X

En línea con Macri, Vidal se aferra al efecto K: "Somos realmente distintos"

Con la mira puesta en la campaña por su reelección, la gobernadora también se apoyó en la fórmula pasado vs cambio y esperanza. "Cambió un sistema en el que siempre ganaba la política", resumió.
Redacción 01/03/2019 15:09

La gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, ratificó este viernes que el Gobierno apuesta una vez más a la confrontación con el kirchnerismo y a estirar la vigencia del relato del cambio y la esperanza para encarar la campaña por las reelecciones en un año de fuerte ajuste y malas noticias que brotan de la economía.

En línea con el discurso que el presidente Mauricio Macri había pronunciado horas antes en el Congreso, la figura más taquillera del oficialismo usó la tribuna institucional de la Legislatura para enumerar lo que, a su juicio, cambió desde la llegada de Cambiemos al poder, en 2015. "Cambió un sistema en el que siempre ganaba la política", resumió, y enfatizó: "Somos realmente distintos".

 

 

Vidal volvió a usar la figura de la provincia como trampolín para identificarse como una dirigente distinta a la clase política que la antecedió. "No estoy acá para usar a la Provincia como un trampolín de votos", dijo en tono severo, el mismo que usaría a lo largo de todo el discurso.

 

 

"La diferencia más importante con el pasado es que la Provincia nos importa de verdad, la queremos de verdad, nos interpela de verdad", levantó el tono la gobernadora en el tramo final de su discurso. Y siguió trepando hacia el climax de su presentación en el palacio de la Plaza San Martín de La Plata, que llegó con una Vidal más severa y casi a voz en cuello. "Demostramos que se puede trabajar en política sin enriquecerse", pegó. Y levantó a la hinchada de las bancas, que entonó el clásico macrista "¡Sí, se puede!".

En esa espiral de polarización aseguró que Cambiemos demostró "que se puede hacer política sin gritos, sin agresiones, sin escraches, sin relatos", y coronó el solo de polarización con una aseveración para los títulos: "Somos realmente distintos."

 

 

Vidal aseguró que, cuando asumió, en ese mismo recinto dijo que "la provincia dolía". "Cambió un sistema en el que siempre ganaba la política. Un sistema donde la verdad y el hacer no eran valores", señaló y, saliendo del plano de los intangibles, destacó la recuperación del Fondo del Conurbano, prometió "seguir peleando" por su actualización y que al próximo gobernador, "sea del color político que sea", le dejara "más recursos" y "un Estado con las cuentas ordenadas".

Vidal dijo que también cambió la relación entre la Nación y la Provincia. "El compromiso del Presidente con la Provincia no fue por cadena nacional. Estuvo con nosotros en discusiones que valen la pena", dijo y, como el jefe de Estado en el Congreso, no pudo hablar de la reducción de la pobreza. En cambio, destacó el premio consuelo de decir "la verdad" y alivió un poco la carga del aumento del flagelo en la era Cambiemos. Aseguró que la pobreza es un problema "de décadas" en la Argentina.

 

 

 

"Hoy hay un gobierno que da la cara y pone como prioridad a los bonaerenses", señaló la mandataria en línea con la estrategia argumental de plantear un cambio en el plano de los valores y otros recursos retóricos. Antes, en el inicio de su alocución, había prometido "hablar de los hechos, sin verso". Por eso, enumeró obras de infraestructura en distintas áreas de su gestión.

Vidal no fue explícita en el pedido del voto de los bonaerenses, como en 2017, en el umbral de la campaña para las legislativas. Se limitó a decir que el 10 de diciembre termina su mandato y serán los bonaerenses los que decidan quién gobernará la provincia a partir de esa fecha. 

 

 

A continuación, las frases de la polarización:

"Hace tres años, en este mismo lugar, les dije que la provincia dolía y les prometí un cambio profundo: cambiaron los bonaerenses. Cambiaron los valores."

"Cambió un sistema en el que siempre ganaba la política. Un sistema donde la verdad y el hacer no eran valores."

"Hoy hay un gobierno que da la cara y pone como prioridad a los bonaerenses."

 

 

"Esta Legislatura cambió. Empezaron a eliminar gastos, a eliminar jubilaciones de privilegio y a publicar sus declaraciones juradas."

"Ustedes decidieron que nunca más va haber barones con be larga."

"El Poder Judicial también cambió."

"Los fiscales tienen un código de ética que les impide participar de reuniones partidarias."

"La relación con el gobierno nacional es otro ejemplo de lo que cambió."

"El compromiso del Presidente con la Provincia no fue por cadena nacional."

"Estuvo con nosotros en discusiones que valen la pena, como la del Fondo del Conurbano."

"Empezamos a recuperar los fondos que habíamos perdido y vamos a seguir peleando por lo que falta."

"Me eligieron para defender los intereses de los bonaerenses. Eso no es negociable."

"Parte del legado que vamos a dejar al próximo gobernador, sea del color que sea, es contar con más recursos."

"No estoy acá para usar a la Provincia como un trampolín de votos."

"Pasamos de una provincia con un gran déficit a una que puede hacer frente a sus obligaciones y se endeuda sólo para hacer obras."

"El próximo gobierno va a encontrar un Estado con las cuentas ordenadas."

"La diferencia más importante con el pasado es que la Provincia nos importa de verdad, la queremos de verdad, nos interpela de verdad."

"Que se puede hacer política sin gritos, sin agresiones, sin escraches, sin relatos."

