CONFLICTO MAPUCHE

Río Negro: el tema Mascardi pone a prueba la armonía entre JSRN y la Casa Rosada

Las ministras Frederic y Losardo viajan a Viedma y hay polémica por el manejo de la situación. Habla la titular del INAI y el vocero del parlamento mapuche.

La tirante relación entre el gobierno de Río Negro y el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) vuelve a estar en foco con el arribo, este jueves, de una comitiva de funcionarios nacionales a Viedma para tratar el conflicto de Villa Mascardi. El dato llamativo es que no tendrá la presencia de la titular de esa dependencia nacional, la rionegrina Magdalena Odarda, compañera de fórmula de Martín Soria en la elección 2019, señalada por la gobernadora Arabela Carreras y el oficialismo provincial de Juntos Somos Río Negro (JSRN) por los hechos que involucran a la comunidad Lafken Winkul Mapu, que ocupa el predio a la vera de la ruta nacional 40, a unos kilómetros de San Carlos de Bariloche.

 

A esta reunión, que tiene como objetivo calmar los ánimos y que se avance hacia una resolución del conflicto por la ocupación, se sumó el pedido del hijo de Odarda, integrante del bloque del Frente de Todos (FdT) en la legislatura rionegrina, para que se haga cumplir la resolución judicial y se garantice el libre acceso al Lago Escondido, a través del camino de Tacuifí. Si bien tuvo la firma de acompañamiento de varios legisladores, en el oficialismo rionegrino sonó como una provocación.

 

Carreras, después de que se viralizara un cruce con un integrante de la comunidad en Mascardi, fue recibida por el presidente Alberto Fernández. Y consiguió lo que buscaba: apartar a Odarda de cualquier punto de acuerdo a futuro. El justificativo de la gobernadora –adujo respaldo a las comunidades más repudiadas por parte de un funcionario del INAI– aportó al plan de desafectar a la socia política del PJ. Sumado a una serie de encuentros previos, la ministra de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Marcela Losardo, y la titular de Seguridad de Nación, Sabina Frederic, confirmaron que serán parte del diálogo esta semana. Todo se desarrollará en el salón gris de la Casa de Gobierno, a unos 1.000 kilómetros del centro de conflicto, en Viedma.

 

Resguardar derechos fundamentales, convivencia pacífica, propiedad privada y pluralidad normativa de las comunidades originarias será el eje de la discusión de este primer paso para resolver un problema de larga data, que tiene antecedentes sangrientos como el asesinato del joven Rafael Nahuel, en Mascardi, o la muerte de Santiago Maldonado, en Chubut.

 

“La ministra (Losardo) nos representa a todos. Celebramos que se priorice el diálogo y esa sea la postura asumida”, reconoció Odarda ante la consulta de Letra P. Sobre su ausencia, ratificó que siempre apostará al consenso porque –dijo– “no estamos de acuerdo con la violencia que terminó con la muerte de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel”.

 

 

A la reunión están convocados el Parlamento Mapuche, el obispo de Bariloche, Juan José Chaparro y funcionarios provinciales.

 

El INAI, entre sus funciones, promueve la participación de las comunidades en el pensamiento de las políticas públicas que involucran a las mismas, con el necesario respeto a la organización territorial y sus valores. En este caso, la ausencia se debe a un tema netamente político.

 

“Mascardi no es el único problema. Vamos a expresarnos el jueves y diremos lo que sucede: faltan políticas rionegrinas y nacionales. Somos representativos, pero por fuera también hay comunidades”, explica a este medio Orlando Carriqueo, werken (vocero) de la Coordinadora del Parlamento del pueblo Mapuche-Tehuelche de Río Negro. Lo que Carriqueo expresa es la furia sobre la postura del Gobierno rionegrino al tildar de “delincuentes” a la comunidad Lafken Winkul Mapu. “Eso fue un error, nosotros reconocemos a todas las comunidades”, advierte Carriqueo.

 

Fuentes del Gobierno de Río Negro entienden que la posición de Frederic, Losardo y el INAI es difícil de aceptar. “No sabemos qué información manejan”, remarca un funcionario que participará de la cumbre. A lo que apunta no es más que a la administración del diálogo con la comunidad por parte de Odarda.

 

 

 

DIVERGENCIAS. Este problema demostró las discrepancias en el FdT para expresarse en conjunto. Algunas voces dispersas habían manifestado descontento por el mal momento de la gobernadora, y hasta la senadora nacional Silvina García Larraburu se descargó contra Odarda, otrora aliada de un viejo rival del peronismo doméstico como Soria.

 

A contramano, el hijo de la titular del INAI, Facundo Montecino, publicó un extenso comunicado exigiendo a Carreras que haga valer las decisiones judiciales. El proyecto que ingresó a la Legislatura de Río Negro tiene firmas de acompañamiento del variopinto mapa interno. Hasta se sumó la jefa de bancada, María Eugenia Martini, una de las diputadas más cuestionadas por el silencio en el tema.

 

El objetivo de Montecino es claro: que cumpla con la Resolución 64/2009 del Superior Tribunal de Justicia (STJ) y que se garantice “el libre acceso al lago Escondido a partir de la apertura del camino de Tacuifí”. Odarda, como legisladora provincial o nacional, se destacó por la defensa de los recursos naturales, el acceso a la tierra y tomó la causa Lago Escondido como principal eje de su política en la Coalición Cívica hasta que fue apartada por Elisa Carrió.

 

Rolando Figueroa y Alberto Weretilneck. Los patagónicos conversan y se ríen con el anfitrión Osvaldo Jaldo.
Ignacio Torres profundiza el estilo refundacional y va contra el tren fantasma en Chubut

Las Más Leídas

También te puede interesar