X
La gobernadora sufragó en Castelar y pidió que “vayan todos” a las urnas. Un hombre le ofreció un regalo y lo rechazó. La agenda de la mandataria bonaerense en el súper domingo electoral.
Por 11/08/2019 10:52

La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, llegó sola, a las 10.15, al colegio parroquial Don Bosco de Castelar, en el municipio de Morón, para votar. Lo hizo a bordo de una camioneta Toyota Land Cruiser Prado que la trasladó desde la Base Militar de Morón hacia esa escuela, ubicada a escasas cuadras del Acceso Oeste. A diferencia del presidente Mauricio Macri, no llevó facturas para las autoridades de mesa, pero despertó un aluvión de selfies de los encargados de controlar el voto y de otros bonaerenses que se acercaron a sufragar.

Al igual que el Presidente, Vidal pidió que todos los argentinos “vayan a votar” y destacó la importancia de las PASO porque “define el futuro”. Al menos 40 minutos antes de su arribo, el equipo que la sigue a sol y a sombra revisó de arriba a abajo el establecimiento, mientras dos móviles policiales y una unidad de Seguridad Ciudadana municipal custodiaban la esquina de Tucumán y Padre Arrieta, a cincuenta metros de la escuela. Por esas horas, la gobernadora desayunaba mate con facturas junto a su vicegobernador, el radical Daniel Salvador, y sus candidatos a diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires.

 

 

Vidal llegó al horario prometido, saludó a los bonaerenses que se acercaron a votar y les pidieron fotos y luego se dirigió hacia su mesa. La N°658 estaba desierta, por lo que la mandataria no tuvo ni siquiera que hacer fila. Tras votar, saludó uno por uno a las autoridades de mesa y tres de los cinco presentes le pidieron tomarse una selfie. La mandataria accedió y luego, a la salida, un hombre de edad avanzada la agarró de la mano, se emocionó y le quiso regalar una bufanda. Según el hombre, llamado Pedro, esa ropa de abrigo se la había regalado el dirigente radical Ricardo Balbín. Vidal agradeció el regalo, pero le devolvió: “Qué bueno que viniste a votar. Pero quedátela, es tuya. Hace frío”. Segundos después, el equipo de comunicación de la gobernadora tomó los datos del señor: “María Eugenia te quiere llamar”, le dijeron al hombre.

AGENDA. Después de emitir su voto en la Mesa N°658, ubicada en la planta baja del colegio Don Bosco de Castelar, la mandataria bonaerense acompañó a su hija María José a votar, que sufragó por primera vez y también en la localidad de la zona oeste del conurbano bonaerense.

 

 

Más tarde, Vidal tiene pensado almorzar en la casa de sus padres. Para respetar la cábala, la gobernadora degustará unas pastas y luego volverá a la Base Militar para descansar a la espera de los resultados. Estará pendiente de su celular y seguirá el minuto a minuto a través de la voz de su jefe de Gabinete, Federico Salvai.

El equipo de Salvai y el ejército de fiscales bonaerenses tienen previsto anunciarle a la gobernadora una “tendencia” del resultado final pasadas las 21. Esa información saldrá de las más de tres mil mesas testigos que el Gobierno pondrá en funcionamiento este domingo en territorio bonaerense. Según pudo saber Letra P, Vidal llegará al búnker PRO de Costa Salguero luego de las 21. A pesar de que los comicios cierran a las 18, el Gobierno admite que la carga de resultados arrojará una tendencia recién cerca de las 22.