X
El gobernador Casas suspendió sin fecha las elecciones en la provincia tras el revés de la Corte y podría unificarlas con las nacionales. La dificultad para definir el sucesor y el contacto con CFK.
Por 24/04/2019 11:40

La Rioja se encamina a quedar incluida en el reducido número de provincias que compartirán la fecha de las elecciones locales con las nacionales, luego de que la Corte Suprema forzara al gobernador Sergio Casas a recalcular su estrategia al impedirle competir por un nuevo mandato. Pero el rediseño electoral del riojano no se agota en la determinación del día en que sus conciudadanos deberán concurrir a las urnas sino que avanza sobre los acuerdos políticos y lo ubica cada vez más cerca de Cristina Fernández de Kirchner, en caso de que decida ser candidata.

La decisión de la Corte Suprema, de inhabilitar la re-reelección de los gobernadores de La Rioja, Casas, y de Río Negro, Alberto Weretilneck, tuvo resultados disímiles en las dos provincias. Dos días después de recibir la noticia, Weretilneck designó a su ministra de Turismo, Arabela Carreras, como su reemplazante en la contienda electoral del 7 de abril. Sin sobresaltos, Carreras resultó ganadora, con el 52,63% de los votos.

 

 

En La Rioja, la reacción de Casas dio cuenta del desorden político local. En medio de una interna feroz con su antecesor, Luis Beder Herrera, sin posibilidades de elegir rápidamente un reemplazante al cual trasladarle su caudal electoral de manera contundente, optó por suspender el llamado a elecciones, previstas inicialmente para el 12 de mayo. No volvió a fijar fecha.

A partir de entonces el gobernador comenzó a barajar la posibilidad de unificar las elecciones locales con las nacionales, una versión que cobra cada vez más fuerza en su entorno, mientras florecen los voluntarios para calzarse el traje de candidato.

El ex gobernador Beder Herrera levantó primero la mano, en nombre del kirchnerismo, donde buscó refugio para darle batalla a su sucesor. Pero en la provincia afirman que su candidatura no está bien vista ya que, desde diciembre de 2015, Beder carga con una denuncia por abuso sexual de una menor, en la que lo involucró el ex intendente de Arauco Gustavo Minuzzi. La Justicia desestimó la denuncia pero la imagen del diputado del Bloque Justicialista quedó dañada.

En la nómina de posibles candidatos aparecieron, entre otros, el ex intendente de La Rioja Ricardo Quintela, el actual ministro de Educación riojano, Juan José Luna Corzo, la diputada provincial Teresita Madera, el diputado nacional Danilo Flores y el intendente de la capital provincial, Alberto Paredes Urquiza, un peronista de buen vínculo con Cambiemos.

 

 

Para Casas, ninguno de las posibles candidaturas resulta tan contundente como para asegurarse el triunfo. “A diferencia de Weretilneck, no traslada votos de manera automática, por eso decidió esperar”, explicó a Letra P una fuente de diálogo directo con el gobernador, que asegura que el escenario más probable es que las elecciones provinciales se celebren el mismo día que las nacionales para conseguir un efecto arrastre sobre su candidato.

La decisión de unificar los comicios trae aparejada, además, la revisión de la posición de Casas sobre el escenario nacional. El gobernador forma parte del grupo de mandatarios que integran Alternativa Federal, el espacio que trabaja para lanzar una candidatura presidencial propia y rechaza un acuerdo a Cristina.

 

 

Si bien Casas nunca había sido tajante respecto de la exclusión de la ex presidenta, en los últimos días el gobernador hizo declaraciones a favor de la unidad del peronismo, como camino para ganarle a Mauricio Macri. “Definitivamente la unidad del peronismo es la victoria del pueblo”, escribió en su cuenta de Twitter al felicitar por el triunfo al sanjuanino Sergio Uñac.

La postura de Casas no solo se redujo a las redes sociales. El gobernador se comunicó en las últimas horas con el principal armador político de Cristina, el ex jefe de Gabinete Alberto Fernández, con quien habló sobre la estrategia electoral de La Rioja y la posibilidad de unificar los comicios para aprovechar el efecto arrastre para la boleta del peronismo riojano, en caso de que la ex presidenta decida ser candidata.

