X

“País frágil, postrado y lastimado”: diagnóstico en números para pedir paciencia

Fernández blanqueó un escenario de crisis que arrastra inflación récord, fábricas cerradas y devaluación acumulada, avisando que la recuperación será lenta y requerirá de acuerdos sectoriales.
Por 10/12/2019 14:39

En medio de la algarabía de la toma de poder, Alberto Fernández puso en la columna vertebral de su discurso en el Congreso una advertencia fundamental: la herencia que deja el gobierno de Mauricio Macri condiciona los plazos de la recuperación económica y para salir se necesitará más que buenas intenciones. “Recibimos un país frágil, postrado y lastimado”, fue la frase elegida para encabezar una catarata de cifras que validan la teoría de la tierra arrasada, metáfora que el Frente de Todos eligió para graficar lo que deja Cambiemos. La idea le exige esfuerzo a casi todos los sectores, salvo a los más golpeados por la crisis en la faz urgente, el hambre y la pobreza.

El punteo de números que disparó Fernández contrasta con la descripción de lo heredado que hizo Macri en 2015, que en realidad fue más un texto centrado en conceptos y consideraciones que en datos explícitos. La información que volcó el Presidente es producto de un trabajo de sinceramiento de variables que vienen haciendo sus equipos técnicos casi desde que se ganaron las elecciones primarias. El resumen conjuga información del Estado y de los privados, con una fuerte impronta industrial, que predice un enfoque de política que se busca consolidar con Matías Kulfas en el Ministerio de la Producción.

“Faltaría a la verdad y a la responsabilidad si no compartiera con ustedes el exacto escenario en el que hoy asumimos. Tiene cifras y datos contundentes, emanados de la administración saliente. Y es la información indispensable para comprender los desafíos que tendremos que asumir como sociedad”, dijo Fernández, y agregó que “si no hiciera esto, no podría explicar por qué va a llevar algún tiempo lograr aquello que todos queremos”.

 

LOS NÚMEROS QUE ILUSTRARON LA CRISIS
*Inflación: “tenemos actualmente es la más alta de los último 28 años. Desde 1991 la Argentina no tenía una inflación superior al 50 %”
*Desocupación: “la tasa es la más alta desde 2006”
*Dólar: “el valor pasó de $ 9 a $ 63 en solo cuatro años”
*Pobreza: “la actual está en los valores más altos desde 2008. Retrocedimos más de diez años en la lucha por reducir la pobreza”
*Economía: “PBI per cápita es el más bajo desde el año 2009”
*Deuda: “La deuda externa en relación al PBI está en su peor momento desde el año 2004”
*Indigencia: “está en los valores más altos desde 2008.
*Industria: “El nivel de producción industrial hoy es equivalente al del año 2006: retrocedimos 13 años”.
*Empleo: “el industrial registrado tiene el nivel de 2009.

 

CIERRE DE EMPRESAS. “La cantidad de empresas es equivalente al nivel registrado en 2007. Retrocedimos 12 años. Se cerraron 20 mil empresas en cuatro años. De ellas, 4.229 eran empresas industriales. El PBI industrial cayó un 12,9%, comparando el primer semestre de 2019 contra el mismo período de 2015. 23 de las 24 ramas de la industria bajaron su nivel de actividad en 2018 respecto de 2015. En estos cuatro años se perdieron en la industria más de 141 mil empleos registrados del sector privado. En términos interanuales, el empleo industrial registrado lleva 42 meses consecutivos de destrucción”, afirmó Fernández.

“Detrás de estos terroríficos números, hay seres humanos con expectativas diezmadas. Tenemos que decirlo con todas las letras: la economía y el tejido social hoy están en estado de extrema fragilidad, como producto de esta aventura que propició la fuga de capitales, destruyó la industria y abrumó a las familias argentinas”, advirtió el Presidente. 

En este contexto, Fernández convocó a un pacto social con todos los sectores, que incluirá a empresarios, sindicatos y sector público para alcanzar estándares de reducción de indicadores problemáticos. La expectativa, según supo Letra P, es que la inflación se reduzca al menos diez puntos y sea el puntal de la recuperación del salario. Todo, como se señala en el discurso, con más lentitud de la que se espera socialmente.