X

Trece intendentes le pidieron a Insaurralde que vaya por la gobernación

Creen que ahora pueden ganar la provincia de Buenos Aires. Levantan el perfil y quieren que un jefe comunal sea candidato.
Por 25/06/2018 18:18

Este lunes, más de una decena de intendentes del peronismo de la provincia de Buenos Aires, de buen diálogo con la gobernadora María Eugenia Vidal, se reunieron en Lomas de Zamora bajo un claro objetivo: empezar a diagramar la estrategia 2019 para pelearle la gobernación a Cambiemos con una figura propia porque entienden que ahora, a diferencia del primer semestre, pueden ganar la elección. En ese encuentro, avanzaron en concreto: le pidieron al lomense Martín Insaurralde que se calce el traje de candidato.
 


El mismo día del paro general, los intendentes llegaron hasta el municipio del sur del GBA con varios puntos en la agenda. Por un lado, afinar los detalles de la presentación legislativa de un proyecto de repudio al recorte presupuestario que atraviesa el hospital El Cruce de Florencio Varela. Se trata de un centro de atención de alta complejidad que se convirtió en institución sanitaria con el mayor número de trasplantes hepáticos, renales y de medula ósea del país, además de obtener la certificación de calidad de prestigiosas instituciones encargadas de tal fin. 

También hubo una evaluación de la huelga que llevaron adelante contra el Gobierno los diferentes gremios alrededor de todo el país, ya que el PJ había anunciado la adhesión a la medida impulsada por la CGT, pero el punto clave fue empezar a diagramar un esquema de candidaturas para pelear la gobernación bonaerense.  

En este contexto, los intendentes Andrés Watson (Florencio Varela), Fernando Gray (Esteban Echeverría), Mariano Cascallares (Almirante Brown), Gabriel Katopodis (San Martín), Ariel Sujarchuk (Escobar), Juan Zabaleta (Hurlingham), Gustavo Arrieta (Cañuelas), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Alberto Descalzo (Ituzaingó), Osvaldo Cáffaro (Zárate), Hugo Corvatta (Saavedra), Alejandro Acerbo (Daireaux) y Néstor Álvarez (Guaminí) propusieron a Insaurralde. Entienden que la coyuntura actual y futura es propicia para pelear la gobernación bonaerense, en una lectura que rechazaban tiempo atrás, cuando el objetivo principal en términos electorales era cuidar cada distrito. Ahora, los intendentes empiezan a levantar el perfil y la apuesta. 

Según le confiaron a Letra P algunos de los presentes en el encuentro, los jefes comunales sostuvieron que les gustaría verlo de candidato a gobernador a Insaurralde porque “tiene llegada con la gente” y que cada vez que el ex diputado nacional por el Frente para la Victoria visita un municipio “le tiran buena onda”.

También, entre los argumentos, los intendentes esgrimen que Insaurralde llega “a la gente a la que no le gusta la política”. Y que es una figura que puede llegar a crecer dentro de un sector que los jefes comunales consideran “clave” para ganar: indecisos que terminaron votando a Cambiemos. 

En 2019, los intendentes esperan tener un candidato propio para la gobernación bonaerense. Algo que no logran conseguir desde hace décadas. Este lunes, coincidieron en que es tiempo de pasar a otra etapa, en la que las candidaturas no se digiten desde el kirchenrismo, como ya pasó en reiteradas oportunidades con un resultado electoral no esperable. 

 

La última vez que el peronismo/kirchnerismo ganó una elección en territorio bonaerense fue en 2011 con el 54% que había cosechado la reelección presidencial de Cristina Fernández de Kirchner. Luego, fueron victorias del Frente Renovador de Sergio Massa -2013- y de Cambiemos, con Mauricio Macri en la presidencia y María Eugenia Vidal en la gobernación -2015-. En la elección de medio término del año pasado fue la propia Cristina, como candidata, quien terminó superada por el oficialismo que llevó a Esteban Bullrich en la lista a senadores nacionales. 

