X

"No hay solo dos opciones, pueden ir a votar sin taparse la nariz"

El presidenciable del FIT reconoce que “los problemas se han agudizado” con Macri. Cuestiona a Fernández por el pago de la deuda y acusa a Espert de demagogo. Qué le dirá al Presidente en el debate.
Por 28/07/2019 11:04

Mientras desde algunas esquinas del cuadrilátero electoral emanan acusaciones cruzadas de campaña sucia en las redes, por esos mares se hicieron virales una serie de canciones que hacen rimas con el apellido del candidato presidencial del Frente de Izquierda y de los Trabajadores-Unidad. En un alto de su recorrida por La Plata para visitar la redacción de Letra P, Nicolás Del Caño lo toma con gracia y hasta alude a algunos de aquellos “memes”. Sí parecen molestarle al diputado nacional algunas encuestas que -afirma- responden a los intereses del oficialismo y del Frente de Todos para mostrar un escenario cada vez más polarizado que transforme a octubre en un virtual ballotage.

Romper ese imaginario es la apuesta del FIT de cara a las PASO. Por eso, el dirigente del PTS llama a “no caer en esta trampa de que hay solo dos opciones” y deja en claro los lineamientos de su espacio frente a la deuda. Además, apunta a la “demagogia” de José Luis Espert (Frente Despertar), afirma que en el espacio de Manuela Castañeira “no ven” los esfuerzos de unidad de la izquierda y dice tener en mente lo primero que le va a decir a Mauricio Macri cuando lo tenga enfrente en el debate presidencial.

Aunque no deja de enumerar cuestionamientos al pasado kirchnerista y las propuestas del Frente de Todos, Del Caño no duda en observar: “Los problemas estructurales que tenía el país se han agudizado en lo que hace a la vida de millones de laburantes, problemas estructurales como los bajos salarios, que ahora han perdido 20% promedio; las jubilaciones, que antes también eran bajas (pero que) ahora han perdido mucho poder adquisitivo; el problema del empleo, la precarización laboral… sabemos que no es algo nuevo, pero también se ha profundizado con el gobierno de Macri”.

En ese sentido, asegura que “muchas patronales intentan avanzar en medidas de flexibilización laboral, aplicando una reforma laboral de hecho” y que lo mismo sucede con las tarifas: “Antes, las empresas mantenían sus ganancias con los subsidios que les brindaba el kirchnerismo sin invertir ni un peso y, ahora, con los tarifazos, mientras sigue siendo un problema estructural el tema de la energía en manos de las privatizadas”. 

 

BIO. Cordobés. En 2006 se trasladó a Mendoza, donde comenzó a construir el armado del Partido Socialista de los Trabajadores (PTS) en esa provincia. En 2011, fue candidato a gobernador mendocino, obteniendo el 1,6%. El salto fue en 2013, cuando fue electo diputado nacional con el 14% de los votos. En 2015, fue candidato a presidente en fórmula con Myriam Bregman y cosechó el 3,2%. Al mudarse a Buenos Aires, en 2017 fue electo nuevamente diputado nacional con el 5,54% de los sufragios. Es actualmente precandidato a presidente del Frente de Izquierda y de los Trabajadores-Unidad, en fórmula con la dirigente del Partido Obrero Romina del Plá. Tiene 39 años.  


 


Nicolás Del Caño en la redacción de Letra P (Fotos: AG La Plata).



-¿Cómo piensa la izquierda romper la polarización que trata de instalarse?

-En primer lugar, convocando a la población, a la juventud, a la clase trabajadora, a las mujeres que han impuesto un gran movimiento de lucha en la Argentina, a que en esta elección primero tengan en cuenta que estamos en unas PASO. Desde el Gobierno se hace mucha operación, con (Jaime) Durán Barba queriendo mostrar como si prácticamente estuviésemos en una segunda vuelta. También desde el Frente de Todos, para disminuir la voz de una fuerza como la nuestra, de laburantes. Nuestra convocatoria es a que no caigan en esta trampa de que hay solo dos opciones, a que pueden ir a votar sin taparse la nariz. Muchos votan a una de estas fuerzas porque está en contra de la otra, no porque tengan una expectativa de que se vaya a resolver el problema del país.

