X

Con versiones de Rossi en Defensa, empieza el juego de la silla en el peronismo

En la Cámara baja dan al jefe del kirchnerismo en ese ministerio. El Frente de Todos debe resolver si arma un interbloque o unifica tropa. Dudas por la jefatura: entre Máximo y un contrapeso a Massa.
Por 15/11/2019 8:50

A un mes de la asunción de Alberto Fernández como presidente, las diferentes fuerzas que forman el Frente de Todos discuten cómo será su funcionamiento conjunto en la Cámara de Diputados y quién será el encargado de presidir el bloque mayoritario, que hoy encabeza Agustín Rossi, cuya permanencia en el Congreso está en duda.

Ya desde que el Frente de Todos resultó ganador en las primarias de agosto, circuló la versión de que, a la manera de Cambiemos, la coalición funcionaría en el Congreso como un interbloque que contendría a todos los espacios. Los diputados más experimetados del Palacio, como Rossi, entienden que la figura del interbloque es útil para mantener la identidad de cada una de las partes –como el Frente para la Victoria, kirchnerista, y el Frente Renovador, massista, el Movimiento Evita, y los bloques provinciales, entre otros– y administrar las tensiones internas. Incluso, permite que alguno de los bloques se pueda diferenciar de los demás en una votación sin provocar un estallido interno. “Es mejor que cada uno se sienta cómodo con su identidad”, suele decir el santafesino, experimentado en la contención de rebeliones internas, que ya se anotaba como presidente de la eventual bancada.

Sin embargo, y pese a que es difícil vislumbrar dentro del peronismo en el Congreso otra figura con el expertiz necesario como para conducir un interbloque, que pueda administrar conflictos internos y dialogar con la futura oposición, diferentes gestos fueron generando el rumor de palacio de que Rossi no sería el elegido de Fernández para conducir el espacio.

 

 

“Hay que ver. Capaz que Agustín está cansado del Congreso”, respondió a Letra P un dirigente de máxima confianza de Fernández, ante la consulta sobre si el presidente electo había resuelto encomendarle la tarea al santafesino. En la misma línea, otro dirigente de la plana mayor del Frente de Todos también aventuró que tal vez Rossi podía tener un lugar en el Poder Ejecutivo. Dado su anterior paso por esa cartera, las versiones ubicaron a Rossi en el Ministerio de Defensa a partir del 10 de diciembre.

“Estuve hablando con Alberto sobre la cuestión de Defensa, me estuvo pidiendo datos e informes para saber qué era lo que habíamos hecho cuando estuve en el Ministerio. Quería saber cuál había sido mi mirada, nada más que eso”, dijo Rossi este jueves, en diálogo con radio El Destape. Desde su oficina, sin embargo, dijeron a Letra P que Fernández y Rossi “no hablaron sobre la posibilidad de que ocupe ese cargo” en el nuevo gobierno.

Más allá de los rumores, lo cierto es que la discusión por el funcionamiento y la jefatura están en pleno desarrollo en el Frente de Todos. “No hay nada definido. Estamos charlando el formato. Tengo una postura personal y prefiero no adelantarla porque es parte de las discusiones que estamos teniendo, pero todas se están dando con la mayor cordialidad. Estamos pensando cuál es la mejor manera para encarar esta etapa y que el Poder Ejecuitivo tenga en nuestro bloque un instrumento para canalizar sus iniciativas”, explicó el diputado de La Cámpora Andrés “Cuervo” Larroque consultado al respecto con AM750.

 

 

La definición de La Cámpora en la discusión no es menor. Las versiones de Palacio ubican como posible titular del bloque del Frente para la Victoria nada menos que a Máximo Kirchner, con quien Fernández mantiene una relación fluida. La coronación de Máximo, especulan en la Cámara baja, podría ser una buena forma de contrapesar con kirchnerismo la presencia del futuro presidente del cuerpo, Sergio Massa, que ya empezó a acaparar atención. El líder del Frente Renovador generó chispazos con Rossi cuando anunció la agenda que tendría Fernández para sesiones extraordinarias, en lo que el jefe del bloque del Frente para la Victoria consideró una invasión de territorio. En teoría, Massa y Rossi habían agendado una reunión bilateral pero el encuentro nunca se concretó.

 

 

La jefatura de Máximo, sin embargo, también tendría algunas resistencias. Según las cuentas que hacen los operadores peronistas en el Palacio, los nuevos diputados que ingresen a la Cámara irán a parar al bloque mayoritario – hoy, Frente para la Victoria – dentro del espacio de Todos. De esta forma, se diluirá el peso del Bloque Justicialista, donde hoy se agrupan los legisladores que responden a los gobernadores. La duda es si los mandatarios peronistas consentirán que sus diputados sean conducidos por Kichner, por más diálogo que tenga con Fernández. Otros nombres que circulan para ocupar el puesto son el del presidente del PJ, José Luis Gioja, y la actual secretaria parlamentaria del Frente para la Victoria, Cristina Álvarez Rodríguez. 

En ese punto se abren varios interrogantes. El primero y central es si efectivamente el Frente de Todos formará un interbloque y si tendrá un jefe. Según pudo saber Letra P, un sector de los diputados que forman parte del espacio trabaja para evitarlo y propone crear una suerte de mesa colegiada de conducción, de la que participen los presidentes de cada uno de los bloques, sin que ninguno se ubique por encima de los demás. La discusión está en marcha.