NUEVO CICLO | la oposición

A la espera de definiciones de Macri, Cambiemos acomoda sus piezas

La mesa de popes de la oposición tendrá presidentes de partido, jefes parlamentarios y gobernadores. Vidal, el otro enigma.

No hay fecha. Tampoco lugar. Pero la próxima reunión de los popes de Juntos por el Cambio tiene un esquema tentativo: a la espera de definiciones del expresidente Mauricio Macri, referentes del PRO, la Coalición Cívica y la Unión Cívica Radical (UCR) mantienen contacto directo y constante, buscan una fecha para la primera reunión de 2020 y armaron el scrum de dirigentes que integrarán la versión opositora de la mesa Cambiemos.

 

Ese agrupamiento estará conformado por los presidentes de los tres partidos fundadores de la alianza, los gobernadores opositores y los jefes parlamentarios de la coalición. Bajo esa lógica, estarán los mandatarios Gerardo Morales(Jujuy), Gustavo Valdés(Corrientes) y  Rodolfo Suárez(Mendoza) y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; las autoridades partidarias Alfredo Cornejo(UCR),  Humberto Schiavoni (PRO) y Maximiliano Ferraro (Coalición Cívica) y Mario Negri (UCR) y Cristian Ritondo (PRO) como presidentes de las bancadas de esos espacios en el Congreso.

 

Sin embargo, a la espera de la primera convocatoria, esa alineación podría alterarse con el recambio de autoridades en el partido de Macri. Entonces, habría un enroque entre el senador Schiavoni (PRO) y Patricia Bullrich, que será ungida como presidenta del partido amarillo en la primera semana de febrero. De todas formas, el misionero podría integrar la mesa opositora por su rol de jefe parlamentario en el Senado.

 

La figura del expresidente es una incógnita para buena parte de la oposición. Tanto en la UCR como en el sector díscolo del PRO lo ven como una suerte de referente honorario que sobrevolará el devenir de la coalición opositora, pero con restringidas -por no decir mínimas- intervenciones sobre la agenda coyuntural del nuevo gobierno y pocas apariciones públicas. Al regreso de sus vacaciones en Villa La Angostura, Macri hará base en la fundación que planea lanzar y no descarta bilaterales con dirigentes de su espacio para “seguir en política”.

 

 

 

Por su parte, el expresidente peleará para que Miguel Ángel Pichetto continúe con la gravitación que él mismo le dio durante los últimos meses de su mandato, hacia dentro de su gobierno y hacia afuera en la mesa política de Juntos por el Cambio. Pese a su intención de volver, parte del PRO le aconseja "ponerse por encima" del debate cotidiano de la oposición y hacer lugar a una conducción horizontal que no lo tenga como actor principal, recomendación que mira con buenos ojos el mendocino Cornejo, deseoso de rediscutir los liderazgos en la coalición y lanzado para integrar el lote de presidenciables que apunta a 2023. Por estas horas, junto con Bullrich, el exgobernador es el opositor más acérrimo a las primeras medidas del gobierno de Alberto Fernández.

 

La misma incertidumbre rodea al futuro político de María Eugenia Vidal. La exgobernadora se corrió de la primera plana, pero intervino en el comportamiento del bloque PRO ante la reforma impositiva de Axel Kicillof e hizo migas con Rodríguez Larreta para ungir a Hernán Lacunza como el referente económico de la nueva oposición. Si decide intervenir, tendrá un lugar destacado en la mesa opositora. Por ahora, el esquema contempla únicamente a presidentes de partidos, jefes parlamentarios y gobernadores con mandato vigente.

 

Martín Menem. 
El Monumento a la Bandera en Rosario, donde se realizan los actos conmemorativos del 20 de junio.  

También te puede interesar