ENTREVISTA | DANIEL CATALANO

"Para Godoy es mucho más importante derrotarnos a nosotros que a Macri"

El principal contrincante de "Cachorro" Godoy postula la necesidad de "refundar" ATE y reincorporarse a la CGT. La agenda gremial y los alineamientos políticos como fuente de la disputa.

El secretario general de ATE Capital, Daniel "Tano" Catalano, quiere pegar el salto el próximo 7 de agosto en las elecciones internas nacionales del gremio de estatales y desbancar al actual titular Hugo "Cachorro" Godoy. Con el apoyo de la CTA de Hugo Yasky, donde es uno de los secretarios adjuntos, el dirigente porteño asegura que cuentan con la estructura militante para fiscalizar en todo el país y, sobre todo, en la provincia de Buenos Aires, una de los distritos donde pisa fuerte la oficialista Lista Verde.

 

Con una campaña basada en la necesidad de "refundar" ATE, Catalano reivindica la "honestidad política" de su sector, que nunca ocultó su cercanía al kirchnerismo, y carga contra Godoy cuando afirma que pese a su acercamiento al Frente de Todos, "no puede ocultar que tiene candidatos en Chaco, en Jujuy y en Corrientes en las listas de Cambiemos, que tienen connivencia directa en varios lugares del país con los gobernadores oficialistas".

 

Una de las definiciones que levanta Catalano, y que provoca un particular enojo en sus rivales internos, es la intención de "volver a la CGT". En ese punto, expresa que la discusión se trata de definir "si vamos a ser parte de un movimiento colectivo que defienda al trabajador y a la trabajadora o si vamos a quedar como una expresión aislada, sectaria". Una postura que, asegura, representa el sector al que enfrenta en uno de los dos gremios más numerosos de la administración pública. 

 

"Se muestran como el sindicalismo combativo, revolucionario, pero después no hacen absolutamente nada que genere las condiciones para que cambie la situación de vida de sus afiliados", cuestiona Catalano. Y asegura que, si gana las elecciones, impulsará un proyecto de ley que unifique la discusión salarial de la administración pública en todos niveles: municipal, provincial y nacional.

 

BIO. Trabajador del Estado desde hace más de dos décadas. Inició su carrera gremial en 1993 como delegado de base en la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia del Gobierno de la Ciudad, un cargo que recién dejó en 2015, cuando asumió como secretario general de ATE Capital. A los 45 años, es uno de los referentes sindicales jóvenes de la CTA de los Trabajadores, que conduce Hugo Yasky, donde se desempeña como secretario general adjunto. Desde ATE Capital quiere dar el batacazo y desplazar a Hugo "Cachorro" Godoy del Consejo Directivo nacional del sindicato.

 

Fotos: Guido Piotrkowski (AGLP)

 

 

-¿Con qué expectativas llegan a la elección interna de ATE del 7 de agosto?

 

-Llegamos recorriendo todo el país y con un nivel de articulación federal enorme. Los compañeros y compañeras quieren que ya sea el 7 de agosto, queremos votar. Así que con muchas ganas y esas ganas están en toda la militancia de la Verde y Blanca. 

 

-A simple vista, los sectores que se enfrentan en ATE no parecen muy distintos. ¿Cuáles son las diferencias entre la Verde de Godoy y la Verde y Blanca que encabeza usted?

 

-Nosotros lo que tenemos es honestidad política, siempre fuimos claros sobre el lugar donde cada uno de nosotros está parado políticamente y qué marco ideológico abraza. Esto nos lleva a cómo y dónde nos paramos respecto del Gobierno.

 

-Bueno, ambos sectores participan del armado del sindicalismo opositor.

