X

El canciller explicó que “las Fuerzas Armadas no tomaron el poder”, más allá de su intervención crucial para que Evo Morales renunciara. Pidió un gobierno de transición y elecciones.

Redacción 11/11/2019 12:29

El canciller Jorge Faurie dijo que “no están los elementos para describir lo ocurrido (el domingo en Bolivia) como un golpe de Estado” pese a que la jefatura de las Fuerzas Armadas le pidió la renuncia al entonces presidente Evo Morales como corolario de tres semanas de violentas protestas opositoras y un amotinamiento generalizado de la Policía.

En una conferencia de prensa que brindó en la Casa Rosada, el jefe de la diplomacia nacional enfrentó reiteradas preguntas de los periodistas sobre el modo en que el Gobierno califica esos hechos, algo que genera fuertes polémicas.

Consultado sobre el pronunciamiento militar, a cargo del jefe de las FF.AA. Williams Kaliman, lo que desencadenó la renuncia de Morales, Faurie señaló que “no estamos en la cocina de esos días para saber cuál fue el ejercicio de diálogo del entonces presidente Morales con los representantes de la Policía y las Fuerzas Armadas”.

“Las Fuerzas Armadas no asumieron el poder en Bolivia”, aseveró.

 

 

Al describir lo ocurrido durante el fin de semana, el ministro de Relaciones Exteriores dijo que “la Policía estaba autoacuartelada, como no queriendo reprimir o controlar el orden dentro de un clima de protesta social, con sectores que se manifestaban contra las elecciones (del 27 de octubre, calificadas de “irregulares” por la OEA) y otros que respaldaban a Evo Morales”, agregó.

Sin embargo, según se informó desde el país vecino, el motín policial tuvo como meta respaldar las manifestaciones opositoras contra el exmandatario.

“Imagino que, en sus consultas, el (entonces) presidente habrá evaluado si tenía el respaldo de los elementos que necesitaba”, completó Faurie.

El canciller volvió a diferenciar lo ocurrido en el país vecino, que llamó “crisis institucional”, de lo que él considera un golpe al afirmar que “tenemos en mente lo que hemos conocido en la historia latinoamericana. Ninguno de los bolivianos quiere reeditar acontecimientos que en el siglo XX han sido trágicos en la región”, señaló.

Con respecto al futuro, pidió la conformación de un “gobierno de transición” que convoque a nuevas elecciones “para transparentar y legitimar la verdadera voluntad del pueblo boliviano”. Esta no fue respetada en los comicios del 20 de octubre, según consignó una auditoría de la OEA, dijo.

“Son los propios bolivianos, a través de los mecanismos institucionales de su Constitución, los que van a permitir resolver esta cuestión”, añadió.

“Condenamos la violencia”, afirmó Faurie asimismo, y entre otros hechos destacó el ataque producido contra “el domicilio del expresidente Morales en Cochabamba”.

“En ningún momento hemos recibido un pedido de asilo de Evo Morales”, aclaró.

“Que Bolivia encuentre la estabilidad es lo más valioso para la Argentina”, remató.