X
El Presidente, la gobernadora bonaerense y el alcalde porteño recorrieron la red de desagües cloacales en Dock Sud y, con tono proselititsta, destacaron el "trabajo en equipo".
Redacción 08/02/2019 9:51

Tras confirmar la unificación de las elecciones y con la cabeza puesta en la reelección, el presidente Mauricio Macri recorrió obras en Avellaneda junto a la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quienes también ya confirmaron que buscarán un segundo mandato en sus distritos.

El jefe de Estado llegó pasadas las 9 a la localidad de Dock Sud, donde supervisó las obras de la red de desagües cloacales del Sistema Riachuelo, destinada a 4,3 millones de porteños y bonaerenses.

 

 

“No hay mejor regalo (de cumpleaños) para un ingeniero  que ver una gran obra que le va a cambia la vida a 4 millones de argentinos”, resaltó el jefe de Estado al reafirmar a la obra pública como un eje de campaña de Cambiemos.

“Esta obra que llega a la mitad y que avanza a razón de 30 metros de túnel por día va a terminar en los próximos años”, prometió sonriente Macri destacando el "trabajo en equipo" con sus fieles socios.

De esta manera y tal como lo adelantó Letra P, comenzó el operativo reelección de “las tres cabezas” de Cambiemos que se repetirá en las próximas semana con “cortes y cortecitos” de cintas en distintos puntos del país, pero en especial en territorio bonaesense.

Esta proyección de las grandes obras, que comenzó el pasado martes cuando Macri recorrió “el avance” de las obras del Viaducto Mitre, va acompañado además de una estrategia de comunicación a través de las redes sociales, destinado a capitalizar el impacto de los trabajo de “media y pequeña escala”.

De hecho, ese mismo martes el propio Macri utilizó su cuenta en Twitter para destacar los trabajos en el Viaducto y mostrarse junto a su sucesor Horacio Rodríguez Larreta. “Los argentinos no bajamos los brazos” fue la frase que eligió el mandatario para destacar su gestión en plena recesión.

 

Este viernes, Macri volvió a la provincia de Buenos Aires luego de que Vidal confirmara que no desdoblará las elecciones y allí remarcó que se hicieron "más de 1.800 obras y no hubo ningún ruido, ningún cuaderno", en referencia a la causa por el supuesto pago de sobornos que involucra a empresarios y ex funcionarios kirchneristas.

"Estamos construyendo los cimientos para crecer. Esta obra le permitirá a la Argentina crecer durante muchos años, destaca el valor de la obra pública no solo por el trabajo sino por la capacitación", señaló.

Macri, en el contexto electoral 2019, pidió además a los dirigentes del PRO "trabajar juntos" y en "equipo", tras considerar que "los argentinos no pueden esperar cuando los políticos se ponen de acuerdo".

Vidal y Larreta, se mostraron alineados con el mismo discurso trazado por el titular del PRO, apuntando contra la corrupción en la que está comprometido el kirchnerismo.

En ese sentido, Vidal aseguró que esta es una "obra con transparencia", que realizó "con la ayuda del Banco Mundial", tras remarcar que "el mundo confía" en Argentina y "no es un hecho aislado".

Por su parte, Rodríguez Larreta dijo que "la obra beneficia" a los habitantes que lo "necesitan de ambos lados del Riachuelo".

De la actividad participaron también el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, y la senadora Gladys González, ex titular de la Acumar y candidata a intendenta de Cambiemos en Avellaneda.