03|12|2020

La Séptima sección, una de las llaves de Kicillof para destrabar el Senado

31 de octubre de 2020

31 de octubre de 2020

Son tres las bancas en juego, todas en manos de Cambiemos. Necesitará el 33% de los votos para empezar a ganar terreno. Azul y Olavarría, los puntos fuertes.

El peronismo no tiene presencia en el Senado bonaerense por la Séptima sección electoral. Juntos por el Cambio usufructúa la victoria de 2017 y hace pesar su superioridad numérica en el recinto. Por eso, el Frente de Todos (FdT) apuesta a tener una buena performance en las próximas elecciones de medio término.

 

Salvo para el Frente Renovador en 2013, esa sección le ha sido esquiva al peronismo. Como en otros escenarios, en la Séptima, intendentes peronistas, La Cámpora y Sergio Massa negociarán la conformación de la lista para ir a una pelea por un botín de tres bancas que se reparten de manera particular: si una sola de las fuerzas competidoras obtiene más del 33,33% de los votos, automáticamente se lleva todo.

 

Hoy, la sección tiene en el diputado provincial César Valicenti al principal armador del kirchnerismo. El legislador oriundo de Hinojo, Olavarría, encabezó la lista por la Séptima en las elecciones pasadas y renovó su banca hasta 2023. El peronismo hizo una aceptable elección en Olavarría con su candidato a intendente, Federico Aguilera, aunque no le alcanzó y Galli ganó aquella elección.

 

Aguilera es subsecretario de Minería en el Ministerio de Producción, la certera que encabeza Augusto Costa. En Azul, fue candidato a intendente Nelson Sombra, actual delegado de PAMI regional y concejal. También podría meterse en la conversación seccional. Nacido en Azul es el kicillofista Alejo Supply, actual subsecretario de Transporte bonaerense. Sin embargo, las fuentes consultadas coinciden en que, para “armar” en la sección, hay que “hablar con César”. En la consideración de Máximo Kirchner y el propio Axel Kicillof, Valicenti tendrá nuevamente participación activa en la campaña.

 

 

Los dos municipios más grandes de la sección son Olavarría (96.172 electores) y Azul (57.215 electores). Quien haga una buena elección en ambos distritos tendrá un paso de ventaja para llegar a ese total del 33,33% de los votos que garantiza una banca. Hoy, los dos distritos con mayor peso electoral están en manos de Juntos por el Cambio, con Ezequiel Galli gobernando Olavarría y Hernán Bertellys en Azul. En un escenario polarizado como el que se avecina, el principal objetivo del Frente de Todos es alcanzar, entonces, ese 33,33%

 

Los intendentes del peronismo en la sección también harán su juego en la próxima elección, ya que ninguno podrá renovar su mandato en 2023. Hernán Ralinqueo (25 de Mayo), Gustavo Cocconi (Tapalqué) y Juan Carlos Gasparini (Roque Pérez) podrían saltar a la contienda legislativa. Estos intendentes tienen a la vicegobernadora Verónica Magario como aliada. Formaron parte del grupo de intendentes que la respaldaron en 2019, cuando la entonces intendenta de La Matanza insinuaba una precandidatura a la gobernación. El Frente de Todos cuenta con el diputado Walter Abarca (Saladillo) como otro aliado de los intendentes de la región. Este bloque podría sumar un candidato o una candidata. 

Magario tendrá un rol activo en la campaña 2021 y, según supo Letra P,  se enfocará en las secciones que renuevan senadores. Como presidenta de la Cámara alta, también necesita una composición legislativa diferente a la actual. Hasta el momento, las leyes estructurales (ley fiscal 2020 y pedido de endeudamiento) que ha girado Kicillof fueron modificadas por la oposición, que tiene 26 de las 46 bancas. 

 

Además del fuerte de Olavarría y Azul, JxC –con el radicalismo a la cabeza– también tiene peso en distritos con menor volumen electoral: General Alvear y Saladillo (además de gobernar el distrito, tiene a Alejandra Lorden, diputada provincial y vicepresidenta de la UCR nacional). De hecho, una de las bancas que tiene hoy por la Séptima en el Senado la ocupa Alejandro Cellillo, exintendente de Alvear.

 

La elección para el oficialismo será dura. La última vez que una opción peronista superó el 33,33% de los votos fue en 2013, cuando el Frente Renovador le ganó la elección al Frente para la Victoria. Hoy, esos espacios son aliados en el Frente de Todos. 

 

 



Massa también pone fichas en la sección. En 25 de Mayo, tiene a Diego Di Salvo, exconcejal y actual consejero general en la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia. En Roque Pérez, a Maximiliano Sciani, director de Bagsa y concejal. Massa ya logró colocar en las últimas elecciones una militante de su partido en la lista de diputados provinciales que terminó accediendo a una banca: Luciana Padulo

La inclusión responde a una lógica que suele repetirse en esta sección del interior bonaerense: que sean candidatos y candidatas dirigentes que no son de la sección. Padulo es de Tigre. Lo mismo pasó en Juntos por el Cambio con la candidatura de los hoy diputados Daniel Lipovetzky y Juan Carrara y, en 2015, cuando fue candidato a diputado provincial por el Frente para la Victoria el entonces sciolista quilmeño Alberto De Fazio.  

Otro de los dirigentes del peronismo a tener en cuenta es el diputado nacional y exintendente de Bolívar Eduardo Bucca. Su mandato vence en el Congreso por el bloque del PJ. Fue candidato a gobernador por el espacio de Roberto Lavagna en las últimas elecciones y resta saber si acuerda con el Frente de Todos o toma distancia con una tercera vía, como ocurrió el último año. En tanto, el intendente de Bolívar, Marcos Pisano, fue con la lista de Todos en las últimas elecciones y en 2021 podría continuar en esa senda.

SACANDO CUENTAS. Llegar al 33% de los votos le permitiría al oficialismo acceder a una banca. A partir de ahí, el reparto es bajo el cociente. Si ninguna fuerza competidora alcanza ese número, el piso baja al 16,6% y, en ese caso, las tres bancas en juego también se reparten sobre el cociente. 

En las elecciones del año pasado, el Frente de Todos consiguió el 42% de los votos, mientras que JxC se impuso con el 50%. El escenario para las legislativas 2021 podría parecerse en la Séptima, una sección con pocos votos donde el gobierno de Kicillof deberá enfocarse.