X
Se trata del 30,7% del total de los depósitos en esa moneda que el sector privado tenía en las entidades de todo el país antes de las PASO.
Redacción 19/09/2019 12:20

Unos 9.975 millones de dólares fueron sacados por los argentinos del sistema financiero en un mes tras la corrida cambiaria que se desató el pasado 12 de agosto, consecuencia del modo en que el mercado recibió el resultado de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), que prácticamente dejó sin chances de reelección a Mauricio Macri.

Dicha cifra representa el 30,7% de todos los depósitos en moneda dura que el sector privado argentino (ahorristas individuales y empresas) tenía en los bancos públicos y privados del país el viernes 9 de agosto, dos días antes de las PASO.

Ese día se había registrado el nivel récord histórico de depósitos en moneda extranjera por parte del sector privado desde la salida de la convertibilidad, ubicándose en 32.500 millones de dólares, según datos del Banco Central.

Sin embargo, con el descalabro iniciado el lunes siguiente por una corrida -que primero fue cambiaria con un salto del 32% en el precio del dólar y luego se convirtió en bancaria- se llegó al 12 de septiembre con un stock de 22.525 millones de dólares.

 

 

El monto total de dólares depositados por los ahorristas y las empresas quedó así en el nivel más bajo desde el 2 de enero de 2017, cuando era de 22.509 millones de dólares, según los registros de la autoridad monetaria.

En tanto, el total de depósitos en moneda dura en el sistema financiero -que contempla también los dólares que tienen ahorrados las provincias, los municipios y dependencias del Estado- cayeron desde los 35.243 millones de dólares del 9 de agosto hasta 25.204 millones. Esa baja fue del 10.039 millones de dólares, equivalentes al 28,5% del stock total. .

La tendencia de caída se quebró el 13 de septiembre con un aumento de 19 millones de dólares en los depósitos del sector privado debido al cobro de una Letra del Tesoro que pagó el ministerio de Hacienda a tenedores particulares. Luego, aunque a menor ritmo, la sangría continuó.

Por contrapartida, los depósitos totales -que contemplan también los dólares del sector público- bajaron ese día unos 218 millones de dólares, desde los 25.204 millones hasta los 24.986 millones.