X

Con la botonera en llamas, Macri retoma la campaña y rompe la paz con Fernández

La Casa Rosada salió a instalar un escenario de quiebre del diálogo con el peronismo, tras la visita del FMI. Con dólar en alza y el riesgo país quebrando récords, relanzan la ofensiva contra Todos.
La Casa Rosada salió a instalar un escenario de quiebre del diálogo con el peronismo, tras la visita del FMI. Con dólar en alza y el riesgo país quebrando récords, relanzan la ofensiva contra Todos.
Redacción 27/08/2019 18:34

Antes de la reunión de emergencia que el presidente Mauricio Macri convocó este martes por la tarde para analizar la situación económica tras el cierre de los mercados, la Casa Rosada puso en marcha una línea discursiva que anticipa la ofensiva que utilizará para antagonizar con el Frente de Todos. “Hasta este lunes hubo un proceso de diálogo concreto con la oposición, pero eso se rompió anoche (por el lunes)”, aseguró a Letra P un vocero oficial mientras el líder del PRO comenzaba un encuentro de último momento con la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, el ministro del área Hernán Lacunza y el presidente del Banco Central, Guido Sandleris.

Según las fuentes consultadas (que rompieron el silencio luego de semanas de mutismo), el giro fue decidido a partir de las versiones sobre un planteo de "vacío de poder" que le habrían planteado los auditores del FMI al candidato presidencial Alberto Fernández, durante la reunión que mantuvieron este lunes por la tarde.

“Macri considera que ese proceso se rompió por tres factores: la movilización del sábado a favor del oficialismo, su plan de seguir dando pelea y la decisión de la justicia de negarle a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner la postergación del juicio oral por la causa de Vialidad”, redondeó la fuente consultada para delinear las argumentaciones autovictimizantes del Gobierno para responsabilizar al ganador de las PASO de la inestabilidad cambiaria de este martes, acompañada por una suba del 9.9% en el riesgo país, que cerró en 2.001 puntos.

 

 

El giro parece un regreso a la estrategia que encabezó Macri el lunes 12 de agosto, cuando ofreció una conferencia de prensa donde responsabilizó a los votantes del frente peronista de la maxidevaluación posterior a las PASO. “O el kirchnerismo, o Alberto rompió con un esquema que comenzó después, cuando Macri buscó dialogar con la oposición después de la conferencia fallida”, insistieron desde la Casa Rosada para redoblar la apuesta. “El kirchnerismo decidió romper y hoy supimos que uno de los principales asesores de Fernández en materia económica tuvo una conferencia muy incendiaria con fondos de inversión extranjeros”, apuntó la fuente consultada en referencia al ex funcionario Guillermo Nielsen.

HERMETISMO. La reunión de duró dos horas y media y los participantes no formularon declaraciones cuando salieron de la Casa Rosada pocos minutos antes de las 20. Un vocero de la jefatura de Gabinete explicó a Letra P que no "hubo definiciones", porque fue "una reunión de seguimiento de la situación general y no tenemos novedades para comunicar". Algunos funcionarios explicaron la presencia de Vidal en Balcarce 50 para definir el lanzamiento de un paquete de medidas paliativas y de contención social para la provincia de Buenos Aires, pero el vocero de Peña negó esa versión y no precisó si este miércoles habrá nuevos anuncios. 

La reunión transcurrió con absoluta reserva. Pero antes de las 18, cuando ya había comenzado el encuentro, el senador y candidato a vicepresidente de Macri, Miguel Pichetto, ofreció una entrevista a Radio Mitre donde se puso al frente de las acusaciones que mascullan los voceros oficiales.

 

 

Cuando le preguntaron sobre la posición de Fernández, Pichetto opinó que “hay una actitud de ‘fogonear’ la tempestad”, porque ante “la situación económica internacional y la mirada que hay de la Argentina, si emite este tipo de enunciados aparecen escenarios que se han agravado con la actitud que tuvo con el diálogo con el FMI“. Según aseguró el senador peronista por Río Negro, “ha habido un tratamiento irresponsable de hablar de transición”, por parte de la oposición, mientras que “el Presidente ha tenido una actitud coherente, democrática”.

Pichetto consideró que “no hay transición”, sino “un Gobierno que está en su ejercicio”. “No hay vacío de poder que es una locura que están alentando las usinas kirchneristas”, insistió Pichetto en la primera puesta en escena de la argumentación que lanzó la Casa Rosada, mientras Macri seguía reunido.

 

 

Los motivos que esgrimieron los escuderos presidenciales sembraron nuevos interrogantes respecto a la estrategia de Macri para afrontar la crisis financiera que atraviesa desde la derrota que afrontó en las PASO.  El lunes 12 de agosto el peso sufrió una maxidevaluación del 30% frente al dólar y Macri ofreció una conferencia de prensa que sus allegados actualmente consideran “fatídica”. Dos días después el jefe del Estado se arrepintió de sus palabras, pidió disculpas y consideró que había sido un error responsabilizar a la oposición por el impacto financiero de la derrota.

El giro de este martes parece un retorno a la decisión de “redoblar la apuesta” que tanto le criticó parte de su Gabinete ese "fatídico" lunes 12.  Todo a 14 horas de la apertura de una nueva rueda de los mercados.