X

Bonfatti: "Hay que defender lo que se ha hecho, porque se puede perder”

El candidato a gobernador del socialismo admite que Cambiemos corre tercero en Santa Fe. Le pide a Massa y Urtubey que dejen de lado el "vedetismo" y habiliten a Lavagna como candidato a presidente.
Por 14/04/2019 12:20

Medido a la hora de hablar del escenario electoral provincial, el precandidato a gobernador del Frente Progresista Antonio Bonfatti remarcó que “hay que defender lo que se ha hecho, porque se puede perder”. De esa manera, aunque elíptico y sin entrar en agresiones, se diferenció de sus adversarios, el peronismo y Cambiemos, en las PASO santafesinas del 28 de abril.

 

 

En un alto de la campaña, luego en un acto en el aeropuerto Islas Malvinas de Rosario, el presidente de la Cámara de Diputados provincial admitió, en diálogo con Letra P, diferencias de “matices” con el actual gobernador Miguel Lifschitz, pero defendió la propuesta de “continuidad” que encarna el progresismo santafesino.

Por otro lado, y ahí sí un poco más suelto, le reprochó duramente a Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey que no se corran de la carrera presidencial y le allanen el camino al ex ministro de Economía Roberto Lavagna. “Algunos que creen que tienen los votos tienen que dejar el vedetismo personal y entender que lo que tenemos que lograr es construir este barco que anhelamos”, apuntó.

 

BIO. Es médico, tiene 68 años y es el presidente de la Cámara de Diputados de Santa Fe. Es, a la vez, el presidente del Partido Socialista a nivel nacional y el precandidato a gobernador del Frente Progresista, cargo que ya ocupó entre 2011 y 2015, tras ganarle ajustadamente al humorista y ex referente del macrismo en la provincia, Miguel Del Sel.

 

-¿Cómo marcha la campaña?

-Muy bien, muy tranquila, recorriendo la provincia, llevando nuestro mensaje, contento porque estamos teniendo reuniones de todo tipo, con organizaciones sociales, del mundo productivo, recorriendo barrios, entidades, acompañando a Miguel con la prosecución de las políticas de Estado que iniciamos en 2007.

-Más allá de las diferencias que tiene con el actual gobernador, ¿realmente hay una continuidad?

-No hay duda. Pertenecemos a un Frente que ha consolidado una propuesta, que comenzó en 2007. Los matices son matices de las personas, pero el proyecto sigue adelante.

-Lifschitz dice que el rival es el peronismo y no Cambiemos. ¿Coincide?

-Esto es lo que aparece en las encuestas, pero nosotros convocamos a la gente a votar y que escuche lo que proponemos.

-¿Cambiemos arranca tercero?

-Es lo que aparece en cualquier encuesta, pero no me preocupa estar mirando números, me preocupa estar en contacto con la gente.

 

 

-¿Y qué le dice la gente en las recorridas?

-Que hay que respetar todo lo que hemos hecho, que hay que defenderlo porque uno lo puede perder. Tenemos la mejor salud y educación pública de la Argentina, el derecho al agua que hemos logrado en casi toda la provincia, con agua potable y corriente de red del río Paraná y sino ósmosis. Las rutas, los edificios de justicia, de cultura, la gente valora todas estas cosas.

"En el blanco y negro no se puede llegar a un consenso y a un gobierno de coalición, que es lo que va a precisar el país para poder salir delante de la crisis."

-A dos semanas de las elecciones, ¿observa apatía en los santafesinos?

-Estamos en un momento de crisis económica, que cuando el bolsillo duele y la preocupación es el sostenimiento de la familia, indudablemente que la preocupación pasa por otro lado.

-¿Hay un voto que acompañó a Cambiemos en 2017 que ahora está regresando al progresismo?

-En 2017 no fue una votación al Ejecutivo, era una circunstancia donde se elegía Legislativo. Había todo una corriente de simpatía a una cuestión nacional que proponía un cambio, pero no ocurrió.

 

 

-¿Sigue de cerca el escenario nacional con el apoyo que el socialismo le da a Lavagna?

-Estamos trabajando desde hace dos o tres en la construcción de una alternativa, que no sea ni blanca ni negra, y creo que la figura de Lavagna, que fue una síntesis que apareció en los últimos tiempos, puede encarnar este proyecto que estamos soñando desde hace mucho tiempo. En el blanco y negro no se puede llegar a un consenso y a un gobierno de coalición, que es lo que va a precisar el país para poder salir delante de la crisis profunda en la cual estamos sumergidos, que se va a agravar en los últimos meses.

-¿Qué le falta a la tercera vía para entrar en un balotaje?

-Que algunos que creen que tienen los votos dejen el vedetismo personal y entiendan que lo que tenemos que lograr es construir este barco que anhelamos y tener un piloto de tormenta que, no tengo la menor duda, tiene que ser Lavagna.

 

 

-¿Massa y Urtubey juegan al vedetismo?

-Por eso digo que hay que dejar las cosas personales de lado y tener una observación mucho más objetiva de lo que está ocurriendo en el país.

-¿Confía que un grupo de radicales va a abandonar Cambiemos y sumarse al plan Lavagna?

-Esa tercera vía hay que construirla con los partidos mayoritarios, el socialismo, los partidos provinciales, las organizaciones empresariales, gremiales y todos aquellos que necesitamos para tener una masa crítica para darle respuesta a los problemas, que son difíciles.

-¿No hay futuro con macrismo o kirchnerismo?

-Ya lo vivimos, es más de lo mismo, sería para Argentina volver a caer en la pobreza en la que estamos viviendo. Así no va la economía del país.