 

LA GRILLA. Insaurralde no es la única cara que asoma como posible candidato dentro del vasto universo peronista. La conducción del PJ que encabeza el intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, trabaja en una estrategia de instalación de la ex ministra de Economía bonaerense Silvina Batakis

La economista ya anunció que le gustaría ser candidata y en el PJ le empiezan a dar vuelo. Encabeza, junto a otros economistas, el equipo económico del peronismo bonaerense. La turbulenta realidad económica facilita la instalación de Batakis: se trata de una voz que carga contra el rumbo económico de Cambiemos. 

Sin una candidatura a cuestas, el propio Menéndez también merodea este universo. Él, por lo pronto, evita pronunciarse al respecto y prefiere ser enlace de distintos sectores con la estructura partidaria como herramienta. El último sábado visitó el PJ de La Plata e hizo un llamamiento al peronismo referenciado en el interior bonaerense. Reconoció que la “conurbanización” de la política “no nos hizo bien”. Salvo excepciones, la mayoría de los intendentes que piden por Insuarralde son del conurbano. 

Este martes, horas antes al partido de la sección Argentina frente a Nigeria, algunos de los intendentes que operan una candidatura de Insaurralde viajarán a La Plata. Acompañarán al jefe del bloque PJ Unidad y Renovación en la Cámara de Diputados bonaerense, Julio Pereyra, y cargarán discursivamente contra los gobiernos nacional y provincial. En la antesala de un año electoral, los peronistas dialoguistas se empiezan a despegar de Vidal. 

Un dato curioso: cada vez que al presidente de la Cámara de Diputados, el vidalista Manuel Mosca, le preguntan por leyes estructurales que avanzan en la Legislatura, el diputado destaca el diálogo y la relación que Cambiemos tejió tanto con Sergio Massa, líder del Frente Renovador, como con Insaurralde. Así lo hizo en una entrevista que publicó el diario marplatense La Capital este lunes. Dijo que estos espacios "han entendido la problemática de la provincia y los problemas de sus vecinos e hicieron posibles las soluciones que planteaba María Eugenia (por Vidal) como prioridades”. De ahí asoman los votos que necesita Vidal en la Legislatura. De ahí puede llegar a salir una figura que intente pelearle a la mandataria la gobernación en 2019. 

 

Trece intendentes le pidieron a Insaurralde que vaya por la gobernación

Creen que ahora pueden ganar la provincia de Buenos Aires. Levantan el perfil y quieren que un jefe comunal sea candidato. 

Este lunes, más de una decena de intendentes del peronismo de la provincia de Buenos Aires, de buen diálogo con la gobernadora María Eugenia Vidal, se reunieron en Lomas de Zamora bajo un claro objetivo: empezar a diagramar la estrategia 2019 para pelearle la gobernación a Cambiemos con una figura propia porque entienden que ahora, a diferencia del primer semestre, pueden ganar la elección. En ese encuentro, avanzaron en concreto: le pidieron al lomense Martín Insaurralde que se calce el traje de candidato.
 


El mismo día del paro general, los intendentes llegaron hasta el municipio del sur del GBA con varios puntos en la agenda. Por un lado, afinar los detalles de la presentación legislativa de un proyecto de repudio al recorte presupuestario que atraviesa el hospital El Cruce de Florencio Varela. Se trata de un centro de atención de alta complejidad que se convirtió en institución sanitaria con el mayor número de trasplantes hepáticos, renales y de medula ósea del país, además de obtener la certificación de calidad de prestigiosas instituciones encargadas de tal fin. 

También hubo una evaluación de la huelga que llevaron adelante contra el Gobierno los diferentes gremios alrededor de todo el país, ya que el PJ había anunciado la adhesión a la medida impulsada por la CGT, pero el punto clave fue empezar a diagramar un esquema de candidaturas para pelear la gobernación bonaerense.  

En este contexto, los intendentes Andrés Watson (Florencio Varela), Fernando Gray (Esteban Echeverría), Mariano Cascallares (Almirante Brown), Gabriel Katopodis (San Martín), Ariel Sujarchuk (Escobar), Juan Zabaleta (Hurlingham), Gustavo Arrieta (Cañuelas), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Alberto Descalzo (Ituzaingó), Osvaldo Cáffaro (Zárate), Hugo Corvatta (Saavedra), Alejandro Acerbo (Daireaux) y Néstor Álvarez (Guaminí) propusieron a Insaurralde. Entienden que la coyuntura actual y futura es propicia para pelear la gobernación bonaerense, en una lectura que rechazaban tiempo atrás, cuando el objetivo principal en términos electorales era cuidar cada distrito. Ahora, los intendentes empiezan a levantar el perfil y la apuesta. 

