X
El debate provincial será en Brandsen el 18 de mayo. El vice de Vidal busca incidir con una resolución pro Cambiemos. En el sector díscolo lo toman como un gesto de debilidad.
Por 16/04/2019 15:42

En medio de la tensión y los cortocircuitos internos que predominan en el seno de la Unión Cívica Radical (UCR) de cara a las próximas elecciones, y mientras aún permanece la incertidumbre en torno a la convención nacional que define la política de alianzas, el oficialismo partidario le puso fecha a la convención bonaerense del radicalismo: será el 18 de mayo en el Club Social de la ciudad de Brandsen.

De acuerdo a lo que detalla el anteúltimo punto del temario al que tuvo acceso Letra P, allí se procederá al “análisis y aprobación de la estrategia política y electoral provincial y ratificación de la política de alianzas de la UCR, definición de los instrumentos institucionales para la prosecución del o los acuerdos alcanzados”.

No se trata de un mero “cumplimiento de los deberes y obligaciones determinados por la Carta Orgánica Provincial”, con este llamado el Comité bonaerense a cargo del vicegobernador Daniel Salvador buscará meter presión en la puja nacional con una resolución que ratifique el posicionamiento boina blanca dentro del actual esquema frentista.

"De nuestro lado, el objetivo (de la convención) es un documento que ratifique el rumbo en el que estamos, el rumbo de Cambiemos", enfatizó a este medio un intendente salvadorista.


Facsímil de la convocatoria a los delegados convencionales de los distritos bonaerenses a la convención del 18 de mayo en Brandsen.

Un esbozo en esa línea se dio con el documento firmado por 50 de los 73 convencionales nacionales por la provincia de Buenos Aires que, post reunión con Salvador, fijaron una postura pro alianza con el PRO. Muchos de los que no estamparon su rúbrica en ese texto confirmaron a Letra P que, de efectuarse la convención nacional, su voto será por la salida de la UCR de Cambiemos, a la vez que ya se declaran en libertad de acción.

Asimismo, estimaron que el vice de Vidal promovió ese texto como parte de una “jugada” tendiente a mostrar un clima favorable a ratificar Cambiemos cuando en el llano la temperatura es diametralmente distinta. Aquí, no se deja de recalcar que la mayoría de los convencionales bonaerenses PRO friendly son intendentes, funcionarios bonaerenses o municipales.

Con esa visión, voces influyentes dentro del radicalismo díscolo que fueron consultadas por este medio consideraron que el hecho que se convoque a la convención bonaerense antes de la nacional “es un gesto de debilidad” que “va en línea con el decreto que prohíbe las colectoras”.

“La convención provincial convocada con antelación, independientemente del resultado, es un gesto de debilidad porque se sabe que hoy por hoy, abajo, en la base electoral del radicalismo, la mayoría de la gente no quiere a Macri”, arremetieron este martes, en momentos donde –según confiaron a Letra P- dirigentes del ala crítica de la UCR mantenían un segundo encuentro con el presidenciable Roberto Lavagna.
 


¿LA REVANCHA DE RICARDO? Esperanzados en la posibilidad de avanzar en un armado con Lavagna con figura central, hay quienes se esperanzan con que, de aquí a un mes (momento en que se desarrollará la convención de Brandsen), se irán sumando convencionales provinciales a la voluntad de romper con el PRO.

Como ejemplo de ello, recuerdan la convención radical bonaerense de marzo de 2015 citada en la ciudad de Arrefices, una semana antes de la decisiva convención nacional de Gualeguaychú. En ese entonces, el Comité provincial estaba conducido por Ricardo Alfonsín, quien confiaba en lograr los votos necesarios para una resolución que iba a contramano de una alianza con el PRO. Pero, a último momento, los cálculos iniciales comenzaron a cambiarse y, finalmente, la convención fue suspendida.
 

Convocada para las 14 horas, la apertura estará a cargo del titular de la convención bonaerense, el salvadorista Pablo Javier Barrena. Además del mencionado abordaje de la estrategia política-electoral, en el orden del día de la convención bonaerense se prevé la designación de autoridades y composición de la Mesa Ejecutiva de la Convención Provincial. También, se procederá a la designación de los integrantes de la Junta Electoral, del Tribunal de Conducta, de la Comisión Revisora de Cuentas, del Instituto de Formación Política y Gremial, como así también del apoderado partidario y adjuntos. Se aprobarán a su vez las resoluciones de la Mesa Ejecutiva del periodo 2017-19, se presentará y pondrá en consideración el proyecto de reforma de la Carta Orgánica provincial y se darán los informes de órganos partidarios: presidente del Comité de la provincia de Buenos Aires, presidentes de bloques legislativos, entre otros.


También, recuerdan los vaticinios que se echaron por tierra en la previa de Gualeguaychú: “Había muchos que estaban con el lema ‘mi límite es Macri’ y después fueron a la convención y los argumentos eran que querían sacar a CFK y que no gane Aníbal. Con esos argumentos se construyó Cambiemos”.

Con esos antecedentes, están los que aseguran al menos un debate caliente en el salón del Club Social de Brandsen el sábado 18 de mayo.

