores y las trabajadoras de la salud privada. La gobernadora, como devolución de gentilezas, destacó el compromiso mancomunado con sus delegados para hacerle frente al Covid-19. “Hay mucho por hacer todavía, en Río Negro pudimos observar lo que debemos mejorar y cambiar”, reconoció. La confianza que se forjó entre ambos es tan sólida que la comunicación se tornó fluida y hasta la figura del mando cegetista intercede por mensaje presidencial. “Acompañala, es excelente”, le dijo el Presidente varias veces a Daer.

 

En búsqueda de consolidar poder interno, Fernández abrió las puertas de la Casa Rosada a los gobernadores de partidos provinciales como JSRN o el Movimiento Popular Neuquino (MPN), de Omar Gutiérrez, aliados estratégicos en el campo energético. Desde entonces, se especuló con los primeros pasos de una concertación; pero ese rumor se disipó con la dinámica agenda. “Tanto los gobiernos como el sector de los trabajadores tenemos que mantener este diálogo fructífero, para ir cambiando con una mirada hacia el futuro”, destacó la jefa rionegrina.

 

Carreras participando de la jornada organizada por ATSA.

PAGO CHICO. Una de las mayores críticas a Carreras por parte de los sindicatos fue el rol del ministro de Salud, Fabián Zgaib. La presión sobre este funcionario fue tal que hasta se puso en duda su continuidad. El Turco, como se lo conoce, llegó de la mano de Carlos Soria a la obra social de los estatales. Cuando Weretilneck tomó el mando de la provincia, lo designó en la cartera sanitaria y con la actual gestión no soltó el cargo.

 

Este medio describió cómo se conformó el gabinete en el actual período, con la mayoría de funcionarios que venían de la gestión anterior. Poco a poco, en áreas específicas, avanzó la mano de Arabela cambiando fichas en Economía, Desarrollo Social, empresas como Altec (telecomunicaciones) y Loterías. Por eso, un puente con Buenos Aires con uno de los jefes cegetistas y el sindicalista más cercano al Presidente suma en esa difícil consolidación de poder.

 

Según pudo saber Letra P, Daer no escatima esfuerzos para que se apuntale el acercamiento de Carreras al gobierno nacional, pero entiende que el modelo del "MPN rionegrino" es pragmático y ve difícil cualquier salto a lo que hoy es el Frente de Todos (FdT). Lo que sí apuesta es a consolidar el diálogo, aportar en lo que sea para que sume músculo en la interna con Weretilneck, un viejo socio del peronismo que coqueteó en su momento con Sergio Massa, dialogó con Mauricio Macri y hoy apuesta todo a mantenerse como conductor espiritual de JSRN.

 

“Son otra cosa, lo sabemos”, repiten en el entorno del jefe de ATSA Buenos Aires. La frase se sustenta en la confianza de la Casa Rosada con una dirigente con estilo opuesto al de Weretilneck, que no dudó en acercarse a Macri cuando tenía el pico más alto de imagen. El tiempo dirá si la gobernadora desanda ese camino o construye enfrentándose al peronismo y sus aliados.