-¿Las PASO son un termómetro clave?

-Una buena elección de la izquierda en estas PASO sería un mensaje muy claro a los poderosos y a sus partidos de que no nos resignamos a que esta crisis la pague la gran mayoría del pueblo, a que esta deuda que no generamos sea pagada con el hambre de nuestras niñas y nuestros niños, que ya en Argentina uno de cada dos son pobres. Van a pensar dos veces cuando digan que van a aplicar la reforma laboral. Hay una oposición dura, muy fuerte, un rechazo de la población y en eso el voto al Frente de Izquierda es lo más claro.

-¿Cómo define a Espert? Un precandidato que se presenta como “anti-sistema” y busca capta el voto joven.

-Es al revés. Es el candidato que más defiende el sistema, que sostiene que prácticamente hay que volver a las AFJP. Hoy los jubilados están en una condición muy mala, esto sería brutal. (Propone) arancelar todas las universidades, reforma laboral. Igualmente, no sé cuánto podría durar un programa de esas características. Cuando escucho a Espert me acuerdo de (RicardoLópez Murphy, quien planteó el recorte a las universidades en 2001 y creo que duró dos días en el Ministerio de Economía; después de anunciar eso tuvo que renunciar. Creo que (Espert) subestima la capacidad de resistencia del pueblo trabajador y me parece una demagogia que diga que es un candidato antisistema.

-¿Cómo imagina la calle en una hipotética segunda presidencia de Macri?

-Imagino retomar la imagen de diciembre de 2017, cuando se votó la reforma previsional, que terminó siendo muy ajustada porque los gobernadores le dieron a Macri los votos que necesitaba. Terminamos con causas penales por defender a los jubilados mientras a otros, que ahora dicen rechazar el salvaje ajuste, no les pareció salvaje meterles la mano en el bolsillo a los jubilados. Imagino que se puede retomar aquella dinámica, que es el único lenguaje que entienden estos tipos de gobiernos y los sectores del gran empresariado, los grandes banqueros. El único lenguaje que entienden es cuando el pueblo trabajador muestra su fuerza en las calles. En Puerto Rico renunció el gobernador porque la movilización fue inflexible, en el sentido de no parar sino profundizarla hasta lograr que renunciara. Hay que tomar conciencia que es el único camino.
 


-¿Cómo viene organizándose la izquierda luego de sumar al MST? ¿Se puede pensar en una unidad completa de la izquierda?

-Hemos logrado una unidad inédita en la izquierda anti capitalista de la Argentina. Primero porque, ya desde 2011, con el FIT unimos a las principales fuerzas de la izquierda (PTS, PO, Izquierda Socialista). Esta unidad nos permite presentarnos en 23 distritos del país, prácticamente todos.

-¿Puede darse la inclusión del espacio que encabeza Manuela Castañeira?

-Los compañeros y compañeros del MAS se autoexcluyeron de esta unidad. Es extraño. Tantas fuerzas que nos estamos unificando, con un gran esfuerzo… algunos todavía no la ven. Respetamos su decisión pero no la compartimos. Seguiremos haciendo todo lo posible para que se sumen. Pero partimos de una conquista: haber ampliado esta unidad nos fortalece de cara a la elección y a lo que se va a venir. La elección es un momento importante, donde buscamos que se fortalezca la única fuerza política que plantea un programa que dice que hay que revertir las prioridades, que no pueden ser pagarles a los especuladores, al FMI, sino que (la prioridad) tiene que ser resolver todas estas cuestiones que hablábamos antes que hacen a la vida cotidiana y a las necesidades más acuciantes, por ejemplo, el tema del salario.

 

-¿Cómo imagina la calle en una hipotética segunda presidencia de Macri?

