X
El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, explicó que el monto se definirá luego de conocerse la inflación de agosto. “Hay que evaluar el impacto que tendrá en las pequeñas empresas”, dijo.
Redacción 10/09/2019 10:31

En medio del reclamo de la oposición y los movimientos sociales para declarar la emergencia alimentaria, el Gobierno confirmó que habrá una compensación salarial para los trabajadores del sector privado, aunque todavía no definió el monto ni la forma de pago.

"Empezamos a conversar ayer (por el lunes) la posibilidad de establecer algún tipo de compensación para los privados como se hizo para la administración estatal", aseguró el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica.

En declaraciones a radio La Red, el funcionario explicó que el monto se definirá después de conocerse el índice de inflación de agosto, que se difundirá este jueves, y podría oficializarse durante la semana próxima.

 

 

“Queremos mirar el índice de inflación el jueves y volver a sentarnos para evaluar la mejor metodología, pero tomamos como referencia el bono que se les dio a los estatales, de cinco mil pesos. Trabajamos sobre eso”, apuntó.

Sica y la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, recibieron el lunes a dirigentes de la CGT, quienes reclamaron un bono para los empleados del sector privado.

“El salto inflacionario que estamos sufriendo, producto de la devaluación después de las PASO, está generando bastante inquietud por la pérdida de salario real", admitió Sica.

"Hay que evaluar muy bien el impacto de este tipo de bono en las pequeñas empresas, porque no solo hay un impacto inflacionario, sino que en muchas de ellas se secó la plaza en términos de financiamiento de corto plazo. Y el bono puede generar un perjuicio", aclaró sin embargo.

 

 

Los estatales percibieron un bono de cinco mil pesos a través de un decreto de necesidad y urgencia y la misma modalidad utilizaría la Casa Rosada para beneficiar a los privados, posiblemente a partir del mes que viene.

El Poder Ejecutivo podría autorizar a pagar este plus salarial -que será obligatorio- en uno o varios tramos, según las posibilidades de las empresas, sobre todo de las pequeñas y medianas.