07|10|2021

Industria automotriz: recuperación serena con primavera por la brecha cambiaria

06 de noviembre de 2020

06 de noviembre de 2020

Tras apagar las máquinas al inicio de la pandemia, ve una mejora gradual pero llevará un par de años normalizar todo. El dólar blue empujó ventas. 

La industria automotriz empezó a acomodarse tras los efectos de la pandemia que parece haber quedado atrás para el sector. La producción retomó el ritmo después de apagar completamente los motores en abril y mayo, aunque mayormente con números negativos en comparación con 2019. En cuanto a las ventas, la brecha cambiaria jugó un papel principal para reactivar el mercado y hasta mejorar las proyecciones. Avisan que una devaluación abrupta sería un martillazo.

 

Aquellos con unos dólares en el bolsillo se apuraron por capitalizar en un vehículo. La ecuación ante la disparada del dólar paralelo les cerró y empujaron las ventas. Por el contrario, quedó de lado el acceso al crédito genuino con cuotas mensuales que son altas, en pesos y variables. Fue una primavera de septiembre y octubre en que las concesionarias comercializaron volúmenes que, como venía el año, no pensaban lograr. El incipiente acomodamiento del mercado cambiario y el habitual bajón de noviembre y diciembre pueden poner un freno.

 

 

 

Es que la pandemia hizo estragos hasta agosto en cuanto a las ventas de las fábricas a las concesionarias, stock que se liquida al público casi en su totalidad. Recién repuntó fuerte en septiembre con una suba del 23% respecto a agosto y del 30,5% en la comparación interanual, según datos de la Asociación de Fabricantes de Automotores (Adefa). En octubre bajó apenas unos puntos, pero igualmente vendió un 22% más que en el mismo mes del 2019. 

 

“Hay una mejora continua pero no inmediata. Creemos que recién en 2023 tendremos una industria similar a la del 2019”, sostuvo a Letra P un jerárquico de una automotriz. Siguiendo con proyecciones más cercanas, la Asociación de Concesionarios (ACARA) cree que el año superará los 320.000 patentamientos, un 20% de lo que habían planeado. 

 

En cuanto a producción, septiembre fue la excepción con un aumento del 16% respecto al mismo mes del año pasado, mientras que octubre volvió a bajar con un - 9,8% en la comparación del mismo mes de 2019. Las exportaciones también demuestran la lentitud: en octubre se exportó un 23,2% menos respecto a 2019.

 


Producción de vehículos 2019 y 2020, Asociación de Fabricantes de Automotores (Adefa)

 

 

Controlada la pandemia con protocolos que tuvieron éxito, lo que sí complica a la fabricación de vehículos, según apuntan, es el abastecimiento de autopartes importadas y algunos vehículos, ya sea por cuestiones burocráticas o de una ralentización de la logística por la pandemia mundial. El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, negó problemas a nivel general y sostuvo que sólo puede haber algún caso puntual.

 

Por otro lado, el problema devaluatorio es algo a lo que no escapa  industria automotriz. Una fuerte devaluación afectaría directamente a los costos de los componentes que terminarían por trasladarse al precio final de los vehículos. Expectantes y con el radar activado, explicaron: “Si hay una devaluación gradual, no repercutiría de manera compleja; pero sí si hay un salto brusco del dólar oficial”.