X
Tras padecer meses explicando a CFK, Fernández logró colar la crisis en la agenda, el flanco débil de Cambiemos. ¿Le alcanza? Lousteau se nacionaliza como vocero de Macri y Vidal suelta a Lacunza.
Por 02/08/2019 12:39

A diez días de las PASO, con desorden, caos, cruces de declaraciones y aclaraciones, la oposición logró el objetivo que había perseguido toda la campaña: que la crisis económica se instalara como eje central de la discusión política. Es la conclusión que sacan los encuestadores y analistas, que consideran que por primera vez en mucho tiempo el Gobierno se enfrenta, justo en el sprint final, al terreno más resbaladizo y en el que menos cómodo se siente.

 

Dólar Lagarde. La calma cambiaria suavizó la sensación de colapso. 

 

El escenario obligó a ambos espacios a sacar a la cancha a voceros que, sobre todo en oficialismo, eran inesperados. Hace unas horas, el Ministerio de Hacienda bonaerense emitió un comunicado con declaraciones radiales del titular dela cartera, Hernán Lacunza, que salió a cruzar a Alberto Fernández por el asunto de la emisión monetaria. Como nunca antes, los títulos de los envíos del gobierno de María Eugenia Vidal hacen foco en la disputa nacional, además de en la elección que enfrenta a la dirigente con mejor imagen del país al ex ministro Axel Kicillof.

Mauricio Macri, por su parte, le pidió a Martín Lousteau, candidato a legislador nacional por la Ciudad, que sea el que repela los embates del Frente de Todos. El ministro de Hacienda nacional, Nicolás Dujovne, está haciendo malabares para evitar trenzarse en disputas que excedan al mundo virtual, el de las redes. Y Juntos por el Cambio adolesce de voceros confiables, incluso ante un Fernández que parece haberse empeñado en el error no forzado de comunicar cosas técnicas que luego deben ser revisitadas por sus laderos económicos, entre ellos, el ex secretario de Finanzas Guillermo Nielsen y el tándem de economistas del Grupo Callao, Matías Kulfas y Cecilia Todesca. Por si faltaban aclaradores técnicos, se sumaron oficialmente el ex BCRA Arnaldo Bocco, Eduardo Hecker y Miguel Pesce, ex directivo del Central de Néstor Kirchner. Todos corrieron detrás del episodio Leliqs, el último hito (después de las marcas Pindonga y Cuchuflito) de la instalación de la economía en la campaña.

El problema, según contaron a Letra P fuentes de las dos fuerzas en las esquinas de la grieta, es que el piso está tan resbaladizo que “nadie se quiere pelear con nadie cara a cara”. De hecho, se planearon dos debates entre la PASO y la primera vuelta y casi nadie quiere jugarse demasiado. ¿Alguno de los candidatos puede sacarle rédito real, de suma de más votos que los fieles, al tema de la recesión?

 

De "pindonga" a las Leliq, la instalación K de la economía en campaña.

 

La última encuesta de la consultora Synopsis sobre el impacto de la crisis en el voto refleja que el desempleo es, por cuarto mes consecutivo, el tema que más preocupa a los electores. Lo sigue la inflación. La medición es del 16 de julio, previa a la instalación del tema en la agenda electoral. “Alberto Fernández pudo colar lo económico después de mucho tiempo explicando a Cristina Fernández. Está llevando las definiciones al límite, pero el objetivo está logrado”, dijo a Letra P Lucas Romero, directivo de esa firma.

Para el especialista, a esta altura del partido, el 80% de los votos ya está definido y la crema del negocio es el 15/20% que está bollando. No hay evidencia de cuánto de ese voto sin definición está impactado por la economía, pero la única certeza es que el escenario de crisis incomodó más al oficialismo que a la oposición. “El Gobierno no tiene voceros económicos. Fuera de Lousteau, no hay nadie que puede sostener un debate económico”, detalló Romero.