"Somos realmente distintos."

En línea con Macri, Vidal se aferra al efecto K: "Somos realmente distintos"

Con la mira puesta en la campaña por su reelección, la gobernadora también se apoyó en la fórmula pasado vs cambio y esperanza. "Cambió un sistema en el que siempre ganaba la política", resumió.

La gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, ratificó este viernes que el Gobierno apuesta una vez más a la confrontación con el kirchnerismo y a estirar la vigencia del relato del cambio y la esperanza para encarar la campaña por las reelecciones en un año de fuerte ajuste y malas noticias que brotan de la economía.

En línea con el discurso que el presidente Mauricio Macri había pronunciado horas antes en el Congreso, la figura más taquillera del oficialismo usó la tribuna institucional de la Legislatura para enumerar lo que, a su juicio, cambió desde la llegada de Cambiemos al poder, en 2015. "Cambió un sistema en el que siempre ganaba la política", resumió, y enfatizó: "Somos realmente distintos".

 

 

Vidal volvió a usar la figura de la provincia como trampolín para identificarse como una dirigente distinta a la clase política que la antecedió. "No estoy acá para usar a la Provincia como un trampolín de votos", dijo en tono severo, el mismo que usaría a lo largo de todo el discurso.

 

 

"La diferencia más importante con el pasado es que la Provincia nos importa de verdad, la queremos de verdad, nos interpela de verdad", levantó el tono la gobernadora en el tramo final de su discurso. Y siguió trepando hacia el climax de su presentación en el palacio de la Plaza San Martín de La Plata, que llegó con una Vidal más severa y casi a voz en cuello. "Demostramos que se puede trabajar en política sin enriquecerse", pegó. Y levantó a la hinchada de las bancas, que entonó el clásico macrista "¡Sí, se puede!".

En esa espiral de polarización aseguró que Cambiemos demostró "que se puede hacer política sin gritos, sin agresiones, sin escraches, sin relatos", y coronó el solo de polarización con una aseveración para los títulos: "Somos realmente distintos."

 

 

Vidal aseguró que, cuando asumió, en ese mismo recinto dijo que "la provincia dolía". "Cambió un sistema en el que siempre ganaba la política. Un sistema donde la verdad y el hacer no eran valores", señaló y, saliendo del plano de los intangibles, destacó la recuperación del Fondo del Conurbano, prometió "seguir peleando" por su actualización y que al próximo gobernador, "sea del color político que sea", le dejara "más recursos" y "un Estado con las cuentas ordenadas".

Vidal dijo que también cambió la relación entre la Nación y la Provincia. "El compromiso del Presidente con la Provincia no fue por cadena nacional. Estuvo con nosotros en discusiones que valen la pena", dijo y, como el jefe de Estado en el Congreso, no pudo hablar de la reducción de la pobreza. En cambio, destacó el premio consuelo de decir "la verdad" y alivió un poco la carga del aumento del flagelo en la era Cambiemos. Aseguró que la pobreza es un problema "de décadas" en la Argentina.

 

 

 

"Hoy hay un gobierno que da la cara y pone como prioridad a los bonaerenses", señaló la mandataria en línea con la estrategia argumental de plantear un cambio en el plano de los valores y otros recursos retóricos. Antes, en el inicio de su alocución, había prometido "hablar de los hechos, sin verso". Por eso, enumeró obras de infraestructura en distintas áreas de su gestión.

Vidal no fue explícita en el pedido del voto de los bonaerenses, como en 2017, en el umbral de la campaña para las legislativas. Se limitó a decir que el 10 de diciembre termina su mandato y serán los bonaerenses los que decidan quién gobernará la provincia a partir de esa fecha. 

 

 

A continuación, las frases de la polarización:

"Hace tres años, en este mismo lugar, les dije que la provincia dolía y les prometí un cambio profundo: cambiaron los bonaerenses. Cambiaron los valores."

"Cambió un sistema en el que siempre ganaba la política. Un sistema donde la verdad y el hacer no eran valores."

"Hoy hay un gobierno que da la cara y pone como prioridad a los bonaerenses."

 

 

"Esta Legislatura cambió. Empezaron a eliminar gastos, a eliminar jubilaciones de privilegio y a publicar sus declaraciones juradas."

"Ustedes decidieron que nunca más va haber barones con be larga."

"El Poder Judicial también cambió."

"Los fiscales tienen un código de ética que les impide participar de reuniones partidarias."

"La relación con el gobierno nacional es otro ejemplo de lo que cambió."

"El compromiso del Presidente con la Provincia no fue por cadena nacional."

"Estuvo con nosotros en discusiones que valen la pena, como la del Fondo del Conurbano."

"Empezamos a recuperar los fondos que habíamos perdido y vamos a seguir peleando por lo que falta."

"Me eligieron para defender los intereses de los bonaerenses. Eso no es negociable."

"Parte del legado que vamos a dejar al próximo gobernador, sea del color que sea, es contar con más recursos."

"No estoy acá para usar a la Provincia como un trampolín de votos."

"Pasamos de una provincia con un gran déficit a una que puede hacer frente a sus obligaciones y se endeuda sólo para hacer obras."

"El próximo gobierno va a encontrar un Estado con las cuentas ordenadas."

"La diferencia más importante con el pasado es que la Provincia nos importa de verdad, la queremos de verdad, nos interpela de verdad."

"Que se puede hacer política sin gritos, sin agresiones, sin escraches, sin relatos."

"Somos realmente distintos."