El arrastre de Cristina, la estrategia forzada del PJ riojano

El gobernador Casas suspendió sin fecha las elecciones en la provincia tras el revés de la Corte y podría unificarlas con las nacionales. La dificultad para definir el sucesor y el contacto con CFK.

La Rioja se encamina a quedar incluida en el reducido número de provincias que compartirán la fecha de las elecciones locales con las nacionales, luego de que la Corte Suprema forzara al gobernador Sergio Casas a recalcular su estrategia al impedirle competir por un nuevo mandato. Pero el rediseño electoral del riojano no se agota en la determinación del día en que sus conciudadanos deberán concurrir a las urnas sino que avanza sobre los acuerdos políticos y lo ubica cada vez más cerca de Cristina Fernández de Kirchner, en caso de que decida ser candidata.

La decisión de la Corte Suprema, de inhabilitar la re-reelección de los gobernadores de La Rioja, Casas, y de Río Negro, Alberto Weretilneck, tuvo resultados disímiles en las dos provincias. Dos días después de recibir la noticia, Weretilneck designó a su ministra de Turismo, Arabela Carreras, como su reemplazante en la contienda electoral del 7 de abril. Sin sobresaltos, Carreras resultó ganadora, con el 52,63% de los votos.

 

 

En La Rioja, la reacción de Casas dio cuenta del desorden político local. En medio de una interna feroz con su antecesor, Luis Beder Herrera, sin posibilidades de elegir rápidamente un reemplazante al cual trasladarle su caudal electoral de manera contundente, optó por suspender el llamado a elecciones, previstas inicialmente para el 12 de mayo. No volvió a fijar fecha.

A partir de entonces el gobernador comenzó a barajar la posibilidad de unificar las elecciones locales con las nacionales, una versión que cobra cada vez más fuerza en su entorno, mientras florecen los voluntarios para calzarse el traje de candidato.

El ex gobernador Beder Herrera levantó primero la mano, en nombre del kirchnerismo, donde buscó refugio para darle batalla a su sucesor. Pero en la provincia afirman que su candidatura no está bien vista ya que, desde diciembre de 2015, Beder carga con una denuncia por abuso sexual de una menor, en la que lo involucró el ex intendente de Arauco Gustavo Minuzzi. La Justicia desestimó la denuncia pero la imagen del diputado del Bloque Justicialista quedó dañada.

En la nómina de posibles candidatos aparecieron, entre otros, el ex intendente de La Rioja Ricardo Quintela, el actual ministro de Educación riojano, Juan José Luna Corzo, la diputada provincial Teresita Madera, el diputado nacional Danilo Flores y el intendente de la capital provincial, Alberto Paredes Urquiza, un peronista de buen vínculo con Cambiemos.

 

 

Para Casas, ninguno de las posibles candidaturas resulta tan contundente como para asegurarse el triunfo. “A diferencia de Weretilneck, no traslada votos de manera automática, por eso decidió esperar”, explicó a Letra P una fuente de diálogo directo con el gobernador, que asegura que el escenario más probable es que las elecciones provinciales se celebren el mismo día que las nacionales para conseguir un efecto arrastre sobre su candidato.

La decisión de unificar los comicios trae aparejada, además, la revisión de la posición de Casas sobre el escenario nacional. El gobernador forma parte del grupo de mandatarios que integran Alternativa Federal, el espacio que trabaja para lanzar una candidatura presidencial propia y rechaza un acuerdo a Cristina.

 

 

Si bien Casas nunca había sido tajante respecto de la exclusión de la ex presidenta, en los últimos días el gobernador hizo declaraciones a favor de la unidad del peronismo, como camino para ganarle a Mauricio Macri. “Definitivamente la unidad del peronismo es la victoria del pueblo”, escribió en su cuenta de Twitter al felicitar por el triunfo al sanjuanino Sergio Uñac.

La postura de Casas no solo se redujo a las redes sociales. El gobernador se comunicó en las últimas horas con el principal armador político de Cristina, el ex jefe de Gabinete Alberto Fernández, con quien habló sobre la estrategia electoral de La Rioja y la posibilidad de unificar los comicios para aprovechar el efecto arrastre para la boleta del peronismo riojano, en caso de que la ex presidenta decida ser candidata.