BIG THREE

Macri quiere mostrarle al Gobierno la foto de la cúpula PRO unida

El expresidente, Vidal y Rodríguez Larreta iban a posar este lunes en el Olivos amarillo, pero el encuentro se postergó. Invitados y mensajes.

El PRO había preparado para la tarde de este lunes su foto de unidad para mostrarle al gobierno de Alberto Fernández el escenario de relativa paz interna que se vive, por estas horas, en el partido que fundó Mauricio Macri. La reunión había sido pedida por el expresidente, que quiere hacer público su re-encuentro con Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal. En la reunión, que se haría en el Yacht Club de Olivos, iba a estar también el resto de la cúpula del partido amarillo. La cita, de todos modos, se canceló por la sesión especial que se desarrollaba en la Cámara de Diputados.  

 

La organización de la cumbre PRO se la habían repartido entre la presidenta del partido, Patricia Bullrich, y el exsecretario general de la Presidencia Fernando De Andreis, ambos del riñón de Macri. El interrogante que flotaba en la previa era por qué no se hacía la foto en la sede del PRO de la calle Balcarce y se eligió Olivos como escenario de la unidad. La agenda de Macri ocurre, geográficamente, en pocas cuadras: va de su casa de Martínez hacia sus oficinas en Vicente López, donde gobierna su primo Jorge. Algunos dirigentes amarillos vieron en ese punto una intención del expresidente de marcar la cancha -que todos y todas fueran a la de él, como líder que se arroga ser-, pero ni en el larretismo ni el vidalismo lo interpretaban de esa manera. El gesto es simbólico, pero refuerza algunos pensamientos internos de antaño.

 

Macri, Vidal y Rodríguez Larreta se vieron hace unos días, pero este lunes buscaban poner paños fríos a meses de cortocircuitos. Desde ambos campamentos buscan desdramatizar y admiten que las rencillas corren por el andarivel de las segundas y terceras líneas. El cónclave había sido adelantado por Infobae, que reveló que el propio Macri les insistió a Vidal y al jefe de Gobierno para que se hiciera.

 

 

 

Además del tridente estelar del PRO, estarían los intendentes Néstor Grindetti (Lanús) y Jorge Macri (Vicente López); la presidenta del PRO, Bullrich; los vicepresidentes Federico Angelini (Santa Fe) y Laura Rodríguez Machado (Córdoba), el secretario general, Eduardo Macchiavelli; el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli (presidente PRO CABA); los diputados Cristian Ritondo (PBA) y Omar De Marchi (Mendoza) y el senador Humberto Schiavoni (Misiones). Era un evento PRO, por lo cual a la mesa iba a sentarse el Big Three amarillo y el resto de integrantes de la Mesa Ejecutiva.

 

AGENDA. La reunión estaba prevista para las 18 y la explicación del lugar elegido se reducía a una cuestión de protocolos sanitarios: habían definido no hacer la foto en la sede PRO, una oficina pequeña y con poca ventilación, para evitar críticas. Bajo esa lógica, prometían que el convite sería "al aire libre y con distanciamiento". La oposición se encargó de cuestionar al Presidente y parte de su gabinete por la reunión en un salón cerrado, sin distanciamiento ni barbijo, con Evo Morales en Jujuy, inmortalizada por una foto que recorrió todos los medios de comunicación. Cometer el mismo error hubiera sido una invitación al escarnio público.

 

En paralelo a la organización de la foto de unidad, el Congreso ardía por la sesión que pidió el Frente de Todos (FdT) para votar la ley que establece un monto específico para la transferencia de la Policía Federal a la Ciudad. La oposición cruzaba los dedos y una infinidad de llamados para frustrar el cuórum, pero el Gobierno avanzaba a paso firme con la normativa que tiene como fin último reducir la coparticipación que recibe el gobierno de Rodríguez Larreta. Los diputados convocados por Macri a Olivos iban a ir a la reunión y volverían al recinto de la Cámara baja. Ya no deberán dar tantas vueltas

 

Javier Milei. 
El exintendente de Santa Fe, Emilio Jatón y el exsecretario general Mariano Granato.

También te puede interesar