X
El Presidente volvió a agitar el fantasma del pasado y aseguró que en octubre “lo que está en juego es la democracia”. Defendió su gestión y calificó de “prepotentes” a los sindicalistas opositores.
Redacción 15/07/2019 8:07

A menos de un mes de las PASO, el presidente Mauricio Macri aseguró que en los próximos meses “la economía va a arrancar fuerte” y señaló como el principal mérito de gestión haber “evitado que la bomba explotara del todo”.

Además, advirtió que una victoria de la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner barrería con la gestión de Cambiemos y pondría en juego el futuro del país. "Lo que hemos hecho estos tres años y medio es muy valioso. Perderlo nos condenaría a perder, tal vez, 25 años en nuestra historia. Una vuelta atrás generaría un rechazo universal del mundo", agregó.

 

 

"El mundo veía a Argentina como un país que iba hacia el final de Venezuela; sin energía, sin servicios y con crisis humanitaria bestial. Pero ahora ve a un país que giró en la dirección correcta más allá de que ha tenido que aguantar muchos chubascos”, reconoció.

En una entrevista a CNN, el jefe de Estado afirmó que en las próximas elecciones "lo que está en juego es la democracia" y realizó una nueva defensa de su gestión.

“Lo más importante que hicimos en estos 3 años y medio fue demoler barreras morales y de valores con los que ya no queremos convivir más: la mentira, el engaño, la corrupción, la ventajita corta, la viveza criolla", acotó.

Macri sostuvo que la ex presidenta Cristina Kirchner es "predemocrática" y se pronució a favor de "instituciones democráticas y sólidas, poderes independientes, libertad de prensa e información fidedigna".

Para Macri, si ganase las elecciones el precandidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, "podría conducir al país hacia el autoritarismo por indicación de Cristina" porque "ella ve a la política como una imposición y una negación".

Consultado acerca de qué pasaría si no es reelecto, aseguró: "No me preocupa mi persona, me preocupa el futuro de los argentinos".

"Si creemos, en cambio, que el futuro pasa por la arbitrariedad, la intolerancia y la prepotencia vamos a perder 25 años. Descarto que eso sea nuestro futuro", enfatizó.