Lousteau, tal como adelantó el diario Clarín, fue elegido por Macri para disputar en temas económicos con el peronismo y Roberto Lavagna, también centrado en pelear en esa faz. Desde la oposición, inclusive, ya lo analizan al detalle para entrarle con críticas a sus cuestionamientos al modelo M. El primero y poco efectivo de los Fernández fue tirarle con la 125 que Lousteau ideó.

 

Voto Espert. ¿Dónde va después de las PASO?

 

El asunto parece estar centrado en cómo seguirá la actividad, incluso después de las PASO.

Federico Furiase, del estudio Eco Go, aseguró que “la economía viene mal y seguirá mal”.

En este contexto, Shila Vilker, de la consultora Tres Punto Zero, dijo que el problema de la contienda económica para el Gobierno va más allá de los voceros. “La gestión económica del Gobierno es desastrosa. Es muy delicado el contexto, además de que en breve la deuda tomada va a empezar a vencer. No tienen grandes aciertos para mostrar en el Gobierno. Hasta ahora venía transitando las zonas más favorables, como obra pública, valores, compromiso, modos relacionales”, explicó. Y agregó que “hasta ahora los Fernández corrieron detrás de las explicaciones que se les exigieron. Alberto actuó de defensor de todos. En 30 días se acortó la brecha, el Gobierno no paró de crecer y Fernández siguió estable. Macri venía de muy atrás. Hasta ahora fue todo ganancia para Cambiemos y neutro para los Fernández. Pero si logran volcar la discusión hacia ese lado…”.

Vilker concluyó con un dato importante: más allá del nivel de indecisos, la cacería de votos sobre Lavagna no tiene mucho más margen para Macri. “El voto más macrista que tenía Lavagna ya se le fue”, dijo. Le queda al oficialismo, entonces, pescar en las aguas de José Luis Espert. La radicalización de su discurso es cada vez mayor contra Macri y contra los K y en sus filas ya se habla de votar en blanco en una hipotética segunda vuelta.

 

 

Así, Macri queda abrazado, para los especialistas, al dólar Christine Lagarde. La mano del FMI digitó la paz cambiaria que le da chances al oficialismo aún en una recesión importante.

“El dólar hacía catastrófica y visible a la crisis”, detalló Federico Aurelio, de la firma Aresco. "Ha crecido mucho la sensación de mejora con el veranito cambiario. Del 31 al 41% en esos dos meses. Pero el Gobierno sigue con la idea de no hablar de la economía”, sumó Aurelio.

 

Los consultores creen que el voto de Macri que estaba en Lavagna ya se fue con Cambiemos. 

 

¿Impacta el dólar en el voto como dice el Gobierno? Es extraño, como una percepción de mejora sin mejora. Los consultores coinciden en que el billete verde hace el siguiente circuito: se mueve, genera incertidumbre en los mercados, ello es leído como negativo en cuanto a la situación económica. Ergo, la gente percibe que la situación sigue empeorando. El dólar, para todos los especialistas, o el descontrol del tipo de cambio, es señal de que los gobiernos pierden la batuta. Por eso, la campaña económica está partida en dos: la economía real versus la sensación de calma que acercó el FMI.

De allí que Aurelio aclara que, “una vez más, Cambiemos ha logrado que la participación de las cuestiones económicas sea muy inferior al porcentaje de argentinos que dicen que los afecta. Está ausente de la campaña de Cambiemos el tema económico, solo obras y lo emocional”.

El consultor afirmó que Fernández no tiene suficiente tiempo de instalación y capacidad de fuego mediático. Para Raúl Aragón, en tanto, “el Gobierno no va a poder evitar que se discuta de economía”, pero alerta: “Cuidado, que después de las PASO hay vida y sigue gobernando Cambiemos. Si bien el voto se compone de muchos factores, la crisis y la calma cambiaria siguen compitiendo con los precios altos, las tarifas y el desempleo”.

El asunto, el problema que definirá todo, admiten los consultados, es lo que pase en la provincia de Buenos Aires. Allí sí pesará el voto económico. Resta saber si con la fuerza suficiente para equiparar otras consideraciones que la sociedad parece haber adoptado como bienes de peso antes de emitir el voto.