X
Con Kicillof de viaje, Magario tomó las riendas. Ruckauf fue el último mandatario nacido en suelo provincial. La condición de los compañeros de fórmula tras la vuelta de la democracia. La excepción.
Por 21/01/2020 18:14

Desde que el avión de la línea Alitalia que traslada a Alberto Fernández a Tel Aviv, Israel, despegó del aeropuerto internacional de Ezeiza, la vicegobernadora Verónica Magario tiene las riendas de la provincia de Buenos Aires ante la ausencia de Axel Kicillof, integrante de la reducida comitiva que participará junto al Presidente del Foro Internacional del Holocausto 2020. La obviedad del traspaso de mando establecido por la Constitución conlleva una particularidad: los bonaerenses quedaron en manos de una coterránea, condición esquiva a todos los mandatarios desde el fin de la era Ruckauf, hace 18 años. A contramano de lo que que sucedió con los gobernadores, con la matancera se estira una tradición de vices desde la vuelta de la democracia: todos nacieron en territorio bonaerense, a excepción de uno.

La presidenta del Senado bonaerense –primera en la línea sucesoria– dijo recibir con “honor” y “responsabilidad” la tarea de “atender” los asuntos del gobierno. Será la máxima autoridad hasta el sábado, cuando regrese el mandatario nacido en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).

 

 

Carlos Ruckauf fue el último gobernador nacido en Buenos Aires. Asumió el 10 de diciembre de 1999, cuando Fernando De la Rúa llegó al sillón presidencial de la mano de la Alianza, y dejó el cargo 25 meses después, el 3 de enero de 2002, cuando Eduardo Duhalde tomó las riendas del país y lo puso al frente del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Con “el hombre de la sonrisa” se terminó la lógica de un bonaerense para Buenos Aires iniciada en 1983 con el desembarco de Alejandro Armendariz, oriundo de Saladillo, y continuada por Antonio Cafiero (San Isidro) y Eduardo Duhalde (Lomas de Zamora). Luego de Rucakuf, nacido en la localidad de Ramos Mejía, partido de La Matanza, ningún otro mandatario fue parido en Buenos Aires: Felipe Solá, Daniel Scioli y María Eugenia Vidal son porteños, nacidos en los barrios de la Recoleta, Villa Crespo y Flores. Kicillof también nació en CABA.

 

 

La historia de las duplas gobernantes en el distrito electoral más grande del país tiene otra particularidad. Por casualidad o estrategia electoral, desde la vuelta de la democracia todos los vicegobernadores -a excepción de Solá, quien acompañó a Ruckauf hasta que éste renunció en 2002 y tomó su lugar– nacieron en la provincia que gobernaron. Eva Roulet (Necochea), vice de Armendáriz; Luis María Macaya (Tandil), compañero de fórmula de Cafiero, y Rafael Romá (Lomas de Zamora), segundo de Duhalde. La tira se completa con Graciela Giannettasio (Lanús), Alberto Balestrini (Banfield), Gabriel Mariotto (Lomas) y Daniel Salvador (San Fernando).

Hasta el sábado próximo, la Nación y la provincia de Buenos Aires serán timoneadas por mujeres, la expresidenta Cristina Fernández en reemplazo de Fernández y Magario por Kicillof.