X

Macri, de la gran Alfonsín en Santa Fe a la gran Perón en la Casa Rosada

El Presidente cerró en el balcón de Balcarce 50, frente a sus seguidores reunidos en la plaza, una jornada con aspiraciones de épica. Había empezado leyendo el preámbulo de la constitución.

Redacción 24/08/2019 18:33

Bajo la consigna #24A y al grito de "Sí, se puede", miles de argentinos que votaron por Mauricio Macri en las PASO se movilizaron en distintas plazas de todo el país en apoyo a la candidatura del Presidente, en el marco del operativo "remontada histórica" que lanzó el Gobierno luego de perder por más de 15 puntos con el kirchnerismo.

La jornada tuvo un broche de oro para la militancia PRO: el Presidente se trasladó desde la Quinta de Olivos hacia la Casa Rosada para saludar a quienes marcharon coreando su nombre. A pesar de que se especulaba con que dijera unas palabras, Macri no habló, aunque gritó una y otra vez "sí, se puede", "vamos juntos", "vamos que vale la pena" y "es ahora", según se pudo escuchar por medio de la transmisión del Instagram Live oficial del jefe de Estado.

 

Macri y la primera dama, Juliana Awada, en el balcón de la Casa Rosada (FOTO: Twitter)

La convocatoria fue en todo el país, pero el epicentro de la movilización estuvo en la Plaza de Mayo, Córdoba capital, Rosario, San Miguel de Tucumán, entre otras ciudades. En la Ciudad de Buenos Aires, la concentración fue en el Obelisco y luego la movilización siguió hasta la Casa Rosada.

 

 

"Tenemos que seguir juntos ahora más que nunca. Estamos cambiando la historia. Los quiero abrazar a todos", gritó Macri, eufórico, desde el balcón de la Casa de Gobierno. Los que marcharon a verlo no pudieron escucharlo, pero el audio salió en la toma de imágenes que el equipo de comunicación presidencial publicó en las redes sociales.

"A todos los que la están pasando mal, los abrazo. Los entiendo. Sigamos juntos que vale la pena. Con fuerza", soltó Macri, flanqueado por la primera dama, Juliana Awada.  "Vamos. Vamos. Vamos", concluyó a los gritos desde el balcón de Balcare 50.

 

 

El Presidente tuvo una jornada marcada por la mímesis de dos acontecimientos históricos de la politica argentina: por la mañana, durante el acto por los 25 años de la reforma constitucional de 1994, imitó a Raúl Alfonsín y citó el preámbulo de la Constitución, como hiciera el ex presidente radical el 10 de diciembre de 1983, cuando asumió en el gobierno y, con él como jefe de Estado, regresara la democracia a la República Argentina.

En tanto, a la noche viajó hacia la Casa Rosada para saludar, desde el balcón de la Casa Rosada, a los miles de manifestantes que se acercaron a pedir su reelección, como hiciera el 17 de octubre de 1945 Juan Domingo Perón, aunque en un contexto diametralmente opuesto.

ORDEN PRESIDENCIAL. Macri siguió el calor de la marcha del #24A durante toda la tarde y decidió ir hacia Plaza de Mayo cuando la multitud gritaba su nombre y, fundamentalmente, el frene de la Casa de Gobierno empezó a colmarse. Para el PRO, la marcha fue un éxito, aunque desconfiaban de la convocatoria porque no fue organizada ni coordinada por la militancia amarilla.

 

 

Finalmente, los planners del PRO decidieron que el Presidente asista cuando vieron la magnitud de la convocatoria. Además, Macri, entusiasmado por la muestra de apoyo espontáneo, pidió que se levanten las vallas de seguridad que rodean a la Casa Rosada todos los días. En cualquier manifestación semanal, esa medida de seguridad se respeta y, toda la semana, complejiza el tránsito en la zona, tanto de autos, como de trabajadores, comerciantes y turistas. Pero este sábado, mientras la marcha crecía en cantidad de participantes, el Gobierno las removió y liberó el tránsito.

SALIR A GRITAR. El ejercicio de estudio sobre el desarrollo de la marcha fue seguido también por funcionarios del Gobierno, que tampoco confiaban en la convocatoria impulsada en redes sociales por el actor Luis Brandoni y el director de cine Juan José Campanella.

 

 

A medida que pasaba la tarde, Macri no fue el único que gritó por la movilización. Ministros, legisladores y otras figuras de peso del PRO también se hicieron eco de la marcha por medio de sus redes sociales.

Macri y la primera dama, Juliana Awada, en el balcón de la Casa Rosada (FOTO: Juan Obregón).