X

Tras el cordobazo, los acuerdos con CFK condicionan la foto de los gobernadores

El aplastante triunfo de Schiaretti reactivó la liga y buscan relanzar la alianza con Massa y Pichetto. Pero el cronograma electoral y el peso de la ex presidenta ponen cautela para ese encuentro.
El aplastante triunfo de Schiaretti reactivó la liga y buscan relanzar la alianza con Massa y Pichetto. Pero el cronograma electoral y el peso de la ex presidenta ponen cautela para ese encuentro.
Por 15/05/2019 19:25

La victoria aplastante de Juan Schiaretti en Córdoba dio impulso a las conversaciones de los gobernadores de Alternativa Federal para avanzar en la planificación de un nuevo encuentro grupal que permita mostrar volumen político de cara al cierre de listas. Pero la voluntad de los dirigentes del espacio se topó rápidamente con la prudencia que imponen los procesos electorales que le queda por transitar en sus respectivos distritos, donde tienen acuerdos con el kirchnerismo.

“Ya habrá tiempo de reunirnos, falta bastante para que haya que presentar las listas de los que compiten a presidente”, bajó la espuma Schiaretti el martes en las primeras declaraciones que hizo a la prensa después de la victoria en su provincia. Para entonces, los gobernadores de Alternativa Federal ya habían moderado las expectativas de una foto conjunta inmediata que habían florecido el domingo por la noche, montadas sobre las felicitaciones al cordobés, en el grupo de Whatsapp del espacio. 

 

 

Al entusiasmo inicial por mostrar una foto potente, sucedió la comprensión por la situación que afrontan los gobernadores que fueron fundadores del espacio, pero que todavía no sellaron las victorias en sus provincias, como el entrerriano Gustavo Bordet y el tucumano Juan Manzur. “No los podemos exponer, si los hacemos venir a una foto los matamos”, se sinceró ante Letra P un dirigente de Alternativa Federal. En las provincias se repitieron las respuestas. “El gobernador está abocado a la elección provincial”, coincidieron voceros de diferentes distritos. 

La situación de Miguel Ángel PichettoSergio Massa y los nueve mandatarios que declararon su pertenencia al espacio a fin de año es disímil. Schiaretti ya logró la reelección, con números aplastantes. y el salteño Juan Manuel Urtubey está lanzado a la presidencial, desentendido del territorio. Ninguno de los dos tiene intenciones de negociar nada con Cristina Fernández de Kirchner. Tampoco Pichetto.

En tanto, Gustavo Bordet triunfó en las primarias de Entre Ríos por una diferencia de 25 puntos sobre Cambiemos, en un frente que incluye al kirchnerismo. El entrerriano quiere evitar los chispazos internos antes del 9 de junio, cuando revalidará el triunfo en las elecciones generales. 

 

 

Una semana después, el domingo 16, será el turno de Manzur en Tucumán. El gobernador, otro de los impulsores primitivos de Alternativa Federal, vio surgir en su provincia la candidatura de José Alperovich, que amenaza su reelección tras haberse mostrado varias veces con Cristina. Su esposa, Beatriz Rojkés, estuvo este martes en la sede del Partido Justicialista junto a la ex presidenta. 

En el mismo lugar estuvo la fueguina Rosana Bertone, también fundadora del peronismo federal y otrora impulsora de la candidatura presidencial de Urtubey, a quien considera su amigo personal. En busca de la reelección, la gobernadora cerró en su provincia un acuerdo electoral con La Cámpora y así llegará a los comicios del 16 de junio, cuando tendrá una parada difícil frente al intendente de Río Grande, Gustavo Melella. Bertone posó el martes con Cristina en la foto de unidad que propició la ex presidenta con su visita.

En una situación complicada está también el chaqueño Domingo Peppo, que todavía no puso la fecha precisa de la elección, que será a fines de septiembre. En Chaco, Peppo busca un acuerdo con Jorge Capitanich, que amenaza con disputarle la gobernación con la bendición de Cristina. El gobernador se excusó ante José Luis Gioja por no poder asistir a la reunión del PJ, debido a las inundaciones que sufre su provincia.

