X
CFK negoció con Closs la vicepresidencia primera del Senado e incorporó dos senadores más al bloque. Pero Rovira no cierra las negociaciones en la Cámara baja. El ojo paritario de Máximo Kirchner.
Por 28/11/2019 20:31

La negociación que llevó adelante Cristina Fernández de Kirchner con los caciques provinciales en el Senado, que le valió la incorporación de los senadores de Misiones y Santiago del Estero al megabloque del Frente de Todos, todavía no tiene su correlato en la Cámara de Diputados, donde los legisladores misioneros que responden a Carlos Rovira siguen negociando su incorporación a la bancada que presidirá Máximo Kirchner.

 

 

“Vamos a mantener el espacio de identidad local a través de los bloques, pero sosteniendo también el que gobierna el país. Vamos a acompañar todas aquellas cosas que sean necesarias para que nuestro país salga adelante”, anunció este jueves en Misiones el diputado Ricardo Wellbach, que forma actualmente parte del bloque del Frente Renovador de la Concordia en la Cámara baja y tiene mandato hasta 2021, al igual que su compañera de bancada, Flavia Morales. A ellos se sumará el 10 de diciembre Diego Sartori para integrar un espacio de tres legisladores que responden a la conducción de Rovira. 

 

 

Las declaraciones de Wellbach marcaron una diferencia respecto de lo que sucedió en el Senado, donde los dos legisladores que representan al Frente Renovador de la Concordia, Maurice Closs y Magdalena Solari Quintana, anunciaron su incorporación al bloque del Frente de Todos, que presidirá el formoseño José Mayans.

La incorporación de los misioneros a la bancada, que tendrá 41 integrantes – incluyendo a José Alperovich, de licencia – se confirmó luego de que Cristina le ofreciera al ex gobernador Closs ocupar la vicepresidencia primera del Senado. En la misma jugada, la ex presidenta nominó a la santiagueña Claudia Ledesma Abdala como candidata a ocupar la presidencia provisional y se aseguró la incorporación al bloque de los tres senadores electos por Santiago del Estero, que responden al gobernador Gerardo Zamora.

 

 

La jugada, se presumía, tendría su inmediato espejo en Diputados, donde el bloque del Frente de Todos pretendía incorporar a los siete diputados del Frente Cívico por Santiago y a los tres del Frente Renovador de la Concordia. Pero la incorporación de los misioneros está demorada.

Según pudo saber Letra P, las negociaciones están en marcha y la idea “es que los bloques funcionen en espejo”, pero el espacio que responde a Rovira afirma que Closs hizo en el Senado “un acuerdo por su cuenta” que no necesariamente tendrá correlato en Diputados. Rovira, dicen en el Congreso, mantiene un canal paralelo de conversaciones con Alberto Fernández y pide pista para alguno de sus hombres de confianza en el gabinete nacional. En particular, mira con interés el área de Energía, donde pretende ubicar a Sergio Lanziani. Las charlas continúan.

 

 

Así las cosas, Máximo Kirchner hace las cuentas de un bloque que ya suma 121 miembros. Le faltan, todavía, ocho voluntades para llegar al quórum. Para eso, apuesta a los 15 diputados que quedarán sueltos entre Juntos por el Cambio y el futuro oficialismo, como los que integran el espacio Consenso Federal, que llevó a Roberto Lavagna como candidato a presidente. El ex ministro de Economía ya negoció el nombramiento de su hijo, Marco Lavagna, al frente del INDEC.

 

 

Kirchner descuenta que contará, además, con un posible desprendimiento de Cambiemos, que protagonizarían el bonaerense Pablo Ansaloni, del sindicato UATRE; Beatriz Ávila, que pertenece al Partido de la Justicia Social de Tucumán, y Antonio Carambia, numerario del PRO de Santa Cruz. Los diputados que responden a Emilio Monzó también estarían dispuestos a hacer su aporte inicial, al menos al quórum.

Mientras tanto, el presidente del bloque del Frente de Todos planifica el reparto de lugares con ojo paritario: Kirchner ya avisó al interior de la bancada que intentará que en la asignación de las autoridades de las comisiones se respete la equidad de género.