X
Rodeado de ex ministros de Néstor Kirchner, el precandidato presidencial aseguró que junto a su compañera de fórmula CFK volverán a poner a la Argentina "en un lugar digno en el mundo".
Por 25/05/2019 15:08

A 16 años de la asunción de Néstor Kirchner, el precandidato presidencial Alberto Fernández recordó la situación que vivía el país en 2003, la igualó a la crisis económica que se atraviesa actualmente con el gobierno de Mauricio Macri y prometió que "otra vez" va a "levantar al país de las cenizas" junto a su compañera de fórmula Cristina Kirchner. 

"Me llenan de orgullo cuando me dicen que me parezco a Néstor Kirchner", sostuvo ex jefe de Gabinete tras recordar que en 2003 recibieron "un país destruido" y que si bien el ex presidente Eduardo Duhalde hizo "un enorme trabajo para apagar el incendio que había provocado la Alianza, había que construir sobre las cenizas".

 

 

Rodeado de varios de los ex ministros de aquel gobierno como Carlos Tomada (Trabajo), Daniel Filmus (Educación), Jorge Taiana (Relaciones Exteriores) y Ginés González García (Salud), Fernández recordó que durante durante el primer discurso del ex presidente muchos decían que "estaba loco" y agregó: "No era locura, lo hicimos. Dejen que crean que estamos locos, vamos a hacerlo otra vez, otra vez vamos a levantarnos de las cenizas, otra vez vamos a sacar a nuestros hermanos de la pobreza y lo voy a hacer con Cristina y con todos ustedes".

También, señaló que la Argentina era "un país que estaba con los brazos caídos", que lo "habían convencido de que estaba condenado a eso porque debía mucha plata y no había forma de levantarse" y recordó que "uno de cada dos argentinos estaba debajo de la línea de pobreza y uno de de carda 4 deambulaba buscando un trabajo".

 

 

"No tienen idea lo que fue levantar eso. Pero lo hicimos porque estábamos convencidos de que debíamos salir del default, resolver los problemas externos, pero estábamos convencido que los argentinos no podían seguir pagando más el costo de esa salida", continuó.

El precandidato presidencial sostuvo que en aquel proceso se pusieron como objetivo "construir nuestro propio escenario económico para poder crecer y desarrollarnos" y en ese contexto, destacó al economista Guillermo Nielsen, uno de los que renegoció la deuda externa, presente en el estadio del barrio de Caballito.

Y agregó: "Cuando veo este presente que se parece tanto a aquel país en cenizas que recibimos en 2003, no tengo miedo. En todo caso deberemos entrar al mismo laberinto al que entramos alguna vez y salir como ya salimos".