 

Corpacci fue a la foto con CFK, a quien rechazan Urtubey y Schiaretti. Casas busca su acuerdo.

 

El riojano Sergio Casas, por su parte, vio modificada sustancialmente su situación luego de que la Corte Suprema le impidiera competir por un nuevo mandato. Sin un sucesor claro que le pueda garantizar la victoria, Casas baraja ahora la posibilidad de unificar las elecciones locales con las nacionales para pegar la boleta de su delfín a la de Cristina en octubre y conseguir la victoria. Su antecesor y rival en la interna peronista, Luis Beder Herrera, estuvo el martes junto a la ex presidenta en el partido. 

El resto de los gobernadores del espacio, Hugo Passalacqua (Misiones) y Mariano Arcioni (Chubut) también tienen elecciones por delante, el 2 y 9 de junio respectivamente, aunque sin compromiso alguno con el kirchnerismo. El gobernador Gerardo Zamora, de Santiago del Estero, es el único de los mandatarios que no enfrenta elecciones provinciales pero debe renovar diputados nacionales. Su vice, José Neder, es peronista y también participó de la reunión con Cristina. 

En ese contexto, las reuniones del espacio post victoria de Schiaretti se mantienen, por ahora, en secreto. Según pudo saber este portal, Massa mantuvo encuentros con gobernadores en Buenos Aires en el máximo sigilo. “En los próximos días haremos algo público seguramente”, prometió un dirigente de Alternativa Federal. La fecha aún no está acordada y se estima que se fijará para dentro de “diez días” aproximadamente.

La intención de los dirigentes del espacio es trabajar en las próximas “tres semanas” para darle volumen al espacio en el último tramo que queda antes de las definiciones electorales. El martes, el PJ intentó meterles presión a los gobernadores y fijó el 31 de mayo como fecha límite para cerrar las alianzas, aunque el plazo legal se extiende hasta el 12.

Tras el cordobazo, los acuerdos con CFK condicionan la foto de los gobernadores

El aplastante triunfo de Schiaretti reactivó la liga y buscan relanzar la alianza con Massa y Pichetto. Pero el cronograma electoral y el peso de la ex presidenta ponen cautela para ese encuentro.

La victoria aplastante de Juan Schiaretti en Córdoba dio impulso a las conversaciones de los gobernadores de Alternativa Federal para avanzar en la planificación de un nuevo encuentro grupal que permita mostrar volumen político de cara al cierre de listas. Pero la voluntad de los dirigentes del espacio se topó rápidamente con la prudencia que imponen los procesos electorales que le queda por transitar en sus respectivos distritos, donde tienen acuerdos con el kirchnerismo.

“Ya habrá tiempo de reunirnos, falta bastante para que haya que presentar las listas de los que compiten a presidente”, bajó la espuma Schiaretti el martes en las primeras declaraciones que hizo a la prensa después de la victoria en su provincia. Para entonces, los gobernadores de Alternativa Federal ya habían moderado las expectativas de una foto conjunta inmediata que habían florecido el domingo por la noche, montadas sobre las felicitaciones al cordobés, en el grupo de Whatsapp del espacio. 

 

 

Al entusiasmo inicial por mostrar una foto potente, sucedió la comprensión por la situación que afrontan los gobernadores que fueron fundadores del espacio, pero que todavía no sellaron las victorias en sus provincias, como el entrerriano Gustavo Bordet y el tucumano Juan Manzur. “No los podemos exponer, si los hacemos venir a una foto los matamos”, se sinceró ante Letra P un dirigente de Alternativa Federal. En las provincias se repitieron las respuestas. “El gobernador está abocado a la elección provincial”, coincidieron voceros de diferentes distritos. 

