X

El peronismo y Cambiemos se disputan mano a mano la gobernación pampeana

Este domingo, el PJ unido se enfrentará al radicalismo en Cambiemos. Santa Rosa, la perla que busca retener la UCR. Los nombres de la primera elección desdoblada en la historia de la provincia.
Por 15/05/2019 15:21

SANTA ROSA (Corresponsal) Este domingo tendrá su corolario aquel primer mojón de principios de año que inauguró el extenso calendario electoral que, hasta el momento, viene golpeando al gobierno de Mauricio Macri en cada una de las provincias: La Pampa elige gobernador, vice, diputados e intendentes. Los principales candidatos son el oficialista Sergio Ziliotto (Frejupa) y el radical Daniel Kroneberger (UCR-Cambiemos), ambos legisladores nacionales. De atrás corren seis más, entre quienes se destaca el ex ministro Juan Carlos Tierno, un peronista ortodoxo que supo acercarse a la Casa Rosada.

Peronismo versus radicalismo, así será la elección pampeana. Se espera un mano a mano entre el Frente Justicialista Pampeano (Frejupa) y la Unión Cívica Radical (UCR) en Cambiemos. Un dato no menor es cómo, por primera vez desde el retorno de la democracia, La Pampa desdobló la elección a gobernador de las presidenciales. Esa decisión se tomó en un momento diferente, a poco de los comicios de medio término de 2017 que fueron una pelea mano a mano con el PRO. En aquella oportunidad, la Justicia electoral definió el triunfo del PJ por 76 votos. En total, estarán habilitados 282.055 pampeanos para elegir a las próximas autoridades de la provincia.

 

 

Santa Rosa (90.420 electores) y General Pico (49.939 electores) son los municipios más importantes en juego. También habrá polarización en ambas ciudades. Por la capital, el actual intendente, Leandro Altolaguirre (UCR), enfrentará a Luciano Di Nápoli, de La Cámpora, que llega con el sello del Frejupa. En Pico, bastión peronista, la ministra de Desarrollo Social pampeana, Fernanda Alonso, buscará imponerse al diputado Martín Maquieyra, un alfil del PRO que intentará dar la sorpresa.

“Es una oportunidad para la ciudad, queremos recuperar la capital para el peronismo”, dijo a Letra P el candidato del kirchnerismo que ganó la interna en febrero y alcanzó el consenso para este fin de semana, Di Nápoli. Enfrente estará Altolaguirre. “Su gestión es mala”, repite el dirigente ultra K. El intendente, en cambio, se muestra confiado: “En diciembre asumiremos otro mandato”, afirmó. 

Cuando Kroneberger se impuso en la interna cambiemista al candidato de la Rosada, Carlos “Colo” Mac Allister, Di Nápoli ganó una dura interna contra Jorge Lezcano, quien llevaba la bendición del gobernador Carlos Verna y el apoyo del PJ local. Cuando la espuma de la elección partidaria bajó, tanto justicialistas como kirchneristas se pusieron a trabajar para arrebatarle al radicalismo la localidad que concentra la mayor cantidad de votantes.

 

 

PROVINCIA. Desde que se definieron los candidatos, tanto peronistas como radicales comenzaron la procesión electoral. Ziliotto, acompañado de la tropa justicialista y Kroneberger, junto a sus correligionarios de cada comité, pintó de rojo la campaña y trató de evitar cualquier contacto con el color amarillo. Su estrategia fue apelar al corazón partidario y a la histórica lista 3 con una fórmula netamente radical. “Avancemos” es el eslogan que utilizó; esa decisión le valió un fuerte reproche de algunos aliados que todavía responden a la Casa Rosada.

Para disipar cualquier duda, en un importante acto organizado en el club Belgrano de Santa Rosa el último fin de semana, convergieron los candidatos de todo el oficialismo nacional para cerrar la campaña. “Se viene un gran cambio”, prometió Kroneberger, escudado por el anfitrión Altolaguirre. “Fue una muestra de trabajo en conjunto, hicimos una buena campaña”, comentó el diputado Maquieyra a Letra P. Justamente el legislador que responde a Mac Allister debió eludir las críticas. 

Si bien existen especulaciones sobre la participación del PRO en la campaña, Maquieyra les restó importancia a los rumores de poca presencia del macrismo. Consultado por este medio, el candidato a gobernador de Cambiemos admitió que no llegaron dirigentes nacionales de la coalición porque le interesa debatir “los temas de La Pampa” como la inversión de 70 millones de pesos para la elección, o la falta de “empleo privado”.

 

 

Un dato no menor es la composición de la Legislatura. De las bancas en juego, el bloque justicialista tiene 15, la UCR 8 y Propuesta Federal, 3. Esas tres fuerzas, sumadas al socialismo (1 banca), Pueblo Nuevo (1 banca), el Frente Renovador (1 banca), Pampeano para la Victoria (1 banca) y el Federalista Pampeano (1 banca). Ahí apuntarán el resto de los candidatos a gobernador Gladys Flores (Desde el pie), Rubén Ojuez (FPP), Daniel Robledo (Pueblo Nuevo), Luis Solana (PS) y Jonatan Gómez (MST).

DURO. Como uno de los que corren de atrás, aparece el justicialista Tierno. Este ex ministro de Verna, separado de su cargo por una serie de hechos que marcaron su gestión al frente de la cartera de Seguridad, y quien fuera destituido como intendente de Santa Rosa, se presenta con el sello de Comunidad Organizada. Con el lema “por la vida, el trabajo, la seguridad y contra la droga”, Tierno amenaza con quedarse con el voto de derecha. Hasta en el riñón de Cambiemos pampeano temen que absorba al voto más conservador de la provincia.