X

Hacia una apertura de la cuarentena responsable

Argentina ocupa los primeros lugares a nivel mundial de contagios por cada 1000 habitantes. Es momento de frenar, evaluar, aprender y reencausar el rumbo. 

Hacia una apertura de la cuarentena responsable

28/10/2020 12:20

 

Hoy, después de más de siete meses de aislamiento, y por las circunstancias que estamos atravesando, como la curva en crecimiento de casos, dificultades económicas, conflictos sociales, consultas por trastornos psicológicos, aumento de la delincuencia, entre otras, debemos tener presente el deterioro del tejido social en lo económico, en lo social-psicológico y en lo sanitario. Por ello, mediante la implementación de un Aislamiento Responsable, Inteligente y de Emergencia sugerimos aplicar un modelo de convivencia donde se priorice la salud de la población, sin deteriorar la economía, ni dañar a la misma ante la pandemia de Covid-19.

Es RESPONSABLE si se llevan a cabo acciones preventivas individuales de contagios, principalmente logrando que la población cumpla con: distanciamiento social, correcta higiene de manos, uso adecuado de barbijos y máscaras de protección, cumplimiento de protocolos de bioseguridad, no realización de actividades que generen conglomeraciones, aplicación y readecuación de protocolos para las diferentes actividades productivas y sociales.

Un aislamiento es INTELIGENTE sólo si se realiza en forma focalizada, con masividad de testeos de detección precoz de la enfermedad, separando los pacientes de acuerdo con la complejidad de los síntomas y siguiendo el R0 de los contagios.

Las medidas económicas que acompañen este aislamiento deben ser de EMERGENCIA, a través de la intervención del Estado con un lock out financiero, implementando acciones de activación económica para aquellos a los que la cuarentena los ha expulsado del mercado de la economía circular. Medidas como por ejemplo: Subsidios de sueldos completos, Subsidios de cheques rechazados, Subsidios de inversión productiva, orientado a comercios, pymes, y profesionales.

 

 

Nuestro país tiene un problema económico, que se refleja en sus índices más duros: más de 50% de pobreza, y un %70 de pymes y empresas que están al borde de la quiebra. Con ello no se descarta que la salud es un valor prioritario y que debe ser garantizada por el Estado para toda la población. Pero aun habiendo reforzado el sistema de salud, todos nos encontramos expuestos a contraer el virus. Aunque hayamos acatado una cuarentena interminable, nuestro país se encuentra ocupando los primeros lugares a nivel mundial de contagios por cada 1000 habitantes. Entonces, es momento de frenar, evaluar, aprender y reencausar el rumbo. 

Los gobernantes que llevan adelante las decisiones de ESTADO deben hacerse cargo de las malas decisiones y praxis de los médicos infectólogos, sanitaristas y expertos que han asesorado en forma asimétrica las decisiones presidenciales. Tuvimos la oportunidad de encarar esta cuarentena con el diario del lunes, basándonos en la experiencia de otros países que atravesaron antes la crisis, y lo desaprovechamos, tomando decisiones que lastimaron a la Argentina en todos sus aspectos, como si nos hubiésemos basado en un manual de escuela primaria. 

Hoy Argentina necesita mediante el esfuerzo de cada sector, lograr una verdadera Reconstrucción económica que haga foco en la movilidad social ascendente, donde vuelva a emerger la clase social, trabajadora y productiva. Siempre de las grandes crisis surgen las grandes oportunidades. No la desaprovechemos. Tenemos que tomar medidas contundentes para SALVAR VIDAS y usar la capacidad, la seriedad, el compromiso con un proyecto serio de país, para así salvar la ECONOMIA. Todo esto es posible generando credibilidad, confianza, unidad de los argentinos y construyendo a largo plazo.