X
Seguridad ampliará hasta el verano el Programa Barrios Seguros a distintas cabeceras del interior. Además de incrementos a todas las fuerzas, creó dos ítem salariales más para gendarmes y la Federal.
Por 02/08/2019 7:50

En el tramo más caliente de la campaña electoral, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, aumentó un 20% los salarios básicos de las fuerzas federales y puso en marcha una serie de refuerzos económicos y operativos para fortalecer la sintonía del Gobierno con el voto uniformado. La medida, prevista en la resolución 567/2019, establece una serie de incrementos para los próximos cuatro meses y extiende el alcance del Programa Barrios Seguros, que implementa la Gendarmería Nacional.

El plan será ampliado a distintas cabeceras urbanas con problemas de inseguridad en tiempo de elecciones, mientras la misma fuerza ya recibió 9.000 solicitudes de inscripción para el Servicio Cívico Voluntario, destinado a jóvenes en situaciones vulnerables, que no estudian ni trabajan. Uno de esos puntos será Mar del Plata, junto a distintos puntos del conurbano y áreas “sensibles” del interior, que se sumarán a las zonas donde comenzó a funcionar en 2016; los barrios 31, 31 bis y 1.11.14 de la Ciudad, Alto Verde en Santa Fe y Carlos Gardel y Borges, en la provincia de Buenos Aires.

 


Ahora se extenderá a Rosario e incluirá a otras ciudades donde el Gobierno evalúa ampliar la presencia de gendarmes para reforzar, o suplantar, el rol de las policías provinciales. También será acompañado por los policías federales que sean destinados a tareas de investigación y que contarán con un suplemento específico para incentivarlos en esa función. 

 

 

Ante las consultas de este medio, en la cartera de Seguridad explicaron que el mapa de ampliación del Programa Barrios Seguros está en desarrollo, pero el despliegue en las nuevas localidades elegidas se concretará entre agosto y el verano próximo. Coincide con el lapso de aplicación de los nuevos aumentos que regirán “a partir del 1 de julio, del 1 de agosto, del 1 de enero y del 1 de febrero de 2020” para el personal de la Gendarmería Nacional, la Prefectura Naval, la Policía Federal y la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA).  

 

Gendarmería, la preferida de Bullrich. 

 

En el caso específico de la Gendarmería, la resolución asegura que el programa Barrios Seguros “comprende el despliegue en el territorio abordado con la finalidad de erradicar el crimen organizado y sostener las nuevas condiciones de orden a través de la presencia del Cuerpo de Permanencia y el trabajo articulado con otras fuerzas de seguridad provinciales y locales”. Para esta nueva etapa, del segundo semestre de este año electoral, Bullrich “ha considerado oportuna la creación del suplemento por Función de Prevención Barrial en el ámbito de Gendarmería”.

 

 

En la Casa Rosada, a pesar del habitual hermetismo de la cartera de Seguridad para responder a la prensa, confirmaron que el alcance de la medida llegará a unos mil efectivos. De acuerdo a los nuevos lugares que se sumen, el total de efectivos podría triplicarse o cuadruplicarse en los próximos meses, a partir de una oferta salarial reforzada que es acompañada por planes de formación específica para la intervención barrial.

Los funcionarios consultados aseguraron a este medio que los suplementos son una parte de la resolución, pero la otra tiene que ver con los aumentos para los haberes básicos, con el fin de concluir con “20 años de aumentos encubiertos con suplementos no remuerativos de carácter general”. Esta vez la medida es distinta, porque cuenta con un suplemento remunerativo con un fin específico afectado al Programa Barrios Seguros, cuyo nuevo despliegue parece más orientado a contener situaciones de inseguridad en poblaciones vulnerables afectadas por la crisis económica que por el interés del Ejecutivo para perseguir delitos complejos.

 

Según estimaciones, hay casi un millón de efectivos entre policías provinciales, de seguridad y las tres fuerzas armadas.

 

LOS AUMENTOS. “Es una federalización del Cinturón Sur que ya funciona en el sur porteño, como en la villa 1-11-14, del bajo Flores, pero en tiempos de campaña”, resumió una fuente consultada sobre los aumentos que tienen dos componentes: los nuevos suplementos y una equiparación salarial de los efectivos de las cuatro fuerzas de seguridad federales a los haberes de los empleados de la administración pública nacional, que implica una suba promedio del 20% al 23%. De este modo, los agentes que comiencen sus tareas con los grados más bajos, tendrán un salario bruto promedio de 45.000 pesos, que sumará los suplementos vigentes y los dos nuevos creados para gendarmes y federales.

 

 

A esos montos se sumarán los suplementos “por funciones de prevención barrial” a partir del 1 de julio. De acuerdo a la planilla publicada junto a la resolución, la oficialidad de Gendarmería percibirá cifras que van desde los 40.454 pesos para un comandante, hasta los 25.540 para un subalférez. Los grados inferiores tendrán suplementos que van desde los 37.032 pesos para un suboficial mayor, de 26.982 pesos para un sargento y de 20.493 pesos para un gendarme raso.

AUMENTO ENCUBIERTO. El plato fuerte de la medida, que algunos funcionarios consideraron como otro “aumento encubierto”, está destinado a los gendarmes. Pero no es el único: Seguridad también creó otro suplemento “por función de investigaciones” para los efectivos de la Policía Federal, luego de la transferencia de una parte de esa fuerza a la órbita de la Policía de la Ciudad. El anexo IV de la resolución, define que el nuevo suplemento, considerado un “incentivo”, será de 28.261 pesos para un efectivo de esa fuerza con grado de comisario, de 30.900 pesos para un suboficial mayor, de 24.305 pesos para un sargento primero y de 15.979 pesos para un agente.

 

 

Este nuevo suplemento es de “carácter remunerativo y no bonificable, que será percibido por el personal policial al que se le asignen funciones de investigaciones”. Ese universo será definido a discreción por la cartera de Seguridad, aunque la resolución define “como tal, a aquellas funciones que se vinculen directamente con la investigación criminal, cibercriminal, electrónica o científica”.

“La idea es jerarquizar a los federales que dejan tareas de vigilancia de calle y se vuelcan a las investigaciones”, completó un alto funcionario que confirmó a este medio la batería de nuevos suplementos, que se suman a los aumentos a los que ya regían. Serán del 23% para “la función policial operativa”, del 58% para la “alta dedicación operativa”, que incluye a los miembros del Grupo Especial de Operaciones Federales, y del 23% para los que fueron trasladados a las delegaciones de la Federal en el interior del país.