 

-Sí, pero ahí entran las diferencias de acuerdos con el gobierno actual. Hoy, Hugo “Cachorro” Godoy no puede ocultar que tiene candidatos en Chaco, en Jujuy y en Corrientes en las listas de Cambiemos, que tienen connivencia directa en varios lugares del país con los gobernadores oficialistas. No podemos ocultar que (Rodolfo) Aguiar, que es su candidato a secretario general adjunto, convive directamente con el gobernador de Río Negro y que los laburantes no están de acuerdo con las paritarias que firma. Lo otro es que tiene un discurso que se contradice con la forma de accionar, se muestran como el sindicalismo combativo revolucionario pero después no hacen absolutamente nada que genere las condiciones para que cambie la situación de vida de los compañeros y las compañeras.

 

-Lo que menciona son diferencias políticas. ¿Y en términos gremiales?

 

-En el plano gremial vemos que van muy rápido a firmar y rechazar las paritarias, pero después no tienen una propuesta para romper ese marco paritario que rechazan. Tenés 310 mil afiliados y no firmás una paritaria por encima de la inflación. Eso habla de la debilidad política que tienen, a pesar de su relación con los distintos gobiernos. También está la utilización de los recursos de nuestro sindicato. Hoy tenemos un sindicato rico con trabajadores pobres, eso se traduce en que no tenés formación, no tenés educación, no tenés cultura, no tenés acción social y no tenés turismo. Cachorro Godoy debería explicar hacia dónde van los 2.000 millones de pesos que maneja. Destinan millones de pesos a la Constituyente Social, que es una expresión política que dejó de existir hace un montón de tiempo y sin embargo ATE sigue financiando.

 

"Tenés 310 mil afiliados y no firmás una paritaria por encima de la inflación. Eso habla de la debilidad política que tienen, a pesar de su relación con los distintos gobiernos."

-Uno de los cuestionamientos más fuertes que hace la Lista Verde es que ustedes, y la cúpula de la CTA de los Trabajadores, quienes volver a la CGT. ¿Es así?

 

-Nosotros queremos la unidad, queremos volver a la CGT, algo que ellos la verdad que no ven. Cada vez que proponemos una profundización en la articulación, ellos vuelven a fracturar. Creo que ATE no es el sindicato combativo que ellos dicen que es. Las provincias combativas, con masividad, son donde crece la Verde y Blanca. Nosotros creemos que Cachorro cumplió un ciclo y que los estatales necesitan una nueva posibilidad de armado sindical, que no tiene que ver con reinventarse como ellos quieren, sino con refundar nuestro sindicato en base a nuevos preceptos.

 

-¿Cuáles serían esos preceptos?

 

-Para ser gráfico: ATE representa trabajadores municipales, provinciales y nacionales. La única paritaria con la que se sienta y que está en tensión siempre es la nacional, donde no tenemos una puja con UPCN. Pero después ATE no se preocupó en estos 30 años en armar un proyecto de ley que impulse una paritaria nacional de municipales o provinciales. Hoy tenés un mismo empleados municipales haciendo la misma tarea en diferentes puntos del país y uno cobra 4.000 pesos y otro cobra 20.000. Hay que pensar a nivel federal al trabajador público, para que tenga una misma condición de trabajo. A pesar de que la Verde tuvo diputados en el Congreso, no generaron ninguna propuesta. Así como está la paritaria nacional docente, más allá de que hoy está vetada por el macrismo, queremos que haya una paritaria municipal y una paritaria provincial para que haya un piso donde poder empezar a discutir. Hay cuestiones que son simples para hacer, lo único que requieren es voluntad política de sentarse a pensar el sindicato. Para ellos es mucho más importante derrotarnos a nosotros que derrotar a Macri.

 

 

 

-Sin embargo, buena parte de la CTA Autónoma se sumó al Frente de Todos, que hegemoniza el kirchnerismo, y llevan candidatos. ¿Cuáles son las diferencias en el mundo gremial que no se expresan en el plano político?

