X

Asegura que, con complicidad política, la multinacional la culpa del cierre de su planta en Corrientes. El ministro de Producción “operó cómo vocero”, dijeron en la firma.

Redacción 22/11/2019 17:01

Tabacalera Sarandí estudia demandar a Massalin Particulares, al ministro de Producción, Dante Sica, y al intendente de Goya (Corrientes), Ignacio Osella, por presunta persecución y difamación política, social y empresarial durante las últimas semanas.

“Desde la multinacional Massalin Particulares se ha intentado reiteradamente, en los medios de comunicación y en las Instituciones, con engaños y falsas acusaciones, culpar a una pyme nacional como Tabacalera Sarandí del cierre de su fábrica en Goya y el despido de sus 230 trabajadores”, detalló Sarandí.

 

 

Agregó la firma que “es de una bajeza profesional y empresarial incalificable por parte de la multinacional Massalin lo que ha hecho en Goya durante las últimas cinco semanas, manipulando a toda una sociedad y una provincia como Corrientes, acusando y culpando a una empresa local argentina como Sarandí de sus propias decisiones y encubriendo un despido masivo de personal solo debido a decisiones corporativas y comerciales de su propio negocio digitado desde Suiza”.

Según Francisco Mármol, vocero de Tabacalera Sarandí, “más sospechoso aún ha sido ver durante estas últimas semanas al propio ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, operando como vocero de Massalin, repitiendo argumentos impropios de un funcionario público contra la Justicia argentina, contra una empresa nacional en favor de una multinacional, lo que denotaría un presunto incumplimiento de los deberes de un funcionario público, nada menos que del ministro de Producción y Trabajo de la Nación¨.

Desde Tabacalera Sarandí aseguraron también que la posible complicidad y manipulación de Instituciones desde la multinacional tabacalera habría llegado también hasta el propio intendente de Goya, quien, según Mármol, “no tuvo ningún reparo en atacar y hacer suyas las falsas imputaciones que vertieron desde Massalin contra Sarandi, actuando, según pareciera, de forma cómplice, ya sea por acción u omisión, de los dictados de la multinacional. Algo muy extraño”.