X
Fue por unanimidad y ahora pasará al Senado. Dispone un aumento del 50% de los "créditos vigentes" de planes alimentarios, tras varias jornadas de reclamo de organizaciones sociales.
Redacción 12/09/2019 15:15

Tras un acuerdo de paz entre el macrismo y el peronismo, y con el visto bueno del Gobierno, la Cámara de Diputados aprobó el proyecto para prorrogar la emergencia alimentaria hasta 2022 y aumentar las partidas para comedores y merenderos en un 50% de los "créditos vigentes", una interpretación agregada sobre la hora que establece un aumento de unos 10.000 millones de pesos. Así, el Congreso empezó a dar respuesta al reclamo de las organizaciones sociales, que marcharon para acompañar el debate parlamentario.

El proyecto impulsado por un sector de la oposición, que el oficialismo terminó aceptando sobre el final y a regañadientes, obtuvo media sanción de la Cámara con 222 votos positivos y una abstención. Ahora será girado al Senado para ser convertido en ley.

 

 

Además de la prórroga y de la reasignación presupuestaria para reforzar las partidas alimentarias que demandan las organizaciones, el proyecto también faculta a la Jefatura de Gabinete para que esos presupuestos puedan irse actualizando al ritmo de la inflación y evitar, así, que queden desfasados.

Fue el propio Gobierno el que, tras días sin pronunciarse, habilitó a su bloque a negociar con el peronismo un "trueque" parlamentario: el interbloque Cambiemos garantizó el quórum y hasta votó a favor de la ley a cambio de que los bloques opositores, sobre todo los referenciados en el Frente de Todos, se comprometan a una sesión corta y "tranquila". El acuerdo se cumplió y, tras poco más de tres horas de discusión, la ley consiguió ser aprobada sin demasiados reparos.

Uno de los puntos que se analizaban era la interpretación del aumento de 50% de partidas que establecía la ley. Tal su redacción original, no se aclaraba si era sobre la totalidad del presupuesto de Desarrollo Social para estos planes (unos 20.000 millones de pesos), sobre el remanente de créditos sin ejecutar hacia fin de año (unos 10.000 millones) o sobre el presupuesto original -antes de ser ampliado- para este año, unos 12.000 millones. Finalmente será sobre la totalidad de créditos vigentes, por lo que la ampliación presupuestaria inmediata será por encima de los 10.000 millones.