-Imagino retomar la imagen de diciembre de 2017, cuando se votó la reforma previsional (...) Es el único lenguaje que entienden estos tipos de gobiernos y los sectores del gran empresariado, los grandes banqueros. El único lenguaje que entienden es cuando el pueblo trabajador muestra su fuerza en las calles.


-Ustedes plantean no pagarle al FMI. ¿Qué escenario abriría esta opción?

-Pagarle al FMI en este marco de situación significa caos y catástrofe para la mayoría popular. Ya lo vimos en Argentina y en todos los países del mundo. Ahora, un default como el que ellos hicieron en 2001 o como el que quieren, también sería una catástrofe para el pueblo. El rechazo a pagar una deuda totalmente ilegítima no es una medida aislada, es parte de un conjunto de medidas que ataca los intereses de los que sí ganaron durante el gobierno de Macri y que han ganado con todos los gobiernos. Es tocar los intereses de los grandes bancos que han tenido enormes ganancias, el capital financiero, las privatizadas y energéticas, muchos de los amigos de Macri, los (MarceloMindlin, (NicolásCaputo, (Joe) Lewis, los grandes terratenientes que se apropian de toda la ganancia del agro.

-¿Qué medidas plantean?

-Todos esos recursos tienen que estar puestos en función de las necesidades de las mayorías. Evitar la fuga de capitales y el pago de la deuda permitiría salvar a la mayoría nacional, evitaría el escenario de catástrofe. Macri dice que este es el único camino, plantea como un gran triunfo este acuerdo de libre comercio con la Unión Europea, que, además, todavía falta que lo aprueben los parlamentos. Y dicen que hay que seguir abiertos al mundo en el sentido de seguir destruyendo la industria de la Argentina, beneficiando a los grandes monopolios, pagando al FMI, aplicando reforma laboral. Y del otro lado te dice Alberto Fernández que esta deuda hay que pagarla porque la tomó un gobierno que fue electo por el voto. Nosotros planteamos el rechazo, el no pago, pero ellos ni siquiera sostienen la posibilidad de una auditoría. ¿Por qué no investigamos quiénes se beneficiaron con este endeudamiento?




-Teniendo en cuenta el antecedente de 2015, ¿sirve el debate presidencial?

-Sirve. Muchos dicen que no hace a la definición del voto en la mayoría de los casos, aunque hay casos en que sí. Exponer y contraponer ideas es algo que sirve.

-¿Qué es lo primero que le va a decir a Macri en el debate?

-Lo primero que se le podría decir es que si él dijo que a un presidente debía medírselo por su capacidad o incapacidad de bajar la inflación, (entonces) directamente tendría que haber renunciado. ¿Para qué se postula? Quedó preso de sus propias palabras. Tenemos la inflación récord de los últimos 28 años.

-¿Piensan en un posicionamiento de la izquierda ante un eventual ballotage?

-Nosotros estamos en el combate a la polarización, al contrario de lo que nos quieren hacer discutir y creer. Si de un lado se dice que se va a cumplir con todo y del otro lado se dice que se va a cumplir pero que habría que charlar… Te doy un ejemplo reciente: a Axel Kicillof lo consultaron por la devaluación de 25% de 2014 y él contestó que no devaluó, sino que estuvo intentando evitar esta situación charlando con los operadores del mercado, pero que les impusieron la devaluación. Esto quiere decir que si no vas contra ese poder, si no tomamos las riendas la clase trabajadora, la mayoría que produce la riqueza del país, quienes no tenemos ese interés de rapiña que tienen los grandes grupos económicos, ellos te imponen su salida, es innegable que tienen poder.

-¿Y cómo se impone otra salida?

-La única forma es imponerla con la lucha y la organización de la gran mayoría del pueblo. Somos 30 millones la clase trabajadora y las familias que laburan en Argentina, la abrumadora mayoría del país. No puede ser que tengamos que padecer estas cuestiones por el beneficio que se llevan unos pocos.