La situación de Miguel Ángel PichettoSergio Massa y los nueve mandatarios que declararon su pertenencia al espacio a fin de año es disímil. Schiaretti ya logró la reelección, con números aplastantes. y el salteño Juan Manuel Urtubey está lanzado a la presidencial, desentendido del territorio. Ninguno de los dos tiene intenciones de negociar nada con Cristina Fernández de Kirchner. Tampoco Pichetto.

En tanto, Gustavo Bordet triunfó en las primarias de Entre Ríos por una diferencia de 25 puntos sobre Cambiemos, en un frente que incluye al kirchnerismo. El entrerriano quiere evitar los chispazos internos antes del 9 de junio, cuando revalidará el triunfo en las elecciones generales. 

 

 

Una semana después, el domingo 16, será el turno de Manzur en Tucumán. El gobernador, otro de los impulsores primitivos de Alternativa Federal, vio surgir en su provincia la candidatura de José Alperovich, que amenaza su reelección tras haberse mostrado varias veces con Cristina. Su esposa, Beatriz Rojkés, estuvo este martes en la sede del Partido Justicialista junto a la ex presidenta. 

En el mismo lugar estuvo la fueguina Rosana Bertone, también fundadora del peronismo federal y otrora impulsora de la candidatura presidencial de Urtubey, a quien considera su amigo personal. En busca de la reelección, la gobernadora cerró en su provincia un acuerdo electoral con La Cámpora y así llegará a los comicios del 16 de junio, cuando tendrá una parada difícil frente al intendente de Río Grande, Gustavo Melella. Bertone posó el martes con Cristina en la foto de unidad que propició la ex presidenta con su visita.

En una situación complicada está también el chaqueño Domingo Peppo, que todavía no puso la fecha precisa de la elección, que será a fines de septiembre. En Chaco, Peppo busca un acuerdo con Jorge Capitanich, que amenaza con disputarle la gobernación con la bendición de Cristina. El gobernador se excusó ante José Luis Gioja por no poder asistir a la reunión del PJ, debido a las inundaciones que sufre su provincia.

 

Corpacci fue a la foto con CFK, a quien rechazan Urtubey y Schiaretti. Casas busca su acuerdo.

 

El riojano Sergio Casas, por su parte, vio modificada sustancialmente su situación luego de que la Corte Suprema le impidiera competir por un nuevo mandato. Sin un sucesor claro que le pueda garantizar la victoria, Casas baraja ahora la posibilidad de unificar las elecciones locales con las nacionales para pegar la boleta de su delfín a la de Cristina en octubre y conseguir la victoria. Su antecesor y rival en la interna peronista, Luis Beder Herrera, estuvo el martes junto a la ex presidenta en el partido. 

El resto de los gobernadores del espacio, Hugo Passalacqua (Misiones) y Mariano Arcioni (Chubut) también tienen elecciones por delante, el 2 y 9 de junio respectivamente, aunque sin compromiso alguno con el kirchnerismo. El gobernador Gerardo Zamora, de Santiago del Estero, es el único de los mandatarios que no enfrenta elecciones provinciales pero debe renovar diputados nacionales. Su vice, José Neder, es peronista y también participó de la reunión con Cristina. 

En ese contexto, las reuniones del espacio post victoria de Schiaretti se mantienen, por ahora, en secreto. Según pudo saber este portal, Massa mantuvo encuentros con gobernadores en Buenos Aires en el máximo sigilo. “En los próximos días haremos algo público seguramente”, prometió un dirigente de Alternativa Federal. La fecha aún no está acordada y se estima que se fijará para dentro de “diez días” aproximadamente.

La intención de los dirigentes del espacio es trabajar en las próximas “tres semanas” para darle volumen al espacio en el último tramo que queda antes de las definiciones electorales. El martes, el PJ intentó meterles presión a los gobernadores y fijó el 31 de mayo como fecha límite para cerrar las alianzas, aunque el plazo legal se extiende hasta el 12.