X
El Presidente pisará por segunda vez el territorio bonaerense tras las PASO y la gobernadora nuevamente no participará. Dudas sobre la presencia del candidato vidalista y los radicales.
Por 19/09/2019 18:59

El próximo sábado, el presidente Mauricio Macri planea visitar la ciudad de Mar del Plata para inaugurar las obras de remodelación del aeropuerto Astor Piazzola. Será su segunda incursión en el territorio bonaerense tras la derrota electoral en las PASO y, también, la segunda vez desde esa fecha fatídica en la que la gobernadora María Eugenia Vidal no se suma a la actividad como anfitriona en la provincia.

El viernes pasado, casi como en una comedia de enredos, Vidal desarrolló actividades en Mar del Plata, mientras Macri participaba de un acto en la ruta 8 a la altura de Pergamino.

Voceros de la mandataria confirmaron a Letra P que la gobernadora no estará el sábado en La Feliz junto al Presidente e indicaron que ese día realizará diferentes actividades en Bahía Blanca.

 

 

Se sabe, en cambio, que el Presidente viajará acompañado por el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, y que podría recibirlo - aunque no lo confirmaron a este portal- el candidato a la intendencia local Guillermo Montenegro, el elegido por Vidal para pelear por el cargo con el actual jefe comunal, Carlos Arroyo (ex Cambiemos), y la postulante del Frente de Todos, Fernanda Raverta, quien fue la más votada en las primarias.

En tanto, no está confirmada la participación de los dirigentes radicales, tanto legisladores como la propia contrincante interna, Vilma Baragiola, quien perdió las PASO con Montenegro.   

SEPARADOS. Tras las PASO y luego de algunas reuniones privadas y discusiones acaloradas con el presidente, Vidal activó una campaña totalmente distinta a la esbozada por las usinas electorales de la Casa Rosada. Desactivó las actividades maquilladas para las redes, los grupos de WatshApp de campaña y los eventos semanales que desarrollaba en la provincia con el Presidente. Decidió volver a una lógica más “purista”, en un contacto directo con vecinos, comerciantes y productores, y reforzar la presencia en las comunas donde espera sostener el poder.

Esta decisión genera, en lo inmediato, una suerte de anarquía en la estrategia electoral de los integrantes de Juntos por el Cambio de la provincia, ya que, a diferencia de lo que sucedió en las primarias, cuando mandaba el manual del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y del gurú publicitario Jaime Durán Barba, ahora no hay un protocolo tan rígido a seguir.

 

 

La campaña bonaerense del oficialismo está absolutamente municipalizada en las comunas propias y provincializada para los "sin tierra" (candidatos en distritos gobernados por la oposición), que se suman a la promoción de la gobernadora.

En el nuevo formato, la presencia de Macri quedó fuera de cualquier esquema, al punto de que las incursiones del Presidente en la provincia están casi “fuera de agenda”, como dijo con ironía una figura del PRO a este portal.

La semana pasada Macri, el jefe de Estado estuvo en Pergamino acompañado por Dietrich y el intendente Javier Martínez, quien se perfila a conseguir la reelección sin mayores inconvenientes. En este distrito, Juntos por el Cambio ganó en todos los tramos de la boleta, pero sin otra figura bonaerense. Del acto no participó siquiera el vicegobernador Daniel Salvador, como figura del Ejecutivo. Tampoco estuvo el ministro de Infraestructura bonaerense, Roberto Gigante, por la obra que se inauguraba, ni los legisladores de la Segunda sección electoral, a la que pertenece el municipio.

Las actividades del mandatario nacional no suponen una “obligación” para los bonaerenses del cambio y no se espera que este próximo sábado Mar del Plata sea la excepción.

Por eso, cuando se consulta por la presencia de figuras del ámbito bonaerense en estos eventos comandados por el Presidente, no hay precisiones inmediatas y la participación queda atada a una decisión de último momento.