X
La tropa amarilla se preocupa por las encuestas, pero confía en un "repunte". La UCR leyó un pedido de "consenso" de Macri como una apertura a discutir la vice. Desfile de funcionarios oficialistas.
Por 09/04/2019 10:14

EL DISCURSO MÁS LARGO. No hubo golpe sobre la mesa ni enojos repentinos, pero el discurso del presidente Mauricio Macri en la cena del think tank CIPPEC (Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento) llamó la atención a la dirigencia política presente en el complejo La Rural.

El Presidente entró minutos antes de las 21, comenzó a hablar a las 21.15 y no paró por más de 30 minutos. Fue su discurso más largo de los últimos tiempos, aunque no tanto como el que brindó en la apertura de sesiones ordinarias del Congreso. Citó a ex presidentes como Arturo Frondizi, Raúl Alfonsín, pidió "no especular" a los empresarios y los acusó de remarcar precios, horas después de que Letra P informara sobre el plan de la Casa Rosada para congelar el valor de algunos productos de la canasta básica. Los presentes coinciden en que envió mensajes para todos: tropa propia, aliados, sindicalistas y empresarios.

 

 

La cena culminó cerca de la 23.30, pero varios de los presentes llegaron cuando el Presidente cerraba su alocución. "No te perdiste nada. Nos pegó a nosotros otra vez", soltó, ofendido, un empresario, en diálogo con un funcionario porteño.

***

ILUSIÓN RADICAL. El discurso de Macri despertó interés en la platea radical que acudió a la cena de CIPPEC. El Presidente habló de "tener más amplitud y generar consensos" y los dirigentes del comando radical abrieron los ojos de par en par, ilusionados con la posibilidad de colar al número dos de la fórmula.

Desde la mesa de la Jefatura de Gabinete, con Marcos Peña a la cabeza, le restaron importancia a esa interpretación y explicaron que el mensaje de Macri "fue general, para toda la clase política". Sin embargo, el rumor corrió como reguero de pólvora por el salón de La Rural, justo en plenos enjuagues de la Casa Rosada con la UCR y en vísperas de la Convención Nacional, que aún no tiene fecha ni lugar.

 

 

La discusión por el vice de Macri recorrió todas las mesas del evento. Había margen para que ese debate se propagara: el think tank organizador cursó invitaciones a todos los sectores del radicalismo: estaban el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, el economista y ex CIPPEC Jesús Rodríguez y hasta Ricardo Alfonsín. También asistieron el diputado José Cano y el senador y jefe del interbloque Cambiemos en la Cámara alta, Luis Naidenoff,

***

LA EX FÓRMULA QUE AGITÓ FANTASMAS. En la previa de las elecciones, las especulaciones están a flor de piel. Los empresarios que peregrinaron hacia la mesa en la que se sentó Roberto Lavagna -en primera fila- se sorprendían al ver al radical Morales. Una imagen que llamó la atención a varios de los presentes, en el marco de una renovada pulsión de un sector del radicalismo de girar hacia el armado del ex ministro de Economía.

Lavagna-Morales fue la fórmula presidencial del radicalismo en 2007 y más de uno aprovechó aquella foto para agitar especulaciones, mientras Macri hablaba desde el escenario, minutos después de que la titular de CIPPEC, Julia Pomares, abriese el evento.

 

Gerardo Morales, Miguel Ángel Pichetto, Gabriela Michetti y Roberto Lavagna en la cena de  CIPPEC (FOTO: INFOBAE)

 

Con el gabinete macrista en pleno, los dirigentes PRO se preguntaban si la presencia de ambos en la misma mesa fue casualidad, organizada u obra del destino. En lugar del ex ministro de Economía debía estar María Eugenia Vidal, pero sus asesores comunicaron por la mañana que no sería de la partida.

Los macristas conocedores del día a día de Cambiemos ni le prestaron atención a la ironía: Morales es hoy el radical más cercano a la Casa Rosada y al propio Macri, que subraya que es el dirigente del centenario partido que mejor lo entiende. El jujeño tracciona para llevar la Convención Nacional a su terruño y ratificar la pertenencia de la UCR a Cambiemos, mientras pulveriza la opción de una interna para dirimir el candidato oficialista, aunque buena parte de sus correligionarios pide avanzar con esa negociación.

***

EL EVENTO POLÍTICO DEL AÑO. Entre empresarios, dirigentes, periodistas y sindicalistas se calcula que en La Rural había más de 1.300 personas, divididas en mesas "plurales". El objetivo de CIPPEC era mostrar amplitud y un amplio despliegue: la cantidad y el tenor de los invitados, mezclado con un escenario de 360° con pantallas en el techo y en los costados del salón, similar al estilo que se utiliza para los partidos de la NBA en Estados Unidos. "El evento político del año", lo bautizó un ministro nacional, mientras probaba el postre y las masas finas ofrecidas en el cierre del evento.

 

 

La mesa más barata arañaba los $160.000 y las más caras llegaban hasta $800.000. El think tank procura que cada empresa que abona los cubiertos tenga dos "figuras" a su lado y que pertenezcan a espacios políticos distintos. La empresa hace sus invitaciones, pero debe reservar dos lugares para los políticos invitados por CIPPEC. Bajo ese método de organización, cada compañía "pelea" por tener a sus "figuras": más allá de de Macri -que compartió la mesa principal junto a Pomares-, las firmas tironearon por Vidal, Horacio Rodríguez Larreta, Lavagna y Miguel Ángel Pichetto, según averiguó Letra P.

***

ESCEPTICISMO AMARILLO. Además de degustar el lomo al horno deshilachado con papas, en la cena de CIPPEC también hubo tiempo para deglutir encuestas. En una de las mesas con mayor presencia de dirigentes del PRO se repasó un sondeo de la consultora Aresco que ubica a Macri por debajo de Cristina Fernández de Kirchner en la provincia de Buenos Aires.

 

 

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, y las autoridades de CIPPEC (FOTO: CIPPEC)

 

Los números bonaerenses, especialmente los del conurbano, preocupan a un sector del Gobierno. Las quejas se escuchan más fuerte a medida que el PRO camina los municipios, golpeados por la situación económica. Es el escenario que escucharon el fin de semana el ex ministro de Trabajo Jorge Triaca y el jefe de asesores del Presidente, José Torello. Como contó Letra P, agasajaron a candidatos PRO en San Isidro y tuvieron que repartir discursos de arenga y motivación ante una tropa contagiada de escepticismo. 

Sin embargo, el comando electoral PRO confía en un "repunte" económico para mayo a raíz de la liquidación de la cosecha. Lo dice Peña y lo ratifica Macri, mientras los precandidatos oficialistas escuchan y esperan novedades para sus terruños, aunque descreen de un impacto inmediato de ese tipo en el conurbano. El jefe de Gabinete se encargó de imprimir energía positiva durante toda la cena. Fue uno de los últimos en irse y habló con todos.