30|1|2023

Paraná se suma a la lista negra de capitales que pierde Cambiemos

09 de junio de 2019

09 de junio de 2019

Junto a Córdoba y Santa Rosa, la ciudad entrerriana acarrea otra dura derrota para la coalición oficialista. En todos las derrotas los candidatos fueron de la UCR. La ciudad de Santa Fe, en la mira.

El frente Cambiemos se encamina a festejar el triunfo en las elecciones de Mendoza y Jujuy, de la mano de la Unión Cívica Radical (UCR), pero existe un lado B de los resultados de este domingo que genera dolores de cabeza para el Gobierno: la coalición oficialista perdió la ciudad de Paraná y acumula tres derrotas en grandes centro urbanos en lo que va de 2019.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La lista negra de derrotas de Cambiemos en capitales provinciales sumó este domingo a la ciudad entrerriana, donde el peronista Adán Bahl superó por 10 puntos al radical y actual intendente, Sergio Varisco. Con la totalidad de las mesas escrutadas, el PJ se impuso a Cambiemos por 45,51% a 35,18%.

 

La capital entrerriana está en manos del radical Varisco, que en 2018 fue procesado por, presuntamente, integrar una asociación ilícita con vínculos con el narcotráfico. A medida que la investigación avanzaba, el gobierno de Mauricio Macri activó una rápida quita de respaldo al jefe comunal. Además, como contó Letra P, durante el último Encuentro Nacional de Intendentes el equipo presidencial hizo lo imposible por aislar a Varisco y correrlo de la foto final del evento, en el que el Presidente fue la figura convocante.

 

 

La derrota en Paraná se suma a otros dos reveses electorales de Cambiemos: los candidatos radicales que compitieron por retener las intendencias de Córdoba y Santa Rosa (La Pampa) también perdieron frente al peronismo. En ambas provincias hubo un arrastre de la boleta de gobernador que lideraron Juan Schiaretti y Sergio Ziliotto, respectivamente.

 

 

 

En Santa Rosa ganó Luciano Di Nápoli, el jefe de La Cámpora local, que compitió bajo un acuerdo con el actual gobernador pampeano, el peronista Carlos Verna. En tanto, la capital cordobesa quedó en manos del peronista Martín Llaryora, delfín de Schiaretti y verdugo del radicalismo cordobés, que gobernaba la ciudad con la figura de Ramón Mestre.

 

A pesar de la cascada de derrotas en las capitales provinciales, Cambiemos pudo retener San Miguel de Tucumán de la mano del radical Germán Alfaro, que se benefició del corte de boleta: en la capital provincial, con el 69% de las mesas escrutadas, Vamos Tucumán sacó el 41,63% en la competencia por la intendencia pero la boleta por la gobernación que encabeza la senadora nacional Silvia Elías de Pérez consigue al menos 10 puntos porcentuales menos de esa marca (31,23%).

 

 

 

De todas formas, la Casa Rosada tiene otra lectura sobre los resultados provinciales: según el Gobierno, las elecciones en las provincias quedan aisladas de la discusión nacional y no impactarán en las elecciones presidenciales en las que Macri buscará la reelección. Como prueba de ese razonamiento, Cambiemos exhibe los números de los comicios comunales de Córdoba: en intendencias donde Schiaretti arrasó en la elección provincial, semanas después la UCR aplastó a los candidatos a jefes comunales del peronismo.

 

Ahora, tras las derrotas en Córdoba capital, Santa Rosa y Paraná, el frente Cambiemos pone la mira en el próximo domingo y, más puntualmente, en la ciudad de Santa Fe. En las PASO del 28 de abril, el Frente Progresista, Cívico y Social, el sello del gobernador Miguel Lifschitz, ganó las elecciones por la intendencia en la capital por una diferencia de 15 puntos por sobre Cambiemos. El intendente actual es el radical José Corral, ahora candidato a gobernador de la Casa Rosada y quien, además, salió tercero y lejos en las primarias provinciales.