La convención bonaerense, con fecha: Salvador presiona en la puja nacional

El debate provincial será en Brandsen el 18 de mayo. El vice de Vidal busca incidir con una resolución pro Cambiemos. En el sector díscolo lo toman como un gesto de debilidad.

En medio de la tensión y los cortocircuitos internos que predominan en el seno de la Unión Cívica Radical (UCR) de cara a las próximas elecciones, y mientras aún permanece la incertidumbre en torno a la convención nacional que define la política de alianzas, el oficialismo partidario le puso fecha a la convención bonaerense del radicalismo: será el 18 de mayo en el Club Social de la ciudad de Brandsen.

De acuerdo a lo que detalla el anteúltimo punto del temario al que tuvo acceso Letra P, allí se procederá al “análisis y aprobación de la estrategia política y electoral provincial y ratificación de la política de alianzas de la UCR, definición de los instrumentos institucionales para la prosecución del o los acuerdos alcanzados”.

No se trata de un mero “cumplimiento de los deberes y obligaciones determinados por la Carta Orgánica Provincial”, con este llamado el Comité bonaerense a cargo del vicegobernador Daniel Salvador buscará meter presión en la puja nacional con una resolución que ratifique el posicionamiento boina blanca dentro del actual esquema frentista.

"De nuestro lado, el objetivo (de la convención) es un documento que ratifique el rumbo en el que estamos, el rumbo de Cambiemos", enfatizó a este medio un intendente salvadorista.


Facsímil de la convocatoria a los delegados convencionales de los distritos bonaerenses a la convención del 18 de mayo en Brandsen.

Un esbozo en esa línea se dio con el documento firmado por 50 de los 73 convencionales nacionales por la provincia de Buenos Aires que, post reunión con Salvador, fijaron una postura pro alianza con el PRO. Muchos de los que no estamparon su rúbrica en ese texto confirmaron a Letra P que, de efectuarse la convención nacional, su voto será por la salida de la UCR de Cambiemos, a la vez que ya se declaran en libertad de acción.

Asimismo, estimaron que el vice de Vidal promovió ese texto como parte de una “jugada” tendiente a mostrar un clima favorable a ratificar Cambiemos cuando en el llano la temperatura es diametralmente distinta. Aquí, no se deja de recalcar que la mayoría de los convencionales bonaerenses PRO friendly son intendentes, funcionarios bonaerenses o municipales.

Con esa visión, voces influyentes dentro del radicalismo díscolo que fueron consultadas por este medio consideraron que el hecho que se convoque a la convención bonaerense antes de la nacional “es un gesto de debilidad” que “va en línea con el decreto que prohíbe las colectoras”.

“La convención provincial convocada con antelación, independientemente del resultado, es un gesto de debilidad porque se sabe que hoy por hoy, abajo, en la base electoral del radicalismo, la mayoría de la gente no quiere a Macri”, arremetieron este martes, en momentos donde –según confiaron a Letra P- dirigentes del ala crítica de la UCR mantenían un segundo encuentro con el presidenciable Roberto Lavagna.
 


¿LA REVANCHA DE RICARDO? Esperanzados en la posibilidad de avanzar en un armado con Lavagna con figura central, hay quienes se esperanzan con que, de aquí a un mes (momento en que se desarrollará la convención de Brandsen), se irán sumando convencionales provinciales a la voluntad de romper con el PRO.

Como ejemplo de ello, recuerdan la convención radical bonaerense de marzo de 2015 citada en la ciudad de Arrefices, una semana antes de la decisiva convención nacional de Gualeguaychú. En ese entonces, el Comité provincial estaba conducido por Ricardo Alfonsín, quien confiaba en lograr los votos necesarios para una resolución que iba a contramano de una alianza con el PRO. Pero, a último momento, los cálculos iniciales comenzaron a cambiarse y, finalmente, la convención fue suspendida.
 

Convocada para las 14 horas, la apertura estará a cargo del titular de la convención bonaerense, el salvadorista Pablo Javier Barrena. Además del mencionado abordaje de la estrategia política-electoral, en el orden del día de la convención bonaerense se prevé la designación de autoridades y composición de la Mesa Ejecutiva de la Convención Provincial. También, se procederá a la designación de los integrantes de la Junta Electoral, del Tribunal de Conducta, de la Comisión Revisora de Cuentas, del Instituto de Formación Política y Gremial, como así también del apoderado partidario y adjuntos. Se aprobarán a su vez las resoluciones de la Mesa Ejecutiva del periodo 2017-19, se presentará y pondrá en consideración el proyecto de reforma de la Carta Orgánica provincial y se darán los informes de órganos partidarios: presidente del Comité de la provincia de Buenos Aires, presidentes de bloques legislativos, entre otros.


También, recuerdan los vaticinios que se echaron por tierra en la previa de Gualeguaychú: “Había muchos que estaban con el lema ‘mi límite es Macri’ y después fueron a la convención y los argumentos eran que querían sacar a CFK y que no gane Aníbal. Con esos argumentos se construyó Cambiemos”.

Con esos antecedentes, están los que aseguran al menos un debate caliente en el salón del Club Social de Brandsen el sábado 18 de mayo.