X

¿La Docta dará cátedra?

¿La Docta dará cátedra?

12/05/2019 10:29

 

Desde que le dio el triunfo presidencial a Macri hace cuatro años, todas las miradas están puestas en Córdoba para ver si volverá a ser un factor desequilibrante y si su tendencia provincial influirá cuando llegue la hora de lo nacional.

Dado que se da por descontada la reelección del gobernador Juan Schiaretti y el triunfo en la capital de su delfín, Martín Llaryora, los puntos a considerar son:

  1. Cuán amplias son esas victorias;
  2. Si los socios de Cambiemos por separado suman más o menos que el gobernador y su candidato a intendente, respectivamente;
  3. Si en esa especie de primaria abierta entre los dos sectores del oficialismo nacional se impone el ala radical o la macrista (¿cuánto llamado de atención habrá hacia la Casa Rosada?).

 

 

Todo va a ser analizado con lupa como si fuera un gran laboratorio sobre dónde están el Gobierno y la oposición a 30 días de inscribirse los frentes electorales nacionales.

Por otro lado, los resultados dirán mucho respecto a si en Cambiemos algunos personajes pasan a retiro (Mario Negri, Luis Juez, Ramón Mestre) o se afirma algún prospecto con futuro (Rodrigo de Loredo). En la ex Unión por Córdoba, si efectivamente Llaryora gana en la capital, será un número puesto para competir por la gobernación en cuatro años, dado que expirará esta etapa de su mentor, Schiaretti.

Las principales claves son: ¿será el de esta noche un punto de inflexión en la conformación de la oferta opositora nacional? ¿Habrá un operativo clamor de los gobernadores peronistas para que Schiaretti encabece la tercera vía? Visto este resultado, ¿Cristina se correrá de la carrera presidencial? ¿Encabezará el cordobés un movimiento para apoyar a Roberto Lavagna, aglutinando a Sergio Massa y Juan  Manuel Urtubey?

Son demasiados interrogantes que no son fáciles de responder, más aun teniendo en cuenta los auspiciosos datos de intención de voto que posee la ex presidenta y el estancamiento de Lavagna. Ambos fenómenos confluyen para que CFK no sea fácil que desista y la mayoría de los gobernadores dude ante semejante disyuntiva.

Por último, dos apuntes que se vienen reiterando desde que comenzó el año electoral:

  1. Los oficialismos se siguen imponiendo (la única duda es Santa Fe);
  2. Los resultados provinciales no indican necesariamente la tendencia de voto a presidente en cada distrito.

¿La Docta dará cátedra?

Analista político. Titular de Carlos Fara & Asociados

 

Desde que le dio el triunfo presidencial a Macri hace cuatro años, todas las miradas están puestas en Córdoba para ver si volverá a ser un factor desequilibrante y si su tendencia provincial influirá cuando llegue la hora de lo nacional.

Dado que se da por descontada la reelección del gobernador Juan Schiaretti y el triunfo en la capital de su delfín, Martín Llaryora, los puntos a considerar son:

  1. Cuán amplias son esas victorias;
  2. Si los socios de Cambiemos por separado suman más o menos que el gobernador y su candidato a intendente, respectivamente;
  3. Si en esa especie de primaria abierta entre los dos sectores del oficialismo nacional se impone el ala radical o la macrista (¿cuánto llamado de atención habrá hacia la Casa Rosada?).

 

 

Todo va a ser analizado con lupa como si fuera un gran laboratorio sobre dónde están el Gobierno y la oposición a 30 días de inscribirse los frentes electorales nacionales.

Por otro lado, los resultados dirán mucho respecto a si en Cambiemos algunos personajes pasan a retiro (Mario Negri, Luis Juez, Ramón Mestre) o se afirma algún prospecto con futuro (Rodrigo de Loredo). En la ex Unión por Córdoba, si efectivamente Llaryora gana en la capital, será un número puesto para competir por la gobernación en cuatro años, dado que expirará esta etapa de su mentor, Schiaretti.

Las principales claves son: ¿será el de esta noche un punto de inflexión en la conformación de la oferta opositora nacional? ¿Habrá un operativo clamor de los gobernadores peronistas para que Schiaretti encabece la tercera vía? Visto este resultado, ¿Cristina se correrá de la carrera presidencial? ¿Encabezará el cordobés un movimiento para apoyar a Roberto Lavagna, aglutinando a Sergio Massa y Juan  Manuel Urtubey?

Son demasiados interrogantes que no son fáciles de responder, más aun teniendo en cuenta los auspiciosos datos de intención de voto que posee la ex presidenta y el estancamiento de Lavagna. Ambos fenómenos confluyen para que CFK no sea fácil que desista y la mayoría de los gobernadores dude ante semejante disyuntiva.

Por último, dos apuntes que se vienen reiterando desde que comenzó el año electoral:

  1. Los oficialismos se siguen imponiendo (la única duda es Santa Fe);
  2. Los resultados provinciales no indican necesariamente la tendencia de voto a presidente en cada distrito.