X

CFK armó para Fernández el megabloque de senadores que ella nunca pudo tener

La ex presidenta repartió autoridades entre los caciques provinciales y se garantizó una bancada única de 41 miembros. La Cámara alta será de origen para todos los proyectos importantes.
Por 26/11/2019 19:38

En una jugada sorpresiva, Cristina Fernández de Kirchner propuso como autoridades del Senado a la ex gobernadora de Santiago del Estero Claudia Ledesma Abdala y al ex gobernador de Misiones Maurice Closs y se garantizó el armado de un megabloque oficialista único que tendrá 41 miembros y garantizará el quórum y la aprobación de leyes. La apertura del juego a las provincias resultó clave para la formación de un solo bloque, con un número tan contundente como el que no tuvieron Néstor Kirchner ni la propia ex presidenta cuando ocuparon la Casa Rosada.

“Hay que jerarquizar la situación en la que está el país. No hay margen para otra cosa. No hay lugar para los personalismos ni rencores”, dijo ante Letra P un senador peronista que participó este martes de la reunión del bloque Justicialista que se celebró en el segundo piso del Palacio Legislativo, donde se formalizó el cambio de mando en la conducción, que pasará del cordobés Carlos Caserio al formoseño José Mayans. Caserio todavía no resolvió si finalmente aceptará el ofrecimiento de Fernández para sumarse al gabinete nacional, pero Mayans recibió el respaldo de todos los senadores que formarán parte de la nueva bancada para ser su titular.

El nombramiento de Mayans al frente del bloque también fue un gesto a los gobernadores. Como contó este portal, el formoseño es el senador que reúne las condiciones que permitieron zanjar las discusiones entre el bloque Justicialista y el Frente para la Victoria (FpV): pertenece al espacio referenciado en los gobernadores pero es el más cristinista de todos sus miembros. Mayans responde al formoseño Gildo Insfrán, uno de los pocos mandatarios peronistas que no ingresó al club que formaron los “dialoguistas” que le facilitaron la gobernabilidad a Mauricio Macri. Se mantuvo siempre dentro del esquema del Partido Justicialista (PJ), mantuvo diálogo con Cristina y trabajó para construir la unidad peronista que terminó con el triunfo del Frente de Todos. En la previa, se había especulado con que Cristina reclamaba el lugar de Mayans -y también la presidencia provisional del Senado- para la mendocina Anabel Fernández Sagasti, una de las senadoras de su mayor confianza. Fernández Sagasti será finalmente vice de la bancada. En tanto, la presidencia provisional quedará para Ledesma Abdala y la vicepresidencia primera, para Closs. Según pudo saber Letra P, el Senado, donde el futuro oficialismo tendrá una mayoría contundente, será Cámara de origen para todos los proyectos de importancia para el Ejecutivo (a excepción del Presupuesto, que tiene que ingresar por Diputados). 

 

La primera foto del bloque de senadores del peronismo unido.

 

La ex presidenta llegó a superar los 40 votos propios en el Senado durante su mandato, pero siempre en sociedad con bloques aliados, ligados a los gobernadores. En particular, el Frente Cívico por Santiago -que responde a Gerardo Zamora- y el Frente de la Concordia Misionero siempre mantuvieron su propia identidad y nunca se integraron al bloque que entonces conducía Miguel Ángel Pichetto. De hecho, esas dos bancadas -las que responden a los gobernadores de Santiago del Estero y Misiones- también serán cruciales en la Cámara de Diputados, donde hasta ahora no se selló un acuerdo como el del Senado y donde el futuro oficialismo necesitará su apoyo para poder sesionar. Entre ambas aportarían 11 diputados aliados decisivos para Fernández.

Al mismo bloque de senadores del Frente de Todos se sumarán, además, los dos del bloque del PJ de La Pampa, Norma Durango y Daniel Lovera, los chubutenses Alfredo Luenzo y Juan Pais -que tienen monobloques-, José Alperovich y Beatriz Mirkin, del Bloque Tucumán y la puntana María Eugenia Catalfamo. Alperovich pidió licencia este lunes, tras conocerse la denuncia de violación en su contra. 

La decisión de unificar los bloques en ambas cámaras respondió a un pedido de Fernández que se empezó a materializar luego de la reunión que mantuvieron el lunes 18 por la noche Alberto Fernández, Cristina y los diputados Eduardo “Wado” de Pedro y Máximo Kirchner en la casa de la vicepresidente electa. 

Tras ese encuentro, se concretó la designación del líder de La Cámpora como presidente del bloque único del Frente de Todos en la Cámara de Diputados, en una jugada que también tuvo el aval de Sergio Massa, futuro presidente del cuerpo. En la Cámara baja primó el mismo criterio. “Para el tiempo que viene es importante que mostremos que tenemos un número contundente, sin fisuras”, le explicó a Letra P un diputado del FpV, de diálogo directo con Fernández.

El espíritu se trasladó al Senado, donde sobrevuela desde hace semanas la preocupación por los acontecimientos que se viven en América Latina. “Acá no hay lugar para fracturas ni para nada. Si hay tensiones se van a resolver adentro. Si mañana tenemos una pelea o una división, vamos a terminar como Chile o Bolivia”, explicó un dirigente que dialoga con frecuencia con la dupla presidencial. Esa fue la idea predominó en las palabras que tuvieron los senadores del bloque Justicialista en el Palacio, en la última reunión que tuvieron antes de reunirse con sus nuevos compañeros, en la previa de la jura y la elección de autoridades que se hará este miércoles en el recinto.