Bonfatti: "Hay que defender lo que se ha hecho, porque se puede perder”

El candidato a gobernador del socialismo admite que Cambiemos corre tercero en Santa Fe. Le pide a Massa y Urtubey que dejen de lado el "vedetismo" y habiliten a Lavagna como candidato a presidente.

Medido a la hora de hablar del escenario electoral provincial, el precandidato a gobernador del Frente Progresista Antonio Bonfatti remarcó que “hay que defender lo que se ha hecho, porque se puede perder”. De esa manera, aunque elíptico y sin entrar en agresiones, se diferenció de sus adversarios, el peronismo y Cambiemos, en las PASO santafesinas del 28 de abril.

 

 

En un alto de la campaña, luego en un acto en el aeropuerto Islas Malvinas de Rosario, el presidente de la Cámara de Diputados provincial admitió, en diálogo con Letra P, diferencias de “matices” con el actual gobernador Miguel Lifschitz, pero defendió la propuesta de “continuidad” que encarna el progresismo santafesino.

Por otro lado, y ahí sí un poco más suelto, le reprochó duramente a Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey que no se corran de la carrera presidencial y le allanen el camino al ex ministro de Economía Roberto Lavagna. “Algunos que creen que tienen los votos tienen que dejar el vedetismo personal y entender que lo que tenemos que lograr es construir este barco que anhelamos”, apuntó.

 

BIO. Es médico, tiene 68 años y es el presidente de la Cámara de Diputados de Santa Fe. Es, a la vez, el presidente del Partido Socialista a nivel nacional y el precandidato a gobernador del Frente Progresista, cargo que ya ocupó entre 2011 y 2015, tras ganarle ajustadamente al humorista y ex referente del macrismo en la provincia, Miguel Del Sel.

 

-¿Cómo marcha la campaña?

-Muy bien, muy tranquila, recorriendo la provincia, llevando nuestro mensaje, contento porque estamos teniendo reuniones de todo tipo, con organizaciones sociales, del mundo productivo, recorriendo barrios, entidades, acompañando a Miguel con la prosecución de las políticas de Estado que iniciamos en 2007.

-Más allá de las diferencias que tiene con el actual gobernador, ¿realmente hay una continuidad?

-No hay duda. Pertenecemos a un Frente que ha consolidado una propuesta, que comenzó en 2007. Los matices son matices de las personas, pero el proyecto sigue adelante.

-Lifschitz dice que el rival es el peronismo y no Cambiemos. ¿Coincide?

-Esto es lo que aparece en las encuestas, pero nosotros convocamos a la gente a votar y que escuche lo que proponemos.

-¿Cambiemos arranca tercero?

-Es lo que aparece en cualquier encuesta, pero no me preocupa estar mirando números, me preocupa estar en contacto con la gente.

 

 

-¿Y qué le dice la gente en las recorridas?

-Que hay que respetar todo lo que hemos hecho, que hay que defenderlo porque uno lo puede perder. Tenemos la mejor salud y educación pública de la Argentina, el derecho al agua que hemos logrado en casi toda la provincia, con agua potable y corriente de red del río Paraná y sino ósmosis. Las rutas, los edificios de justicia, de cultura, la gente valora todas estas cosas.

"En el blanco y negro no se puede llegar a un consenso y a un gobierno de coalición, que es lo que va a precisar el país para poder salir delante de la crisis."

-A dos semanas de las elecciones, ¿observa apatía en los santafesinos?

-Estamos en un momento de crisis económica, que cuando el bolsillo duele y la preocupación es el sostenimiento de la familia, indudablemente que la preocupación pasa por otro lado.

-¿Hay un voto que acompañó a Cambiemos en 2017 que ahora está regresando al progresismo?

-En 2017 no fue una votación al Ejecutivo, era una circunstancia donde se elegía Legislativo. Había todo una corriente de simpatía a una cuestión nacional que proponía un cambio, pero no ocurrió.

 

 

-¿Sigue de cerca el escenario nacional con el apoyo que el socialismo le da a Lavagna?

-Estamos trabajando desde hace dos o tres en la construcción de una alternativa, que no sea ni blanca ni negra, y creo que la figura de Lavagna, que fue una síntesis que apareció en los últimos tiempos, puede encarnar este proyecto que estamos soñando desde hace mucho tiempo. En el blanco y negro no se puede llegar a un consenso y a un gobierno de coalición, que es lo que va a precisar el país para poder salir delante de la crisis profunda en la cual estamos sumergidos, que se va a agravar en los últimos meses.

-¿Qué le falta a la tercera vía para entrar en un balotaje?

-Que algunos que creen que tienen los votos dejen el vedetismo personal y entiendan que lo que tenemos que lograr es construir este barco que anhelamos y tener un piloto de tormenta que, no tengo la menor duda, tiene que ser Lavagna.

 

 

-¿Massa y Urtubey juegan al vedetismo?

-Por eso digo que hay que dejar las cosas personales de lado y tener una observación mucho más objetiva de lo que está ocurriendo en el país.

-¿Confía que un grupo de radicales va a abandonar Cambiemos y sumarse al plan Lavagna?

-Esa tercera vía hay que construirla con los partidos mayoritarios, el socialismo, los partidos provinciales, las organizaciones empresariales, gremiales y todos aquellos que necesitamos para tener una masa crítica para darle respuesta a los problemas, que son difíciles.

-¿No hay futuro con macrismo o kirchnerismo?

-Ya lo vivimos, es más de lo mismo, sería para Argentina volver a caer en la pobreza en la que estamos viviendo. Así no va la economía del país.