Según le confiaron a Letra P algunos de los presentes en el encuentro, los jefes comunales sostuvieron que les gustaría verlo de candidato a gobernador a Insaurralde porque “tiene llegada con la gente” y que cada vez que el ex diputado nacional por el Frente para la Victoria visita un municipio “le tiran buena onda”.

También, entre los argumentos, los intendentes esgrimen que Insaurralde llega “a la gente a la que no le gusta la política”. Y que es una figura que puede llegar a crecer dentro de un sector que los jefes comunales consideran “clave” para ganar: indecisos que terminaron votando a Cambiemos. 

En 2019, los intendentes esperan tener un candidato propio para la gobernación bonaerense. Algo que no logran conseguir desde hace décadas. Este lunes, coincidieron en que es tiempo de pasar a otra etapa, en la que las candidaturas no se digiten desde el kirchenrismo, como ya pasó en reiteradas oportunidades con un resultado electoral no esperable. 

 

La última vez que el peronismo/kirchnerismo ganó una elección en territorio bonaerense fue en 2011 con el 54% que había cosechado la reelección presidencial de Cristina Fernández de Kirchner. Luego, fueron victorias del Frente Renovador de Sergio Massa -2013- y de Cambiemos, con Mauricio Macri en la presidencia y María Eugenia Vidal en la gobernación -2015-. En la elección de medio término del año pasado fue la propia Cristina, como candidata, quien terminó superada por el oficialismo que llevó a Esteban Bullrich en la lista a senadores nacionales. 

 

LA GRILLA. Insaurralde no es la única cara que asoma como posible candidato dentro del vasto universo peronista. La conducción del PJ que encabeza el intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, trabaja en una estrategia de instalación de la ex ministra de Economía bonaerense Silvina Batakis

La economista ya anunció que le gustaría ser candidata y en el PJ le empiezan a dar vuelo. Encabeza, junto a otros economistas, el equipo económico del peronismo bonaerense. La turbulenta realidad económica facilita la instalación de Batakis: se trata de una voz que carga contra el rumbo económico de Cambiemos. 

Sin una candidatura a cuestas, el propio Menéndez también merodea este universo. Él, por lo pronto, evita pronunciarse al respecto y prefiere ser enlace de distintos sectores con la estructura partidaria como herramienta. El último sábado visitó el PJ de La Plata e hizo un llamamiento al peronismo referenciado en el interior bonaerense. Reconoció que la “conurbanización” de la política “no nos hizo bien”. Salvo excepciones, la mayoría de los intendentes que piden por Insuarralde son del conurbano. 

Este martes, horas antes al partido de la sección Argentina frente a Nigeria, algunos de los intendentes que operan una candidatura de Insaurralde viajarán a La Plata. Acompañarán al jefe del bloque PJ Unidad y Renovación en la Cámara de Diputados bonaerense, Julio Pereyra, y cargarán discursivamente contra los gobiernos nacional y provincial. En la antesala de un año electoral, los peronistas dialoguistas se empiezan a despegar de Vidal. 

Un dato curioso: cada vez que al presidente de la Cámara de Diputados, el vidalista Manuel Mosca, le preguntan por leyes estructurales que avanzan en la Legislatura, el diputado destaca el diálogo y la relación que Cambiemos tejió tanto con Sergio Massa, líder del Frente Renovador, como con Insaurralde. Así lo hizo en una entrevista que publicó el diario marplatense La Capital este lunes. Dijo que estos espacios "han entendido la problemática de la provincia y los problemas de sus vecinos e hicieron posibles las soluciones que planteaba María Eugenia (por Vidal) como prioridades”. De ahí asoman los votos que necesita Vidal en la Legislatura. De ahí puede llegar a salir una figura que intente pelearle a la mandataria la gobernación en 2019.