 

-A ellos los une el espanto, a nosotros nos une una idea de país distinto. Apelaron al oportunismo y trataron de jugar para acomodar jugadores. Ven que pierden en todos los ámbitos donde están participando. No creo que pongan un gramo de expectativa seria en ser parte de un frente opositor a algo. Sino, hubieran salido con nosotros a la Marcha Federal, hubieran participado de la articulación con el 21F y de la Corriente Federal Sindical, hubieran salido cuando salimos a pelear contra los fondos buitre… Me parece que hubo un montón de situaciones de articulación donde se podría haber demostrado y materializado que vos querías ser parte de una oposición al neoliberalismo y no estuvieron. Ahora que hay un marco electoral trataron de encontrar un lugar para acomodar dirigentes, pero les sale tan mal que los acomodan en la lista de Cambiemos. Por más que Víctor de Gennaro ponga su fotito con la de Alberto Fernández y la de Cristina (Fernández de Kirchner), después tiene que explicar cómo Unidad Popular en las provincias puede jugar abiertamente con Cambiemos.

 

 

En ATE se elige entre un movimiento colectivo o la expresión sectaria de Godoy.

 

 

-La semana pasada, en la entrevista que hicimos con Godoy, planteó que en la interna de ATE se define el modelo sindical de la CTA. ¿Está de acuerdo?

 

-Absolutamente. Lo que estamos discutiendo es si vamos a ser parte de un movimiento colectivo que defienda al trabajador y a la trabajadora en su totalidad o vamos a quedar como una expresión aislada, sectaria, que es lo que pretende Cachorro. Quieren cada vez menos articulación, un sindicato cada vez más cerrado, sin disidencia y nosotros queremos una apertura. Con Hugo Yasky lo venimos planteando. Ni siquiera hace falta dejar de ser la CTA, hay que volver a la CGT para poder plantear en un ámbito el rol institucional que se necesita. Para nosotros sí, hay dos modelos sindicales: el que mencionaba y el modelo cerrado, aislado, que no te genera nada, pero que les sirve para sostenerse en un lugar de poder, que defienden ellos.

 

 

 

-¿Qué cambió para pensar que tienen que volver a la CGT?

 

-Frente al proceso latinoamericano de descomposición de los sindicatos y las centrales obreras, nos llevó a que empecemos a mirar la unidad de la central como una de las posibilidades que hay de sobrevida del movimiento obrero. Los gobiernos de derecha, y las reformas laborales que impulsan, te obligan a pensar la institución con una impronta distinta a la que se pensaba. Hoy, para sobrevivir, hay que generar un marco de unidad.

 

-¿Y esa unidad tiene que ser en el marco de la CGT?

 

-Acá el tema no es si te atraen o no los dirigentes de la CGT, no importa sus nombres, lo que hay que garantizar es que haya un único polo de poder sindical para frenar la reforma previsional, la reforma laboral y cuando haya algún otro tipo de modificación que pueda dañar al movimiento obrero. En eso nosotros tuvimos un reflejo rápido y empezamos a discutir con mucha frialdad cómo hacemos para volver. Está claro que en la CGT también hay una crisis, hay actores centrales que se van, pero pensamos que hay que seguir insistiendo. No hacerlo sería una torpeza.

 

-Desde la primer ruptura de la CTA, en cada disputa sobrevuela el fantasma de la judicialización. ¿Cree que se va a repetir esto?

 

-Nos vienen ofreciendo ser parte de las impugnaciones en la Justicia, pero nosotros queremos votar. Queremos que los trabajadores y las trabajadoras públicas definan las elecciones de ATE. No obstante, los padrones de ATE Nacional son un desastre, porque su control está a cargo de una empresa que se llama Cadis, que está directamente vinculada con Rodolfo Córdoba, el presidente de la Junta Electoral designada por Godoy. Por eso pensamos que esta elección se gana con la fiscalización.

 

Marcos Ferrer encara una semana de negociaciones clave para definir a la futura conducción de la UCR.
El gobernador Maximiliano Pullaro y el intendente Pablo Javkin, en coordinación para pacificar Rosario.

También te puede interesar